«En el centro de Europa están conspirando». Homenaje a Jorge Luis Borges

Ayer se presentó en la Casa de América (Madrid), el volumen Borges esencial, novena entrega de la colección de ediciones conmemorativas de la Real Academia Española inaugurada en 2004 por el Quijote. El director de la docta casa, Darío Villanueva (segundo por la izquierda en la foto del encabezamiento), cerraba ayer su discurso con estas palabras: “Citando a Ortega, a quien sin duda Borges conocía y admiraba, el escritor…” Se conmemora con esta antología el trigésimo aniversario de la desaparición del escritor argentino, fallecido en Ginebra en 1986. Con ese mismo motivo, se celebrará la próxima semana el congreso cuyo título se lo presta a esta entrada de mi bitácora, primera del nuevo curso 2017/2018: «En el centro de Europa están conspirando». Homenaje a Jorge Luis Borges.

El año académico se inaugura, precisamente, con mi intervención en ese evento, junto al profesor de literatura de la Université de Neuchâtel, doctor Antonio Sánchez Jiménez, para disertar sobre la relación, problemática, entre Borges y el filósofo español José Ortega y Gasset. Los años del exilio argentino del madrileño coinciden con la redacción de Ficciones y la publicación de algunos cuentos del bonaerense, así como con el inicio de la fructífera colaboración entre este y el también porteño Adolfo Bioy Casares. La huella de Ortega en las obras de ambos escritores argentinos resulta difícil de rastrear, aunque algunas referencias veladas y ciertas afirmaciones recogidas por Bioy en sus diálogos publicados con Borges, permiten calificar la relación de los rioplatenses con el pensamiento orteguiano como, al menos, problemática. En nuestra conferencia, titulada Oknos el memorioso: Borges responde a Ortega y Gasset, trataremos de describir y caracterizar el diálogo entre ambos autores más allá del tópico sobre la recepción entusiasta de la obra de Ortega en la Argentina y la obsesiva afirmación de su influencia en aquel lado del océano.

Ortega y la Argentina

            La relación de Ortega con la Argentina puede seguirse en sus publicaciones (principalmente sus colaboraciones en los diarios La Prensa y La Nación) y en sus vaijes a la república austral (en 1916 acompañando a su padre, invitados ambos por la Institución Cultural Española, en 1928-1929 y en la etapa central de su exilio en torno al año 1940). El primer artículo aparecido en las páginas de La Prensa data del nueve de julio de 1911 («El problema de Marruecos», Oc. I, 424-433) y lleva la siguiente indicación cronológica: «Marburgo, junio de 1911». Los textos publicados en La Nación se inician en la primavera de 1923 («Con Einstein en Toledo», 15-IV-1923; «Reflexiones sobre nuestra sordera», 6-V-1923) y llegan hasta su ruptura con este periódico bonaerense durante la Guerra Civil («Miseria y esplendor de la traducción. El esplendor», 11-VII-1937),aunque volvería a colaborar con esta rotativa argentina a finales de su vida («En torno al “Coloquio de Darmstadt”. Sobre el estilo en arquitectura», 15-VI-1952 ). En esas actividades, el filósofo madrileño opina sobre la Argentina de manera directa en varias ocasiones, protagonizando una polémica muy significativa a finales de los años veinte a raíz de sus «ensayos argentinos»: «La pampa… promesas» y «El hombre a la defensiva», recogidos en El Espectador VII, 1929 (cf. Pedro Luis Barcia, 2004: «Ortega y su lectura de la Pampa», en Ortega y Gasset en la Cátedra Americana. Buenos Aires: Fundación Ortega y Gasset Argentina y Grupo Editor Latinoamericano, pp. 13-62).

Borges polemiza con Ortega

            Las afirmaciones orteguianas sobre la Argentina hallan su cenit durante el exilio del filósofo en Buenos Aires entre 1939 y 1940; sus ideas sobre el país austral y sobre los argentinos se condensan en una conferencia dictada en «la Municipalidad de La Plata, Argentina, el 27 de noviembre de 1939, según figura en la invitación que se conserva en el Archivo de la Fundación José Ortega y Gasset (PB-373/17)» (Oc. IX, 1446) con el título: «Meditación del pueblo joven» (Oc. IX, 262-277). La tesis fundamental y principal conclusión del texto orteguiano es que el argentino es un Adán que se dispone a iniciar su historia:

La prehistoria es el paraíso, es la vida de la campaña y del hombre el común detalle. La prehistoria es más que historia, paisaje. La vida colonial tiene, por eso, un delicioso carácter bucólico —es el campo, el campo abundante en derredor de unos pocos hombres. Pero ahora va a empezar la historia de América en todo el rigor de la palabra: esa primera juventud que es la ado- lescencia termina, la cuesta se inicia. Adán sale del paraíso y comienza su peregrinación. ¡Buena suerte, argentinos, en esa historia que para ustedes comienza! (Oc. IX, 277)

Borges incluye en su recopilación de ensayos Discusión (1932) el texto de una conferencia («Versión taquigráfica de una clase dictada en el Colegio Libre de Estudios Superiores», Borges esencial, 302) titulado «El escritor argentino y la tradición», donde se puede recoger la siguiente alusión:

Llego a una tercera opinión que he leído hace poco sobre los escritores argentinos y la tradición, y que me ha asombrado mucho. Viene a decir que nosotros, los argentinos, estamos desvinculados del pasado; que ha habido como una solución de continuidad entre nosotros y Europa. Según este singular parecer, los argentinos estamos como en los primeros días de la creación; el hecho de buscar temas y procedimientos europeos es una ilusión, un error; debemos comprender que estamos esencialmente solos, y no podemos jugar a ser europeos.

Esta opinión me parece infundada. Comprendo que muchos la acepten, porque esta declaración de nuestra soledad, de nuestra perdición, de nuestro caracter primitivo tiene, como el existencialismo, los encantos de lo patético. Muchas personas pueden aceptar esta opinión porque una vez aceptada se sentirán solas, desconsoladas y, de algún modo, interesantes. Sin embargo, he observado que en nuestro país, precisamente por ser un país nuevo, hay un gran sentido del tiempo. (Borges esencial, 308)

Los argumentos aquí y así expuestos («Según este singular parecer, los argentinos estamos como en los primeros días de la creación […] nuestra soledad, de nuestra perdición, de nuestro caracter primitivo […] nuestro país, […] un país nuevo»), parecerían apuntar a algún escrito orteguiano («…opinión que he leído…») de la serie presentada más arriba. La fecha de aparición de Discusión (1932) apuntaría a la polémica en torno a «El hombre a la defensiva», aunque el ensayo «El escritor argentino y la tradición» debe de ser posterior a la Guerra Civil español y a la Segunda Guerra Mundial, ya que en él podemos leer: «El hecho de que una persona fuera partidaria de los franquistas o de los republicanos durante la Guerra Civil española, o fuera partidaria de los nazis o de los aliados, ha determinado en muchos casos peleas y distanciamientos muy grandes» (Borges esencial, 308), además de la referencia al existencialismo (ibid.). La referencia al adanismo argentino, al inicio de la historia y la desvinculación del pasado europeo (colonial) como prehistoria, indicarían más bien que se trata de una respuesta a la Meditación del pueblo joven, que sin embargo Borges no pudo leer hasta la edición póstuma del texto de la conferencia incluido en la monografía a la que le dio título: «El texto se incluyó y dio título a la monografía configurada póstumamente Meditación del pueblo joven, Emecé, Buenos Aires, 1958, y ahí se mantuvo en su inclusión en el tomo VIII de las Obras completas (Madrid, Revista de Occidente, 1962)» (Oc. IX, 1446), junto a la «Meditación de la criolla» y la «Balada de los barrios distantes», también de tema argentino.

Ortega y Borges

            La presencia de Ortega en la prensa y el mundo intelectual argentinos entre 1911 y 1952, el conocimiento directo de la realidad intelectual española por Borges y la comunidad temática de ambos escritores serviría, junto a supertenencia a generaciones diferentes y consecutivas, para poder hablar vagamente de una utilización de las ideas de Ortega en la trama del pensamiento borgeano. En la biografía de Borges la figura del filósofo madrileño es una constante al menos desde que el argentino conoce a Cansinos-Asséns (en el Madrid de finales de 1919):

[E]n una entrevista a Jean de Milleret […] [Borges opina] que su maestro [Cansinos] tenía «una perversidad que no le permitía llevarse bien con sus contemporáneos más importantes». Algo que nos empuja a pensar en un curioso autorretrato del propio Borges. Y agregaba: «Escribía libros en los que elogiaba excesivamente a escritores de segunda y tercera categoría. En la época, Ortega y Gasset estaba en la cumbre de su fama, pero Cansinos creía que era un mal filósofo y un mal escritor». La antipatía de Cansinos por Ortega es también un virus sutil que Borges heredó de su maestro andaluz, una antipatía notoria que no pudo apagar el sentimiento contrario que le manifestaba ese ciclón llamado Victoria Ocampo. (Marcos Ricardo Barnatán: Borges biografía total. Madrid: Temas de Hoy, 1995, pp.128-129)

            La etapa de mayor influjo orteguiano en la cultura porteña coincide con la colaboración de Borges en Crítica, revista en la que publicó hasta veintinueve textos:

En uno de sus viajes «misioneros» a Buenos Aires, el filósofo español José Ortega y Gasset, al que muchos argentinos veían ya como un verdadero predicador laico que después emuló su discípulo Julián Marías, declaró solemnemente que América todavía no se había incorporado a la historia universal, Esta afirmación tan categórica causó cierto estupor y no pocas bromas entre los intelectuales rioplatenses, y es muy posible que Borges las recordara cuando tituló su nuevo libro así. La primera edición de Historia universal de la infamia se publica el 27 de mayo de 1935 como el número tres de la colección Megáfono de la Editorial Tor, y está integrado por trece textos y un índice de fuentes. Borges ya había abandonado su aventura en Crítica y había vuelto a sus tradicionales colaboraciones con La Prensa y la revista Sur. (Marcos Ricardo Barnatán: Borges biografía total. Madrid: Temas de Hoy, 1995, p. 271)

            En el mamotreto publicado por Bioy Casares que recoge sus conversaciones con Borges, aparecen varios pasajes en el que se destila la negativa opinión borgeseana sobre el escritor madrileño, su estilo y su obra. El propio Borges explica por qué no cita a Ortega, aunque aluda a su pensamiento y a sus palabras:

Me refiere: «En el discurso en honor de Clemente afirmé: “No creo que el hombre sea sus circunstancias, como alguien dijo” y no lo cité a Ortega porque en un discurso en honor de alguien me parece mal atacar a otro, y porque Clemente lo admira a Ortega. La frase declara algo obvio, que somos el resultado de toda la Historia, o bien lo contrario a lo que siempre se sostuvo; […] que no somos más que lo que nos imponen las circunstancias: una conformidad bastante innoble. Sospecho que Ortega era rico en frases tan indefendibles como la del hombre y sus circunstancias. Odio las circunstancias: creo que, en lo posible, hay que vivir sub specie aeternitatis» (Adolfo Bioy Casares: Borges. Edición minor. Edición al cuidado de Daniel Martino. Barcelona: Planeta, 2011, p. 435)

Ortega, el memorioso

            Los años dedicados por Borges a la escritura de los relatos de Ficciones coinciden con la época de mayor actividad editorial de Ortega en la Argentina y con su exilio en aquel pais, cuando su figura intelectual y las polémicas por el suscitadas tienen mayor recorrido, enredadas además en los debates referidos a la República primero y a la Guerra Civil después. Las respuestas al pensamiento orteguiano preceden su segundo viaje al país (p. ej. José Ingenieros: «Un ocaso de Ortega y Gasset», Revista de Filosofía, año IX, núm. 3, mayo de 1923, págs. 326-333; apud Marta Campomar: Ortega y Gasset. Luces y sombras del exilio argentino. Madrid: Biblioteca Nueva, 2016, p. 111) y coinciden con el «populismo irigoyenista, con un pueblo “haciéndose nación” poco preocupado por el papel de los intelectuales en relación a lo social […]. Era el comienzo de lo que se se denominaría el emergente populismo político argentino, el mismo que Ortega palparía más de cerca en su segundo viaje de 1928 con la reelección del mismo presidente radical» (Campomar 2016: 111).

            Dos temas van a ocupar, entre otros aunque principalmente, la participación de Ortega en la vida intelectual argentina: la reflexión historiográfica en la Aurora de la razón histórica («Ortega ahondaba desde La Nación en la razón histórica que ocupará gran parte de los años 33, 34 y 35», Campomar 2016: 152) y el pacifismo, sobre todo a partir del estallido de la guerra en el 36, cuando aparecen en la prensa bonaerense el «Prólogo para franceses» y el  «Epílogo para ingleses» de La rebelión de las masas, cuya primera edición completa apareció en Buenos Aires en 1941. En enero de 1938 apareció una entrevista en la revista Hoy de París, realizada por Carlos Deambrois Martins, donde «[a]nte las revoluciones radicales que quieren cortar abruptamente con el pasado, Ortega defiende […] la memoria humana, la capacidad de poder recordar el pasado acumulado para poseerlo y aprovecharlo. Era importante en aquel entonces mantener cierta altitud de pretérito amontonado; “este es el tesoro único del hombre, su privilegio y su señal. Y la riqueza menor de ese tesoro consiste en lo que de él parezca acertado y digno de conservarse”, importando también la memoria de los errores, la larga experiencia de milenios. Romper la continuidad sería como querer comenzar de nuevo; y para Ortega esto sería sinónimo de descender […] Con la mente anclada en el Prólogo para franceses, Ortega, en su condición de exiliado, se aferraba a la razón histórica, el concepto de que el avance de una civilización con sus arduos problemas cada vez más complicados, de generación en generación estuviera unido a la larga experiencia de la historia» (Campomar 2016: 102).

Conclusión

En resumen, una referencia explícita y crucial a Ortega se encuentra en los escritos de Borges que sitúa la figura del español tanto en su cosmos creativo y literario como en el de Bioy: es la introducción redactada por el primero para la novela del segundo titulada La invención de Morel y publicada en 1940 (Buenos Aires, Losada), precisamente durante la última estancia del filósofo madrileño en el Río de la Plata.

José Ortega y Gasset —La deshumanización del arte, 1925— […] estatuye en la página 96, que es «muy difícil que hoy quepa inventar una aventura capaz de interesar a nuestra sensibilidad superior», y en la 97, que esa invención «es prácticamente imposible». En otras páginas, en casi todas las otras páginas, aboga por la novela «psicológica» y opina que el placer de las aventuras es inexistente o pueril. […]

Anota con justicia Ortega y Gasset que la «psicología» de Balzac no nos satisface; lo mismo cabe anotar de sus argumentos.

La comunicación tratará de emplazar y aclarar la opinión borgeseana sobre Ortega y Gasset en el contexto argentino de los años cuarenta y en el conjunto de la obra del argentino, con referencias asimismo a la de Bioy. Una nota curiosa para terminar: si para Borges solo un autor (Quevedo, él mismo toda una literatura), puede salvarse de la escrita en lengua española, algo más condescendiente parece Bioy, entre cuyas influencias se señalan, junto al Ulysses de Joyce, los novelistas españoles Gabriel Miró y Azorín, además de Peñas arriba de José María de Pereda (Introducción, en La invención…, ed. e introd. de Trinidad Barrera, Cátedra, 1982, p. 29). Hay aquí, sin duda, un venero en el que investigar: la influencia de la novela ideológica montañesa al otro lado de la mar grande.

¿Cómo supera Coseriu la antinomia sincronía y diacronía? Norma, sistema y tipo

El próximo 3 de agosto, miércoles, leeré mi comunicación en el congreso internacional Actualidad y futuro del pensamiento de Eugenio Coseriu, que se celebrará en la Pontificia Universidad Católica del Perú y en la Universidad del Pacífico en Lima (Perú) entre los días 2 y 4 del mismo mes de agosto.

En la mencionada comunicación se repasará la relación entre los conceptos de norma, sistema y tipo desde la dicotomía de sincronía y diacronía, entendidas como decantaciones de los conceptos humboldtianos de energeia y ergon. Principalmente en las obras de Montevideo, Coseriu muestra una peculiar forma de idealismo más cercano a Humboldt que a Vossler, que le permite superar la antinomia sincronía y diacronía a partir de la creatividad lingüística dentro de la sistematicidad y la tipología lingüísticas, en torno al concepto de norma (en el plano de la lengua) y discurso (en el plano del habla): la creatividad dentro de los límites impuestos por el tipo y el sistema de la lengua. En este contexto, la creatividad y el “cambio lingüístico no es otra cosa que la realización de esa técnica [el sistema técnico que es la lengua], de ese sistema de posibilidades” (Christmann 1974: 82). Buena parte de las conclusiones de esos trabajos uruguayos de Coseriu pueden rastrearse en “Los universales del lenguaje (y los otros)” (1978: 148-205).

Bibliografía

Christmann, Hans Helmut (1974): Filología idealista y lingüística moderna. Madrid: Gredos.

Coseriu, Eugenio: “Los universales del lenguaje (y los otros)”. En: Gramática, semántica, universales. Madrid: Gredos, 148-205.

El sexismo lingüístico: ¿apariencia o realidad?

La próxima semana (del 26 al 28 de junio), se celebrará en la sede la UNED en la calle Tribulete el curso de verano El sexismo lingüístico: ¿apariencia o realidad?

Distintos expertos y lingüistas de la UNED y de otras universidades tratarán de dar respuesta a esa pregunta, tan de actualidad por otra parte, sobre el machismo de la lengua (española). En la primera jornada se introduce el asunto del género lingüístico, en la segunda se hablará del diccionario, de la relación entre género y discurso y de la voz femenina en español. El curso se cierra con intervenciones sobre la lengua de las mujeres en el pasado y la adquisición del lenguaje o el desarrollo de la lengua de las niñas y los niños.

Mi intervención versará sobre antropología, género y construcción de las identidades lingüísticas, incluidas las identidades de género (femenino, masculino, neutro; heterosexual, homosexual, lésbico, gay, bisexual, transexual e intersexual); sin olvidar que, en otros tiempos, también se hablo de la identidad sexual de las lenguas y culturas mismas: como en los Discursos de la antigüedad de la lengua cantabra bascongada, de Baltasar de Echave, donde se pinta el euskara como una “matrona venerable y anciana”. Para hacer este repaso comenzaremos con la cuestión de la identidad de género en la antropología moderna: 

«Uno de los desarrollos teóricos más importantes en el campo de las humanidades y las ciencias sociales en las últimas décadas es, con seguridad, el de la categoría de género. También es un hecho reconocido que los aportes más significativos para el análisis del género han provenido de la antropología. Esto es particularmente cierto en el caso de la antropología anglosajona, que además se ha nutrido de desarrollos teóricos paralelos de otras disciplinas como la filosofía, el psicoanálisis, la crítica literaria y el recurso creciente a la investigación histórica. Nos referimos por ejemplo a la incorporación de las ideas de Michel Foucault en la discusión sobre el poder, o al uso de la desconstrucción como método de análisis propuesto por Jacques Derridá, ambos filósofos; al uso de Lacan para el análisis textual o la integración del trabajo de Bahktin tanto en la interpretación de textos y discursos, como en la elaboración teórica acerca de las etnografía como género literario» (Patricia Oliart (2012): «Cuestionando certidumbres: antropología y estudios de género en el Perú», No hay país más diverso. Compendio de Antropología peruana, Lima, IEP, página 330).

A continuación repasaremos algunas consideraciones generales sobre las relaciones de lengua y género, trazaremos una breve historia de la lingúística y la consideración de la mujer en algunas especialidades (lingüística folk, primeros gramáticos, dialectología, sociolingüística…), exponiendo los principales enfoques aplicados por los lingüistas en los últimos cuarenta años:

«Desde que se publicó la obra clásica de Lakoff, Language and Woman’s Place, en 1975, los lingüistas han abordado el tema de idioma y género desde distintas perspectivas que se pueden clasificar de la sigiente manera: el enfoque de déficit, el enfoque de dominio, el enfoque de diferencia y el enfoque dinámico o de construcción social» (Jennifer Coates (1986, 1993, 2004): Mujeres, hombres y lenguaje. Un acercamiento sociolingüísitco a las diferencias de género. México: Fondo de Cultura Económica, 2009 (Título original: Women, Men and Language. A sociolinguistic account of Gender Differences in Language. Pearson Education Limited, página 25).

Por último, volveremos al Perú para analizar cómo se construye la femineidad y la masculinidad a través de los usos lingüísticos del español peruano, tanto urbano como rural, y así poder reflexionar, a modo de conclusión, sobre esa misma construcción de las identidades de género (en conflicto y sin él) en nuestro propio entorno. La conferencia se cerrará con el análisis de estas tres canciones populares desde la perspectiva de la antropología lingüística y con las herramientas de análisis de los procesos de construcción de la feminidad expuestas en la primera parte de la sesión:

BIBLIOGRAFÍA

Andrade Ciudad, Luis (2016): The Spanish of the Northern Peruvian Andes. A Sociohistorical and Dialectological Account. Berna: Peter Lang.

Cameron, Deborah (2003): Language and sexuality. Cambridge: Cambridge University Press.

Coates, Jennifer (2009): Mujeres, hombres y lenguaje. Un acercamiento sociolingüísitco a las diferencias de género. México: Fondo de Cultura Económica. (Título original: Women, Men and Language. A sociolinguistic account of Gender Differences in Language. Pearson Education Limited, 1986, 1993, 2004).

Daniel, Ute (2001): Kompendium Kulturgeschichte. Fráncfort: Suhrkamp.

Harris, Marvin (1998[1983]): Antropología cultural. Madrid: Alianza.

Heros Díez Canseco, Susana de los (2001): Discurso, identidad y género en el castellano peruano. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú.

Landwehr, Achim (2009): Kulturgeschichte. Stuttgart: Verlag Eugen Ulmer.

Llamas, Ricardo (1998): Teoría torcida. Prejuicios y discursos en torno a “la homosexualidad”. Madrid: Siglo XXI.

Marcuse, Herbert (1995[1953]): Eros y civilización. Barcelona: Ariel.

Martín Gaite, Carmen (1994[1972]): Usos amorosos del dieciocho en España. Barcelona: Anagrama.

Oliart, Patricia (2012): «Cuestionando certidumbres: antropología y estudios de género en el Perú», en: Carlos Iván Degregori: No hay país más diverso. Compendio de Antropología peruana. Lima: Instituto de Estudios Peruanos, pp. 330-355.

Smith, Paul Julian (1998): Las leyes del deseo. La homosexualidad en la literatura y el cine español 1960-1990. Barcelona: Ediciones de la Tempestad.

Spargo, Tamsin (2004): Foucault y la teoría queer. Barcelona: Gedisa.

Documentos para la biografía de Eugenio de Salazar (1530-1602)

Eugenio de Salazar (1530-1602) fue un típico funcionario de la Corona en España, las Canarias y América. Tras cursar estudios universitarios en Alcalá, Salamanca y Sigüenza, se dedicó a buscar un puesto en la administración, realizando diversos trabajos relacionados con la justicia, entre ellos un juicio de residencia tomado al justicia mayor de Mondéjar por encargo de don Luis Hurtado de Mendoza, marqués de Mondéjar, en 1564 (Archivo General de Simancas, CRC, 142,3), cf. Jaime J. Martínez Martín: “La Verdadera relación, una autobiografía inédita de Eugenio de Salazar”, en Para el amigo sincero. Studi dedicati a Luis Sainz de Medrano dagli amici iberisti italiani, Roma: Bulzoni, 1999, 147-162. En Alcalá se publicó uno de los pocos poemas que durante su vida llegó a la imprenta: un soneto laudatorio que forma parte de los textos preliminares del Diálogo entre Pedro Barrantes y un caballero extrangero en que cuenta el saco que los turcos hicieron en Gibraltar y el vencimiento y destrucción que la armada de España hizo en la de los turcos. Año 1540. Alcalá: S. Martínez, 1566 (V. Infantes: “Eugenio de Salazar y su Suma de arte de poesía. Una poética desconocida del siglo XVI”, Estado actual de los estudios sobre el Siglo de Oro. Salamanca: Universidad de Salamanca, 1993, 532, señala, además de este, otro soneto publicado de Salazar entre los preliminares de la edición de la obra de su padre Hispania Victrix… Medina del Campo: G. de Millis, 1570; apud Jaime J. Martínez Martín: “Biografía de Eugenio de Salazar”, Eugenio de Salazar y la poesía novohispana. Roma: Bulzoni Editore, 2002: 12). “Además, gracias a una carta de Salazar recientemente publicada por José Fradejas Lebrero (“Una carta inédita de Eugenio de Salazar”, Revista de Filología Española, LXXVIII, 1998, 157-169), sabemos que su hijo mayor, Fernando, nació en 1559 mientras que su hijo Pedro lo hizo en 1561, ambos en Madrid (H, Maldonado Macías: “Testamento y codicilo de Eugenio de Salazar”, Literatura mexicana, 2, 1992, 447-473)” (Martínez Martín, 2002: 13).

Sus servicios como gobernador de las islas de Tenerife y La Palma (nombrado el 31 de julio de 1567) se reflejan en una de sus cartas festivas, fechada en 1568 y dirigida al capitán Mondragón. En 1570 llegaba un nuevo gobernador a las islas y Salazar tuvo que esperar el juicio de residencia. El 13 de diciembre de 1573 recibió su nombramiento como oidor en la Audiencia de Santo Domingo y el día 30 del mismo mes se expide una real cédula ordenando el pago a su padre de 400 ducados de anticipo para atender a los gastos del viaje (AGI, Indiferente, 1968, L.19). “Una vez organizado el traslado y dispuesto todo, familia y casa incluidas, Salazar embarca el 19 de julio e inicia una de las más penosas y duras experiencias de toda aventura americana durante el siglo XVI: El viaje por mar” (Martínez Martín, 2002: 17). Narra la travesía en una carta dirigida al licenciado Miranda de Ron “en que se pinta un navío y la vida y ejercicio de los oficiales y marineros d’el, y cómo lo pasan los que hacen viajes por la mar” (Silva de poesía, cuarta parte, ms.; Cartas de Eugenio de Salazar, introducción de Pascual de Gayangos, Madrid: 1866; Eugenio de Ochoa, Epistolario español. Colección de cartas de españoles antiguos y modernos, Biblioteca de Autores Españoles, de Rivadeneira, vol. 62, Madrid: Librería y Casa Editorial Hernando, 1926, t. II, pp. 291-7 y 306-310; Obras festivas, edic. de Alejandro Cionarescu, Santa Cruz de Tenerife: Romerman ediciones, 1968; José Luis Martínez: Pasajeros de Indias. Madrid: Alianza Universidad, 1983, 279-303; Seafaring in the sixteenth century: the letter of Eugenio de Salazar, 1573. Translations and introduction by John Frye; prólogo by José-María Martínez-Hidalgo. San Francisco: Mellen Research University Press, 1991).

“La estancia de Eugenio de Salazar en Santo Domingo fue muy breve y estuvo marcada por la crisis que vivía la Audiencia en aquellos años” (Martínez Martín, 2002: 18). Se le propuso para fiscal de la Audiencia de Guatemala el 6 de junio de 1573 (AGI, Indiferente, 738, N. 200). El 16 de junio de 1576 se expide real cédula a Gregorio González de Cuenca, presidente de la Audiencia de Santo Domingo, para que se dé residencia en Guatemala a Eugenio de Salazar, que ha sido promocionado de oidor de la Audiencia de Santo Domingo a procurador fiscal de la de Guatemala (AGI, Santo Domingo, 868, L. 3,). En carta del 13 de marzo de 1577 comunica su llegada a esa Audiencia (AGI, Guatemala, 10, R. 4, N. 33). “Gracias a que los fiscales tenían la obligación de comunicar al Consejo de Indias los acontecimientos más importantes de su jurisdicción y las causas que estaban llevando, conocemos relativamente bien sus actividades profesionales durante esos años” (Martínez Martín, 2002: 21). De la época guatemalteca data (según Martínez Martín, 2002: 27-28) la relación de Salazar con Diego García de Palacio, quien fue oidor en esa Audiencia desde 1572 (se incorporó en 1574) y nombrado para la de México en 1578, donde se integró en 1580. “Escribió para él un largo poema laudatorio que sirvió como texto preliminar de la edición de sus Diálogos militares de la formación e información de personas, instrumentos y cosas necesarias para el buen uso de la guerra (México: Pedro Ocharte, 1583)“, si bien “no podemos estar seguros del momento en que Salazar escribió dicho poema, ya que el tratado parece que data de antes de 1579, es decir, del periodo en el que aún residia en Guatemala; pero también es verdad que Salazar pudo escribirlo después de haber sido transferido a México en 1581” (Martínez Martín, 2002: 27-28).

Su nombramiento como fiscal de la Audiencia de México fue recibido como un premio por su gestión de los asuntos públicos en Guatemala (AGI, Guatemala, 10, R. 8, N. 87). El viaje se retrasó hasta 1582, pues en carta firmada en Guatemala el 20 de enero de 1582, informa al Rey de que “con la ayuda de Dios, saldré para México dentro de diez días” (AGI, Guatemala, 10, R. 9, N. 95). “Poco después de su llegada, el 6 de noviembre de 1582, Salazar envía una larga relación a Madrid en la que informa de los numerosos e importantes asuntos de los que se había hecho cargo en la Audiencia. Dicha relación constituye un resumen de lo que será su actividad profesional durante los años sucesivos en la capital de la Nueva España” (Martínez Martín, 2002: 30-31). En la Audiencia mexicana, el fiscal Salazar se encarga de proseguir varias causas: sobre la exención del almojarifazgo de los mercaderes sevillanos, dos pleitos sobre la ocupación indebida de pueblos por el marqués del Valle, otro del mismo tipo contra la ciudad de México por usar el pueblo de Iztapalapa como bienes propios, sin serlo, y otros procesos menores (AGI, México, 70, R. 5, N. 79; México, 70, R. 9, N. 127; México, 70, R.5, N. 79; apud Martínez Martín, 2002: 33). Una de sus funciones como fiscal de la Audiencia era la defensa de los indios, en ejercicio de la cual produce abundante documentación, conservada también en el Archivo General de Indias (México, 217, N. 27; México, 70, R. 5, N. 79; México, 70, R. 6, N. 102; México, 70, R. 9, N. 132; México, 70, R. 9, N. 140) y en la Biblioteca Nacional de Madrid (ms. 3040, fols. 482487), apud Martínez Martín, 2002: 35-37. “Por último, no podían faltar referencias en su correspondencia a uno de los problemas que más quebraderos produjo a las autoridades novohispanas desde mediados del siglo XVI: la guerra contra los chichimecas” (Martínez Martín, 2002: 38): AGI, México, 70, R. 9, N. 140 y México, 71, R. 3, N. 40.

Durante los años ochenta se interesó también por las cuestiones relativas a las Filipinas, intercediendo ante la Corona para que trasladasen a su amigo Santiago de Vera a México desde el archipiélago, “donde ejercía el cargo de Presidente de la Audiencia, Gobernador y Capitán general al tiempo que aprovechaba para proponer para ese puesto a su viejo conocido de la Audiencia de Guatemala, el doctor Diego García de Palacio” (Martínez Martín, 2002: 45):

El doctor Santiago de Vera presidente y gobernador de las Philippinas entiendo que embía a supplicar a V. m. se sirva dél en otro lugar y le dé licencia para dexar aquella plaça. Hombre es el doctor Vera bastante para aquel cargo y q[ue] servirá a V. m. con el zelo y cuydado q[ue] conviene porq[ue] assí lo ha mostrado en todos los officios q[ue] ha servido. Empero si V. m. se sirve de darle licencia y hazerle la merced q[ue] pide; yo acuerdo a V. m. q[ue] tiene en esta audiencia de México al doctor Diego García de Palacio que tiene todas las partes que se requieren para servir aquella plaça de manera q[ue] V. m. se agrade de su servicio. (15 de febrero de 1586. AGI, México, 70, R. 9, N. 127)

“Por lo que respecta a García de Palacio, conviene recordar que fue suspendido del servicio temporalmente tras la visita del obispo Moya de Contreras [después de la muerte del conde de La Coruña y el gobierno audiencial interino] en 1584 y sentenciado por el Consejo de Indias en 1589, de manera definitiva, a la pérdida del puesto de oidor durante nueve años y a una multa por sus abusos con los indios y por haberse aprovechado del cargo en su propio beneficio (sobre la figura de este autor puede verse el “Estudio preliminar” de María del Carmen León Cazares en su edición de Diego García de Palacio: Carta relación […] sobre la provincia de Guatemala…, México: UNAM, 1963)” (Martínez Martín, 2002: 45).

En 1587, Salazar es propuesto oficialmente para oidor de la Audiencia (AGI, Indiferente, 741, N. 158) y se le solicitan informes sobre el gobierno audiencial interino, tras la muerte del virrey conde de La Coruña, y la anulación de algunas de las medidas adoptadas por él al incorporarse el nuevo virrey marqués de Villamanrique (AGI, México, 71, R. 1, N. 10). “A pesar de todo, la llegada del nuevo virrey, el marqués de Villamanrique, en 1585, debió de abrir una etapa de importantes expectativas en la medida en que terminaba con un periodo de interinidad que duraba ya dos años” (Martínez Martín, 2002: 41). El nombramiento como oidor de la Audiencia mexicana, con cédula del 9 de agosto de 1589, supone “una notable disminución de la información que disponemos de la actividad de Salazar durante aquellos años” (Martínez Martín, 2002: 42), puesto que el oidor, a diferencia del fiscal, no tenía la obligación de informar cada año a la Corona de todas las causas seguidas. En una real cédula dada el 31 de agosto de 1589, declarando la antigüedad que han de tener en la Audiencia de México el doctor Santiago de Vera, hasta ahora presidente de la Audiencia de Filipinas, y los licenciados Antonio Maldonado y Eugenio de Salazar, alcalde del crimen y fiscal de la Audiencia de México respectivamente, se menciona su promoción a oidor (AGI, México, 1064, L.2).

Sobre sus dos hijos, Pedro y Fernando, hay algunos datos en el Archivo de Indias. En 1584 (AGI, México, 70, R. 7, N. 121), escribe Salazar una carta al secretario del rey, donde dice que ambos hijos se encuentran en Salamanca estudiando. Diez años más tarde, en 1594 (AGI, México, 71, R. 8, N. 101) hace una petición al rey para su hijo Fernando, sin mencionar a Pedro quien para entonces ya debía de haber muerto:

Señor:

De los estudios en que me he ocupado sirviendo a V. m. en las In dias he hecho un libro que a V. m. embío suplicando le mande ver, y si pareciere que puede ser de alguna utilidad para en estas partes se sirva mandarle aprobar con su real licencia para la impresión. Hame animado en este trabajo la necesidad que he visto que acá ay de resolución en los punctos que en este libro trato en casos que muy de ordinario se ofrecen, diversos de los que son ordinarios en las reales chancillerías de España. Por lo qual di a esta obra el título de incidencias de las Audiencias de Indias. Yo quisiera fuera tal qual convenía para el servicio de V. m., mas los deffetos della que no serán pocos supple la voluntad que siempre he tenido y tengo de llegar al puncto que al servicio de V. m. se me reciba para que por ello yo merezca premio en el acatamiento de V. m. y ese se me dé en la persona de mi hijo el licenciado Fernando de Salazar Carrillo que por la bondad de Dios tiene virtud y letras de que [2] V. m. se podrá servir, y espero en Dios será bien servido, y que V. m. le hará lo que acostumbra hazer a los hijos de sus criados, y guarde Dios la Cathólica Persona de V. m. de México y de Mayo, 20, de 1594.

El D. Eugenio De Salazar

Estos años de oidor fueron significativos en la biografía de Salazar por su actividad universitaria: se doctoró en Cánones en 1591 y fue elegido rector de la Universidad de México. “En realidad su relación con esta institución académica venía de antes: en 1589, en una carta enviada al rey [AGI, México, 71, R. 3, N. 34], trataba de los problemas económicos que atravesaba y que impedían proveer nuevas cátedras que eran necesarias” (Martínez Martín, 2002: 44).

Fue nombrado consejero de Indias el 27 de septiembre de 1600 y el 11 de diciembre se envía una real cédula a los oficiales reales de Nueva España para que paguen al Dr. Eugenio de Salazar 4 000 ducados por una vez, para ayudarle a los gastos de viaje que ha de hacer al ser promovido de oidor de México al Consejo de Indias (AGI, Indiferente, 527, L.1). Un par de años antes, fray Miguel de Benavides, obispo de Nueva Segovia, informando en una carta de su llegada a Filipinas junto con otros treinta frailes de su Orden de santo Domingo, que precisamente son los religiosos más deseados en esas islas, recomendaba para gobernador de Filipinas al aún oidor de la Audiencia de México Eugenio de Salazar, si se optaba por nombrar  a un letrado:

Si el governador hubiere de ser letrado el lic[encia]do Eugenio de Salazar oidor de México y legalíssimo honbre y ansí está pobre. Esto me dixo el lic[encia]do Zambrano oidor de esta audiencia y a mí, que le conozco, muy bien me pareze y la dificultad de tener la mujer muy vieja y un hijo pretendiente bien la pudiera V. mag. vencer.

De Vinondoc 26 de junio 1598 años – fr. Miguel Obispo de la nueba Segobia. (AGI, Filipinas, 76, N. 39).

Apenas llegado a Madrid, en 1601, hizo testamento y murió el 16 de octubre de 1602 “dejando a su viuda en una posición económica difícil” (Martínez Martín, 2002: 46).

La Navegación del Alma: incógnitas filológicas de la poesía lexicográfica

Eugenio de Salazar (c. 1530-1602) constituye un prototipo de funcionario al servicio de la Corona en la Península, Canarias, el Caribe y América.  Trasladado a ejercer el oficio de fiscal a la audiencia de México, adonde llegó en 1582, se integró en la rica vida cultural de la ciudad. Otorgó testamento en mayo y diciembre de 1601 y murió al otoño siguiente, el 16 de octubre de 1602.

El próximo viernes, dos de junio, impartiré una conferencia en la Université de Neuchâtel sobre la lengua y el estilo de este autor, con especial atención a los asuntos filológicos atingentes a uno de sus textos poéticos, la Navegación del Alma por el discurso de todas las edades de el hombre, un poema alegórico moral que sigue el modelo dantesco y destaca por el empleo de tecnicismos náuticos en la construcción de la alegoría que lo vertebra: el héroe, el alma del hombre, debe atravesar distintos infortunios y afrontar peligros varios en su singladura por las siete edades de la vida humana. Lo que más ha llamado la atención de la crítica sobre el poema ha sido que Salazar alegorice utilizando no solo la metáfora náutica, que es tópica (Locke, 2011: 28-31), sino un vocabulario marítimo perfectamente específico. Tanto sorprende este rasgo, que hace preguntarse a Maldonado Macías (1995: 141) cómo es posible que Salazar hubiera asimilado tanto vocabulario náutico en los pocos trayectos en barco que hizo, subrayando la “enorme cantidad de vocablos marineros que había logrado aprender en el breve lapso de 40 días” (Maldonado Macías, 2009: 221). Por desgracia, esta cualidad es la que ha movido al propio Maldonado Macías a repudiar el estilo de la Navegación, que califica peyorativamente de “poesía léxica” o “lexicreografía versificada” (2009: 70).

Como ha afirmado Antonio Sánchez Jiménez, dejado de lado el juicio de valor, la etiqueta resulta interesante, pues pone de relieve un rasgo estilístico clave del texto de Salazar. Además, sirve para relacionar al autor madrileño con otro personaje del vierreinato, Diego García de Palacio, del que era amigo desde al menos 1583. Maldonado Macías (2009: 197) ha especulado con que Salazar ayudara a García de Palacio con sus Diálogos militares e incluso aventura que el madrileño “metió baza, en igual forma, a la redacción y al proceso editorial de la Instrución náuthica” (Maldonado Macías, 2009: 205). Puesto que los dos autores eran amigos y las obras comparten intereses muy concretos, algunos críticos han propuesto que García de Palacio debió de inspirar a Salzar. Es el caso de Othón Arróniz (1980: 40) o del propio Maldonado Macías (2009: 197). Sin embargo, los cotejos del Vocabulario de los nombres que usa la gente de mar (Instrución, pág. 129r y siguientes) con las glosas del poema y del léxico de ambas obras no permiten concluir que existiese un plagio o que una sea fuente de la otra. Sobre esta y otras incógnitas filológicas del texto de la Navegación, como paradigma de la poesía lexicográfica virreinal, trataré de arrojar alguna luz el próximo viernes en Neuchâtel. Estáis todos invitados.

BIBLIOGRAFÍA

Othón Arróniz (1980): El despertar científico en América: la vida de García de Palacio (documentos inéditos del Archivo de Sevilla). México: Universidad Autónoma de México.

Jessica C. Locke (2011): Qui navigant mare enarrant pericula eius: La Navegación del alma de Eugenio de Salazar. México: El Colegio de México.

Humberto Maldonado Macías (1995): Hombres y letras del Virreinato. ed. de José Quiñones Melgoza y María Elena Victoria Jardón. México: Universidad Autónoma de México.

Humberto Maldonado Macías (2009): Estudios sobre la Navegación del alma de Eugenio de Salazar. ed. de José Quiñones Melgoza. México: Universidad Autónoma de México.

Una bitácora sobre las actividades académicas del profesor José-Ramón Carriazo en Hypotheses.org – A Hypotheses.org notebook