Vacaciones de verano: los libros son para todo el año

Lola Pons Rodríguez: Una lengua muy larga. Cien historias curiosas sobre el español. Arpa ediciones, 2016 [251 páginas].

Ya nos vamos de vacaciones; en apenas una semana, desampararé mi nuevo despacho en el edificio de Humanidades de la UNED y me centraré en la investigación, el descanso y el ocio. Ha sido un curso muy largo, con algunos logros y muchas novedades, y nunca me he merecido como hoy unas vacaciones.

Antes de cerrar la temporada de esta bitácora hasta septiembre (volveremos en pleno Atlántico con una entrada nueva desde Fuerteventura) quiero dejaros una segunda recomendación bibliográfica para el próximo curso, la del libro que encabeza este post, de la profesora sevillana (y bética, a juzgar por lo que dice en las páginas 242 y 243 del libro), la doctora Pons Rodríguez, quien ha revolucionado el mundo de las bitácoras desde 2009 con su blog Nosolodeyod y que nos ha regalado “una historia de la lengua para todos” titulada Una lengua muy larga. El libro, que reúne cien historias curiosas sobre el español y rezuma un rebosante entusiasmo por la investigación en historia de la lengua española y por la docencia, va dedicado “a todo aquello que aprendí perdiendo. Y a quienes me acompañaron en ese aprendizaje” (página 11).

Se divide en seis partes (“Sonidos y letras”, “Las estructuras”, “Palabras, palabras, palabras”, “Los textos”, “Filología y filólogos” y “Felices fiestas”) y recopila curiosidades y noticias sobre el milenio de historia de la lengua española y sus cambios: “el lector va a conocer las historias de algunos de esos cambios, contadas a través de los personajes o las palabras que fueron protagonistas del cambio. Pero no puede olvidar que él no está fuera del libro, sino dentro de él, puesto que, como hablante de español, también está siendo parte de esta película de la historia de la lengua” (página 16). Una obra que cuenta con el lector de este modo y que es accesible para el lego, así como muy interesante para el investigador; imprescindible para cualquiera que quiera estudiar y saber más sobre la historia de la lengua española y sobre los porqués de su estado actual. Acontecimientos tan decisivos como las recomendaciones de la RAE (página 28), el asentamiento de la capital en Madrid y su correlato sevillano (páginas 34-35), “la aparición de la imprenta”, “la explosión del fenómeno de la escritura silenciosa” y “la propia reglamentación de los libros de lengua” (página 38); o la importancia de la tolerancia también en lingüística (“para hacernos a la idea de que la ortografía, como nosotros mismos, el mundo, la moda, la longitud de las patillas masculinas y la programación televisiva, son cambiantes”, páginas 48-49) y de la motivación para el estudio y el amor por la lengua (“Estudiar gramática para terminar odiando la asignatura de lengua es de lo más imperfecto, de lo más imperativo y de lo más (absurdamente) singular y poco útil para la generación venidera”, página 82); la variación inherente a una lengua que hablan más de quinientos millones de personas (página 117), la obsolescencia de los términos y de las costumbres (página 122), los japones de Coria del Río (página 149), El paisaje lingüístico de Sevilla y el cómo y el porqué las cosas son desde la visión del ser humano hispanoparlante (“DÍA.- Espacio de tiempo que tarda el Sol en dar una vuelta completa a la Tierra”, una muestra, abreviada, de la definición de día en el María Moliner, página 196); todo esto y mucho más podrá encontrar el lector en este libriello, adobado con mucha pasión por la historia lingüística, por la lengua española, por Sevilla y por la docencia en la Real Fábrica de Tabacos de don Fernando VI. Y por si fuera poco,  en las páginas 52 y 53, Madrid y Sevilla hermanadas en sus dos santos: Isidro el labrador e Isidoro el obispo sabio y enciclopedista (en la imagen del encabezamiento de esta entrada).

El estado del arte: manifiesto para una lengua española nueva (nada siglo XX, muy siglo XXI)

Elena Álvarez Mellado (2016): Anatomía de la lengua. Historias, curiosidades y porqués del idioma. Un proyecto de Molino de Ideas. Barcelona: Vox-Larousse Editorial.

El penúltimo día de la Feria de Libro de Madrid, llegaba yo muy cansado y acalorado de África y no pude acercarme a la firma de ejemplares de Anatomía de la lengua, de Molino de Ideas. Al día siguiente, ya recuperado del viaje en el expreso de Algeciras, me fui directo a la caseta de Vox, Larousse, Anaya, Tecnos, etc. a comprar mi copia, pero ya no quedaban. Más de un mes ha tenido que pasar para que un volumen llegase a mis manos, azarosamente como ocurren siempre estas ocurrencias, y lo he devorado en cuarentaiocho horas, así todas juntas y seguidas, pues me lo he leído en dos sentadas: im-pre-sio-nan-te, en cinco sílabas.

El lanzamiento en Amazon, la llegada a las librerías, la firma en el Retiro, el sold out de la feria y, sobre todo, la magnífica recepción en Twitter me habían predispuesto a una lectura reposada, aunque con sobresaltos y descansos para meditar, tomar notas y reflexionar. Me esperaba algo verdaderamente punqui: una auténtica semanaka grammapunkarra. Nada que ver con las expectativas: es una dulçura de ensayo donde se dice todo lo que hay que decir sobre el estado del arte lingüística española, que es lo que se le debe pedir a un ensayo divulgativo:  aunque no son todos los que son, sí son todos los que están. No es un estado de la cuestión sobre lingüística, aunque se nota que la redactora es lingüista; es una composición de lugar para la lengua española del siglo XXI. Hay una parte de crítica ácida, un “God save the cuin” muy punqui, nihilismo, relativismo, ironía y quizás hasta sarcasmo o burla, pero no hay sátira despiadada y desde luego no se prescinde de todo lo pasado ni se plantea un borrón y cuenta nueva, sino que se da a entender magistralmente dónde estamos, por qué hemos llegado hasta aquí y cómo y para qué han cambiado las cosas en cuanto a gramática, diccionario y norma. Lo mejor del libro: la defensa del apasionado por cuestiones lingüísticas y del profesional de la lengua con mucho mucho sentido del humor (lo que quizás sea el elemento punqui, dizque).

Digamos que yo me esperaba un tratado antinormativo y me he encontrado mucho más. Ya al final del primer capítulo, la redactora opta por exculpar, amnistiar, perdonar, absolver a los normativistas, sin duda para traerlos al rebaño de los buenos. A mí me reconforta mucho, porque soy ecuménico y en esto de las lenguas más vale universal que eurocéntrico, y mejor no ser ni rebelde ni revelación: cientificismo y sentido común es lo que necesita la lengua española, que de lo demás habemos bastantemente.

El libro, no lo llamaré librito porque no lo puede ser uno de tanto contenido, sabe a (de) Humboldt, Antropología lingüística, visiones del mundo, comunicación, Wittgenstein, pasado, presente y futuro. No faltan ejemplos de todo: están el aguacate y la talpa (hasta la pera de Indias está, aunque no está el padre Cobo), la preposición del complemento directo, el análisis morfológico, la etimología, el Almirante y su diario, Andrés Bello y la ortografía Juanrramoniana, las leyes fonéticas (vestidas muy decentemente de reglas con sus excepciones acompañantes), el seseo, América, los préstamos que no se devuelven, los de ida y vuelta, los diccionarios y los lexicógrafos liberales (Ramón Joaquín Domínguez, Monlau, Moliner) y algunos serviles, los gramáticos, los comparatistas, los que hicieron la norma con lo poco que tenían (la literatura y muy parcialmente, pues Menéndez Pelayo -este creo que no sale- había puesto a más autores en la lista negra -heterodoxos- que en la blanca), los que han (hemos) hecho lo que han (hemos) podido para completar la visión de la cosa “lengua española” en archivos, redes sociales, microblogs, radios y bitácoras… Está todo, repito; y cuando en un libro divulgativo está todo lo que un estudiante de primero de universidad (grados en lengua, humanidades, antropología, ciencias…) o cualquier no especialista interesado necesita para empezar a interesarse de verdad (somorgujarse) por (en) una cosa, la cosa “lengua española”, entonces se puede decir que el libro recoge el estado del arte sobre la cosa. Lo que necesita saber de lingüística un interesado en sumergirse, chapuzarse o bucear bajo la aparente superficie (normativa) de la lengua española; como el raquero que se va a dar un cole para rescatar alguna valiosa mercancía hundida tras un naufragio necesita saber qué rocas hay en lo hondo para dirigir el salto, así el aficionado y/o principiante debe conocer lo que hay detrás de gramáticas, diccionarios y toda la literatura lingüística sobre el español, para lanzarse con tiento y razón y no romperse la frente contra los ratones del bien y del mal.

Desde aquí y desde ya (hinc et nunc), lectura recomendada para el estudiantazgo de primero de los Grados de Lengua y Literatura Españolas y Estudios Ingleses de la UNED. Y esperando ya la segunda parte: ¿le queda bien a la lengua española el traje de europeo que nos están intentando ajustar desde principios del XIX? ¿No será que somos gente muy americana y africana, tanto como europea por lo menos, y que la cosa no encaja bien? ¿Esa sisa, esa cintura…, no será que somos de poca norma y de mucho crear; que la lengua se agosta si no le das libertad? Ahí lo dejo, los del Molino de Ideas sabrán por donde tomarlo (que no cogerlo).

Imagen del encabezamiento: recorte de la portada de Anatomía de la lengua: Historias, curiosidades y porqués del idioma. Tomado de la bitácora Orígenes, etimologías y gramática histórica del castellano, de Francisco Javier Álvarez Comesaña.

Glotónimos de lenguas originarias de Hispanoamérica en la lexicografía española

La próxima semana se celebrará en la Escuela Universitaria de Turismo Altamira, en Santander (España), el VII Congreso Internacional de Lexicografía Hispánic, organizado por la Asociación Española de Estudios Lexicográficos (AELex). Como en ediciones anteriores de este congreso, participaré como representante de la UNED con una comunicación titulada «Glotónimos de lenguas originarias de Hispanoamérica en la lexicografía española». Mi intervención, dentro de la sección sexta: Trabajos de investigación teórica o aplicada que no se encasillen en las anteriores, tendrá lugar el martes 28 a las 11:40. Os dejo aquí el resumen, por si resulta de vuestro interés:

Llama poderosamente la tención la disparidad de fechas en el registro lexicográfico de los glotónimos o glosónimos de las principales lenguas indígenas u originarias de la América española: el quechúa o quichúa se recoge en 1884 en el diccionario de la Real Academia, aunque ya en el 1788, el padre Esteban de Terreros y Pando lo había incluido en su Diccionario castellano con las voces de ciencias y artes; el glotónimo aimará se registra en el diccionario de la lengua castellana de 1914, si bien ya en 1853, en el Diccionario nacional o Gran Diccionario Clásico de la lengua española, Ramón Joaquín Dominguez lo había registrado, marcándolo como tecnicismo filológico; tupi se incluye por vez primera en el diccionario de la RAE en 1914; guaraní, por su parte, se había incorporado al repertorio académico en 1899, aunque lo traía ya en 1853 el Diccionario nacional o Gran Diccionario Clásico de la lengua española, de Ramón Joaquín Dominguez; arahuaco se incorpora a los diccionarios académicos del español en su décimo novena edición, la de 1970; taíno se recoge por vez primera en un repertorio lexicográfico del español en 1917, cuando José Alemany y Bolufer lo incluyó en su Diccionario de la lengua española como un americanismo. Al contrario que otros glosónimos que designan lenguas originarias americanas, el etnónimo araucano se añadió a la tradición lexicográfica académica excepcionalmente pronto, ya desde la segunda edición del Diccionario de autoridades, en 1770; como designación de una lengua o glosónimo, araucano aparece por vez primera en 1914, en la décimo cuarta edición del diccionario de la Academia. Desde la décimo quinta edición, de 1925, se incluye también en el repertorio usual académico su sinónimo mapuche.

En esta comunicación completaré las informaciones obtenidas en el Nuevo tesoro lexicográfico de la lengua española (NTLLE) con otras fuentes, como el Catálogo de Tovar Llorente y Larrucea de Tovar y el diccionario de Rafael del Moral, para tratar de explicar la particular cronología de la incorporación de este grupo de tecnicismos lingüísticos a la lexicografía española, tanto académica como extracadémica. Asimismo, repasaré las implicaciones micro- y macroestructurales que supone el reconocimiento de la existencia de estas entidades lingüísticas para los diccionarios analizados. Por último, mostraré las inferencias ideológicas y científicas que pueden realizarse a partir de la constatación de la inclusión de unas, pero no otras, de las lenguas originarias americanas y sus glotónimos en los diccionarios españoles.

Bibliografía

Moral, Rafael del (2002): Lenguas del mundo. Madrid: Espasa.

Real Academia Española: Nuevo tesoro lexicográfico de la lengua española (NTLLE).

Tovar Llorente, A. & Larrucea de Tovar, C. (1984): Catálogo de las lenguas de América del Sur: con clasificaciones, indicaciones tipológicas, bibliografía y mapas. 2.a edición (1.ª: 1961). Madrid: Gredos.

Presentación con diapositivas

Imagen de la cabecera: fragmento del cartel del congreso.

¿En qué momento de la historia del inglés se registra el mayor número de hispanismos?

La documentación de hispanismos, o préstamos léxicos tomados del español, es relativamente frecuente en lengua inglesa a partir de 1550 y hasta mediados de la centuria siguiente. Según Philip Durkin, en su History of Loanwords in English, este hecho refleja dos circunstancias históricas: por un lado, el apogeo del Siglo de Oro de la cultura hispánica en Europa y, por otro, el amplio impacto de los descubrimientos y conquistas españolas en el Nuevo Mundo. Nombres de plantas, animales, alimentos y bebidas constituyen una parte significativa de los préstamos españoles del inglés. Entre los hispanismos más comúnmente empleados por angloparlantes contemporáneos pueden citarse: mosquito, anchovy o alligator, forma esta que refleja la incomprensión por los oídos ingleses del artículo castellano. Como ejemplos de americanismos llegados al inglés a través de la lengua española cabe mencionar: barbecue, chocolate, puma o marijuana.

Imagen de la cabecera: Crouching Puma (puma agazapado), de Charles Barilleaux, publicada en Flickr bajo una licencia Creative Commons (CC BY 2.0). Se reproduce sin cambios.

El vocabulario del “Libro de Armadas de la expedición a la Especiería” (1506 / 1508)

 

  1. Introducción. El «Libro de cargo y data de los nabios e mercaderías e mantenimientos que se compraron para el viaje de la espeçería»

El Libro de Armadas de la expedición a la Especiería o «Libro de cargo y data de los nabios e mercaderías e mantenimientos que se compraron para el viaje de la espeçería», compuesto entre 1506 y 1508, se conserva en la sección 3 de los fondos documentales del Archivo General de Indias, la que reúne los documentos procedentes de la Casa de Contratación, y se identifica con la signatura CONTRATACIÓN 3251, L 1 (en adelante: AGI, Contratación, 3251). Se trata de un libro en papel, tamaño folio, con 82 hojas manuscritas y recoge las cuentas para la preparación de un viaje, en el que participaba como capitán de una nao Américo Vespucio, que no llegó a efectuarse. Tanto las imágenes del libro completo como los datos catalográficos pueden consultarse en la página web del portal de archivos españoles del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

El presente estudio de su vocabulario se enmarca dentro de las tareas del proyecto para la elaboración de un corpus léxico de la navegación y la gente de mar, constituido por textos de tema marinero conservados en el Archivo General de Indias, y su explotación lexicográfica para el Nuevo diccionario histórico del español (Congosto, 2016: 431). Siguiendo el modelo de otros corpus documentales integrados en el NDHE, como el CORLEXIN, se ha planteado la siguiente secuencia de tareas: transcripción de los documentos de acuerdo con el estándar CHARTA, repertorización de su vocabulario en estudios lexicográficos y publicación de los resultados en diversos portales de internet. En este caso, tras haber realizado una atenta lectura del Libro de Armadas de la expedición a la Especiería y una primera transcripción, he procedido a la selección de 194 voces representativas de las distintas áreas temáticas contenidas en el texto y a su repertorización en una base de datos lexicográficos, para tratar de evaluar el tipo de vocabulario reflejado en el documento como muestra del interés que este tipo de testimonios puede tener para el conocimineto histórico del vocabulario del español y, por tanto, para la elaboración del NDHE. Este mismo texto ha sido empleado por Juan Gil (2016: 139-143) en unas «Notas léxicas», donde alude a la etimología de esquipazón (2016: 140) y enumera las denominaciones de diversos tipos de clavos: «clavos estoperoles» (fol. 15r), «clavos de media talla» (fol. 14r), «clavos de medio torno» (fol. 14v), «clavos palamares, que se llaman de costado» (fol. 16r), «clavos de tillado» (fol. 15r) y «clavos semençales, que son de torno» (fol. 14r), entre otros (2016: 142), mostrando el enorme interés que para la etimología y la historia del léxico español posee la documentación conservada en el AGI, y en concreto los asientos contables de las armadas como el que ahora estudiaré exhaustivamente desde el punto de vista léxico.

  1. El vocabulario del Libro de Armada de la expedición a la Especiería

En el diseño de la base de datos lexicográfica se ha dado prioridad a los datos históricos (documentaciones, ejemplos), gramaticales (clases de palabras, morfología), etimológicos (neología, préstamos, morfología) y semánticos (campos semánticos, información lexicográfica). Previamente a la recopilación del vocabulario se ha realizado una transcripción completa del documento, con grandes dificultades debido a la dificultad de lectura por la letra cursiva y, en algunos pasajes, la conservación del papel y la tinta, priorizando la identificación de las variantes gráficas de las palabras estudiadas y descuidando los aspectos editoriales, como el uso de mayusculas o la puntuación, así como la anotación de los valores numéricos, por tratarse de una primera aproximación al texto para el estudio de su vocabulario; por ello, antes de su publicación en el portal de documentos del AGI para el NDHE, se hace necesaria una nueva transcripción completa de acuerdo con los estándares estabecidos dentro del proyecto antes mencionado. Una vez leído el documento completo se han identificado 194 unidades léxicas (palabras y locuciones) como representativas del léxico reflejado en el texto y se ha procedido a su clasificación histórica, etimológica, morfológica y semántica, para poder ofrecer aquí una visión panorámica del vocabulario en su conjunto con la que poner en valor y ponderar la riqueza de este texto, y de otros similares, por su posible aportación al NDHE.

Se han seleccionado vocablos y locuciones pertenecientes al léxico de la navegación en sentido amplio (4: afletar, de respeto, flete y mareaje), designaciones de oficios (10: alhamel, bizcochero, calafate, capitán, maestre, marinero, piloto de río, tonelero, tornero y visitador), tipos de embarcaciones (5: barco, batel, carabela, nao y navío), partes de la nave (20: alcázar, antena, árbol, boneta, cabrestante, castillo de proa, cebadera, chimenea, gabia, jarcia, lata, mastereo, mástil, mastelecillo, obras muertas, puente, racamento, tolda, trinquete y vela), pertrechos (84: agujas de marear, almádana, alquitrán, ampolleta, ancla, anzuelo, anzuelos de cadena, arcos de cuartos de tonel, arcos de fierro, arcos de pipa, arpón, azadón, azuela, bandera, barbas, barrena, barril, bomba, bota, botija, cabilla, cable, cadena, caldera, calderas de fierro, candado, cáñamo, chinchorro, clavazón, clavija, clavo, clavos de costado, clavos de media talla, clavos de medio torno, clavos de tillado, clavos de torno, clavos palmares, costal, cuarto, cuchara, cuchillo, duela, escudilla, esposas, esquipazón, estopa, estoperol, fisga, flocadura, galleta, grillo, horno, linterna, llave, lona, mano, martillo, mortero, moxarreros [anzuelos ], pala, pargueros [anzuelos], pernería, perno, pez, picadera, picamartillos, pie de cabra, pipa, pipas de villalva, planeta, polea, remo, rezón, roldana, sartén, sierra, sierra de mano, sierra francesa, sortija, tajador, taladro, tonel, toneles de villalva y vaso), provisiones (20: aceite, almendra, azafrán, azogue, azúcar, bermellón, betumen, bizcocho, garbanzo, haba, lenteja, manzanilla, miel, pasa, queso, sebo, tocino, trigo, vinagre y vino), armas (19: armatoste, babera, ballesta, buydores, capacete, casquete, cerbillera, coraza, espada, gafas, jineta, lanza, lombarda, pavés, pelota, plomo, pólvora, tablachina y verso) y mercancías diversas (32: albarda, asno, bacineta, becerro, cabezada, caja, caparazón, capirote, cascabel, cenefa, cincha, colodro, cordellate, cubierta, espejo, espuela, estribera, faja, freno, grana, jáquima, ladrillo, látigo, nómina, paño, papel, peine, pretal, silla, soga, toneles abatidos y yegua). Esta clasificación, intuituva y provisional, presenta algunos defectos evidentes, sobre todo en las categorías de pertrechos (donde se han incluido instrumentos de navegación, como aguja de marear y ampolleta, herramientas y sus partes, repuestos, elementos navales, como la bomba o los remos, recipientes y materiales), provisiones (algunas designacione spodrían pertenecer a la categoría de pertrechos por su empleo para la conservación y reparo del navío, como por ejemplo, aceite, azogue, betumen o vinagre; mientras otras podrían ser consideradas mercancías: azafrán, azúcar, bermellón…) y mercancías diversas, que funciona como cajón de sastre, donde se recogen las caballerías y sus aperos o aderezos (que podrían entrar en la categoría de armamento), becerros y alimentos (también clasificables como provisiones). De todos modos, estas tres categorías (pertrechos, provisiones y mercancías) son las de menor relevancia para el estudio del vocabulario de la navegación y la gente de mar, objetivo principal de nuestro proyecto, esencialmenterepresentado en este estudio por las designaciones relacionadas con la navegación, los oficios ¾navales, náuticos y marineros¾ y las partes de las embarcaciones.

En cuanto a la cronología y a la etimología, el vocabulario del documento presenta algunos neologismos o voces sin documentar previamente y la siguiente distribución genética: 65 voces pertenecen al léxico patrimonial de origen latino, dieciséis catalanismos (antena, bermellón, boneta, caja, capacete, cordellate, estoperol, gabia, gafas, maestre, nao, papel, perno, pólvora, roldana y vinagre), catorce/dieciséis galicismos (arpón, batel, cable, chimenea, coraza, duela, flete, lona, mastereo, mástil ¾del que deriva el diminutivo mastelecillo¾, pelota, racamento, tonel y trinquete; a estos se pueden añadir capirote, del gascón, y cascabel, del occitano), catorce son arabismos (aceite, albarda, alcázar, alhamel, almádana, almendra, alquitrán, azafrán, azogue, azúcar, barrena, cenefa, jáquima y mojarra, del que deriva el adjetivo moxarrero), tres italianismos (pavés, piloto y tablachina), dos lusismos (cabilla y carabela), un helenismo bizantino (jarcia), un término del gótico (espuela), uno onomatopéyico (bomba) y seis de origen desconocido o incierto (cabrestante, caparazón, galleta, garbanzo, látigo y rezón) [TOTAL léxico patrimonial + préstamos: 65+16+16+14+3+2+1+1+1+7= 126]. Los vocablos restantes corresponden a derivados: 32 por sufijación (ampolleta, azadón, babera, bacineta, bandera, bizcochero, botija, cabezada, caldera, casquete, cebadera, cerbillera, chinchorro, clavazón, costal, esquipazón, estribera, flocadura, ladrillo, manzanilla, mareaje, marinero, mastelecillo, moxarreros [anzuelos ], pargueros [anzuelos], pernería, picadera, tajador, tonelero, tornero, vacineta y visitador), tres por acortamiento y/o metábasis (fisga, jineta, obra [muerta] y calafate), uno por parasíntesis (afletar) y siete con cambio de género (barco, cincha, colodro, grana, lombarda, tolda y vela); compuestos léxicos (3: el posible italianismo tablachina, picamartillos y armatoste) y locuciones, colocaciones o compuestos sintagmáticos (21: agujas de marear, anzuelos de cadena, arcos de cuartos de tonel, arcos de fierro, arcos de pipa, calderas de fierro, castillo de proa, clavos de costado, clavos de media talla, clavos de medio torno, clavos de tillado, clavos de torno, clavos palmares, de respeto, obras muertas, pie de cabra, pipas de villalva, sierra de mano, sierra francesa, toneles abatidos y toneles de villalva) [TOTAL derivados + compuestos léxicos + compuestos sintagmáticos: 30+4+1+7+2+21=65]. A estos número hay que añadir los no incluidos en DECH, de historia desconocida, neologismos semánticos o calcos: betumen, buydores, cubierta, esposas, planetas y verso [6]. [TOTAL DE TOTALES: 127+65+6=198, por la repetición de tablachina, obra muerta y alguna otra. La intersección entre derivación y composición (morfología), préstamo léxico y calco semántico, neología formal y semántica obliga a hacer estudios específicos en cada caso para establecer que recursos léxicogenéticos operan en cada caso; por ejemplo, cebadera es un derivado morfológico que a su vez da lugar a la designación de una vela por metáfora (neología semántica).

  1. Los neologismos o primeras documentaciones en el vocabulario del Libro de Armada de la expedición a la Especiería

Tras esta visión general de la cuestión cronológica y genética, me centraré en lo que resta de trabajo en los posibles neologismos o voces documentadas por ver primera en castellano en este texto. Para ello tomo como referencia las fechas de primer testimonio escrito recogidas en el DECH y las completo con la información disponible en la red, principalmente DICTER, CDH y CORLEXIN.

Se podrían considerar primeras documentaciones, a la vista de las fechas aportadas por el e-DECH, los testimonios del Libro de Armadas de la expedición a la Especiería (1506-1508) para estas 32 palabras: mareaje (incluido en DECH sin fecha de datación) y de respeto (no en DECH) ¾en el apartado de navegación¾; alhamel (1.ª doc.: 1.ª ac., 1585, López Tamarid; 2.a y 3.a ac., Aut., Acad. 1780 Supl.) y bizcochero (no en DECH) ¾para los nombres de oficios¾; cabrestante (1.ª doc.: 1518, Woodbr.; 1535, Fz. de Oviedo), cebadera (‘vela que se envergaba en una percha cruzada bajo el bauprés’ [h. 1600, Rosas de Oquendo, RFE IX, 344]), latas (Aut. […] agrega que en la Náutica son «vigas de las cubiertas superiores» y cita el Vocab. Marít. de Sevilla (1696)), mastelero (masteleo, h. 1573, E. de Salazar, Cartas, p. 55; 1587, G. de Palacio, 90; 1611, Th. Cano; y otros ejs. en Jal, p. 983; mastelero, 1528 (?) Woodbr.; 1696, Vocab. Marít. de Sevilla; Aut.), mástil (1.ª doc.: maste, h. 1260, Partidas; mástil, 1587, G. de Palacio), obras muertas (no en DECH) y racamento (1.ª doc.: h. 1573, Salazar) ¾partes de la embarcación¾; chinchorro (‘especie de red a modo de barredera que usan los pescadores para pescar’ [1588, en el dominicano C. de Llerena: RFE VIII, 1252; Aut. lo da como usado en España], ‘barquichuelo de pesca empleado en América’ [1519, Woodbr.; ambas acs., 1616, Oudin; 1680, Recopil. de Indias], ‘especie de esquife, el menor de los botes anejos a un navío’ (Acad. 1884, no 1843)), duela (1.ª doc.: 1527, Ordenanzas de Sevilla; 1607, Oudin; 1681, Recopil. de Indias), esquipazón (‘tripulación’ [Argensola, 1609]), estoperol (‘trozo de filástica vieja’ [1604, G. de Alfarache, Cl. C. V, 173.5]), fisga (‘tridente para pescar’, 1519 (Woodbr.), 1590, J. de Acosta; Oudin; ‘burla’, 1605, Quijote; J. Hidalgo; Covarr.), mojarrero derivado del ictiónimo mojarra (como nombre del pez, h. 1581, almojarra, 1676, D. Fernández Navarrete (DHist.)), parguero derivado a su vez del ictiónimo pargo (1.ª doc.: 1520, Fdz. de Oviedo (Nougué, BHisp. LXVI); 1613, Torquemada. Monarquía Indiana (según Terr.)), pernería (no en DECH), picadera (Picadero [S. XVII, Aut.]), picamartillos(no en DECH), pie de cabra (no en DECH), rezón (1.ª doc.: resón, 1587, D. García de Palacio (fº 152v°); rezón, E. de Terreros) y roldana (h. 1573, E. de Salazar; Oudin; Recopil. de Indias en Aut.) ¾pertrechos¾; betumen (no en DECH), en cuanto a provisiones; babera (sin datar en el DECH), cerbillera (no en el DECH), tablachina (h. 1570, Mármol, Aut.; Pz. de Hita, ed. Blanchard I, 194) y verso (no recogido en el DECH) ¾armas¾; cordellate ([1511], del cat. cordellat [1507; un cordellant de 1485 sería esto mismo (Fs. Wartburg 1958, 584), pero falta verificarlo mejor], cubierta (sin fecha en el DECH) y petral ([«la correa que se pone ante el pecho del cavallo, que es petral», A. de Palencia 22b, 136d; ya en el vocabulario de med. S. XV, RFE XXXV, 339; Covarr.] y después pretal [h. 1600, Aut.]) ¾en la categoría de mercancías diversas¾.

En el caso de mástil (en el Libro de Armada se lee mástel) y petral nos enfrentamos a cuestiones meramente formales, pues los términos ya se documentan en la Edad Media y a finales del XV, respectivamente: máste y pretal. En los casos de babera (sin datar en el DECH), betumen (no en DECH), bizcochero (no en DECH), cerbillera (no en el DECH), cubierta (sin fecha en el DECH), de respeto (no en DECH), mareaje (incluido en DECH sin fecha de datación), obras muertas (no en DECH), pernería (no en DECH), picamartillos (no en DECH), pie de cabra (no en DECH) y verso (no recogido en el DECH), Corominas y Pascual no se pronuncian respecto a la fecha de documentación o directamente omiten la palabra (derivados o compuestos léxicos en la mayoría de los casos), el significado (verso), la variante (betumen) o el compuesto sintagmático (de respeto, obras muertas, pie de cabra) en cuestión. Dejaremos estos casos para un trabjo posterior y trataré de revisar la historia de los vocablos datados en el DECH con fecha posterior a la redacción del Libro de Armada…, es decir el resto de las palabras antes enumeradas.

  1. Conclusiones

En conclusión, el aporte del Libro de Armada de la expedición de la Especiería para la historia del léxico español, y al NDHE, es especialmente destacable en el área del vocabulario náutico y naval, al que pertenecen cabrestante, cebadera, esquipazón, estoperol, lata, mastelero, racamento, rezón y roldana. Estos términos no se incluyen en CORLEXIN, aunque sí en DICTER y en el CDH. En otros casos, esta documentación puede aportar datos sobre vocabulario raro, sin datos en CORLEXIN ni en DICTER, marcado geográficamente, como alhamel, o diatécnicamente, como chinchorro, fisga, mojerrero, parguero y tablachina; en dos de estos casos (fisga y tablachina), resulta significativo que la documentación anterior aparezca en el diario del primer viaje de Colón, documento integrable en la línea de los conservados en el AGI.

En otros casos, este aporte no es tan significativo, como en los casos de cordellate, duela y picadera, todos ellos con ejemplos en otro tipo de documentación notarial, como confirma su aparición en CORLEXIN.

Bibliografía

Congosto Martín, Yolanda (2016): «El Archivo General de Indias de Sevilla en el Nuevo diccionario histórico del español: corpus léxico de la navegación y la gente de mar (siglos XVI-XVIII)», en: Mariano Quirós García, José Ramón Carriazo Ruiz, Enma Falque Rey y Marta Sánchez Orense: Etimología e historia en el léxico del español. Madrid/Frankfurt: Iberoamericana/Vervuert, 431-450.

Gil, Juan (2016): «Notas lexicográficas», en: Mariano Quirós García, José Ramón Carriazo Ruiz, Enma Falque Rey y Marta Sánchez Orense: Etimología e historia en el léxico del español. Madrid/Frankfurt: Iberoamericana/Vervuert, 139-143.

Imagen del encabezamiento: Fotografía del Libro de armada de la expedición a la Especiería, tomada del Portal de archivos españoles (PARES).
Texto y diapositivas: presentación en el I Seminario Internacional de Lexicología y Lexicografía Históricas. “Lengua, Historia y Sociedad. Del Archivo General de Indias al Nuevo Diccionario Histórico del Español” celebrado del lunes, 9, al miércoles, 11 de Mayo, de 2016 en el Archivo General de Indias y la Facultad de Filología de la Universidad de Sevilla.

Una bitácora sobre las actividades académicas del profesor José-Ramón Carriazo en Hypotheses.org – A Hypotheses.org notebook