Archivo de la etiqueta: Léxico

El vocabulario náutico del Arte de Guevara

El Arte de marear de Antonio de Guevara destaca por ser el primer texto español que muestra un interés manifiesto por el lenguaje marinero, al que se le dedica un capítulo completo (el octavo). Desde el título, el sermón se sitúa en un contexto mediterráneo, caracterizado por la navegación en naves que combinaban el remo y la vela: las galeras y todas las de su familia (galeotas, galeazas, galeoncillos, fragatas, laúdes, jabeques). Las designaciones de naves protagonizan algunas estructuras bimembres y contrastes retóricos: «si se le antoja a fortuna llevará por alta mar a una barqueta, y anegará en el puerto a una carraca» (página 293, las citas y las páginas remiten a la edición de Asunción Rallo para Cátedra, Madrid, 1984). La vida marinera se presenta como experiencia de los que viajan por mar («El tema de nuestro sermón, que dice la vida de la galera, dela Dios a quien la quiera, a buen seguro podremos jurar que no le inventaron los filósofos de Athenas sino los mareantes de la mar», 303), y la escritura guevarina se basa en su experiencia personal como viajero por el Mediterráneo («Todo lo que en esta materia predicaremos y blasonaremos han de saber todos nuestros oyentes que no lo oímos de otros sino que lo experimentamos nos mismo, porque apenas hay puerto ni cala ni golfo en todo el mar Mediterráneo en el cual no nos hayamos hallado y aun en gran peligro visto», 304). El sermón repasa un buen número de tópicos relacionados con la navegación (antigüedad e inventores, peligro, condena, codicia: «las galeras más se inventaron por robar que no para navegar», 330), con algunas imprecisiones y anacronismos, sobre todo, en el reflejo de las naves de la antigüedad, designadas como naos, carracas o galeras (324), términos propios del mundo naval moderno.

El vocabulario náutico está presente en todo el texto, con un marcado carácter mediterráneo: así, por ejemplo, aparecen los anemónimos levante, poniente (334) y tramontana (341); o las designaciones de los cargos de la tripulación en una galera (cómitres, patrones, pilotos, marineros, conselleres, proeles, timoneros, espalderes, remeros y bogavantes, 347). El capítulo VIII se dedica íntegramente al «bárbaro lenguaje que hablan en las galeras», con contrastes entre los términos terrales y los mediterráneos: «Al viento cierzo llaman tramontana, al ábrigo medio jorno, al solano levante, y al gállego poniente» (356). Aunque la vida marinera que refleja es puramente literaria (erudita) y basada en su experiencia personal mediterránea (con continuas referencias a la vida de la galera y a la navegación con remo y vela), Antonio de Guevara era consciente de la oposición entre el mar y el océano, entre la navegación mediterránea y la atlántica, como pone de manifiesto al principio del último capítulo (X) del sermón: «todo hombre que quiere entrar en la mar, ora sea en nao, ora sea en galera» (360). El mundo de la navegación oceánica y la vida cotidiana de los pasajeros en las travesías atlánticas serán retratados, con un registro retórico y un estilo irónico muy similar al de Guevara, por Eugenio de Salazar en su ya famosa carta al licenciado Miranda de Ron. También Lope usará la terminología náutica atlántica con precisión para dotar de naturalismo a sus narraciones marineras. Miguel de Cervantes, como Guevara también, reflejará sus propias experiencias como pasajero en las galeras mediterráneas en su obra, donde la terminología mediterránea tiene un amplio protagonismo tanto cuando el marco geográfico de lo narrado lo exige (Quijote, Licenciado vidriera, Viaje del Parnaso), como cuando la acción se desarrolla en el océano y los mares septentrionales (La española inglesa, Los trabajos de Persiles y Sigismunda).

Acerca de Guevara, escribía Américo Castro: «Se ha escrito mucho sobre los influjos, seguros o probables, de Guevara sobre la literatura europea (el eufuismo inglés, el anecdotismo moral de Montaigne); mas no se ha dicho aún lo que le debe la novela picaresca, Cervantes, Quevedo y otros autores en cuanto a puntos de vista y ocasionales imitaciones de su estilo. La inquietud y la inestabilidad de Guevara le llevaron a incorporar a su arte ultraexpresivo numerosos aspectos de la vida material y moral de su tiempo, que lograron así entrada en el torrente de la literatura posterior, sobre todo en la interesada en la contemplación crítica o irónica de la sociedad» («Antonio de Guevara. Un hombre y un estilo del siglo XVI», en Hacia Cervantes, Obra reunida, volumen 1, Trotta, Madrid, 2002, página 414). Entre esos aspectos de la vida material de su tiempo literaturizados por Guevara, quien dejó modos y usos para los que vinieron después de él (Salazar o Cervantes, por ejemplo), se encuentra el lenguaje de los marineros, la terminología naval y náutica del mediterráneo, muy relacionada con la lengua franca y la navegación con remos y velas, que el obispo de Mondoñedo convirtió en un motivo literario y en un tópico de considerable fortuna posterior.

Imagen del encabezamiento: vista de Barcelona de Wyngaerde del 1563, amb unes galeres catalanes navegant, i amb quatre que acaben de ser avarades davant les drassanes (fet possible abans de construir la Duana), una d’elles encara no té l’arboradura. Se publica con una licencia creative commons.

El vocabulario náutico en el Persiles

El próximo mes de noviembre se celebrará en Lisboa el congreso internacional «Cervantes y los Mares,  en los 400 años del Persiles», al que el colega Adrián J. Sáez y yo presentaremos una comunicación sobre el vocabulario náutico de Cervantes. Aquí os dejo un breve adelanto de las investigaciones que estamos llevando a cabo.

Jorge García López caracteriza Los trabajos de Persiles y Sigismunda como la novela náutica cervantina por excelencia: «su libro de aventuras marítimas, de naufragios, piratas, raptos y peregrinación a Roma; una novela griega» (Cervantes: la figura en el tapiz, 2015: 9). Esta clasificación casa muy bien con la abundancia de términos marineros en la obra, cuyo estudio puede servir para introducir un análisis más amplio de la presencia del tecnolecto naval en la obra cervantina y su reflejo en la lexicografía histórica y en la historia de los diccionarios españoles. Sobre Cervantes y el mar puede verse Francisco Franco Sánchez (2006): «Cervantes y el mar», en Cervantes entre las dos orillas. Universidad de Alicante, ed. María Jesús Rubiera Mata, pp. 117-188; de hecho, la relación de Cervantes y el mar es uno de los tópicos donde podemos encontrarnos «con la mistificación de la figura del autor en esos mamotretos decimonónicos cuyo solo título ya nos intimida («Cervantes filósofo», «Cervantes matemático», «Cervantes marino», etc.)» (García López 2015: 251). Según las biografías cervantinas, el escritor estuvo en contacto con el mar principalmente en dos etapas de su vida: entre 1571 (Lepanto) y 1580 (regreso del cautiverio[1]) y en su etapa como oficial encargado del aprovisionamiento de los galeones atlánticos en Andalucía (1587-1601), con otros episodios como el viaje a Italia (1569) o el encargo oficial de una comisión en el norte de África «para determinados servicios a cuenta del rey que tiene que desarrollar en Orán» (García López 2015: 107). Buena parte de sus conocimientos de geografía y navegación se reflejan en algunas de las novelas ejemplares (La española inglesa, p. ej., quizás redactada primitivamente en los años ochenta, cfr. García López 2015: 214). Junto a tópicos de la época, la navegación y el mar aparecen también en sus poesías: 11. Redondillas de Miguel de Cervantes al hábito de fray Pedro Padilla [Preliminares del Jardín espiritual, 1585], vv. 17-38; 16. De Miguel de Cervantes, soneto [Preliminares a Alonso de Barros, Filosofía cortesana moralizada, 1587], vv. 9-11; 19 y 20, sobre la Armada de Inglaterra; la Epístola a Mateo Vázquez (35) y el Viaje del Parnaso (37).

[1] Sobre la captura, ver el estudio clásico de Juan Bautista Avalle Arce: “La captura de Cervantes”, BRAE, XLVIII (1968), 237-80.

Imagen del encabezamiento: La Batalla de Lepanto (1571). Óleo sobre lienzo. National Maritime Museum, Greenwich, Londres. Publicada con una licencia creative commons en Wikipedia.

El vocabulario de la carta de Eugenio de Salazar al licenciado Miranda de Ron

En una primera aproximación al vocabulario de la carta al licenciado Miranda de Ron, se han seleccionado 311 formas (palabras, variantes y locuciones), principalmente tecnicismos marineros y también algunas voces extrañas (inconsuetus sermo), para establecer el cotejo entre ese vocabulario y el de la Instrucción de García de Palacio. Establecida la comparación a partir de los datos de DICTER, dos son las categorías más informativas respecto a la posible influencia de la carta en el tratado novohispano del santanderino:

  • Términos incluidos por Palacio en la nomenclatura de su «Vocabulario» y definidos en él: a jorro (llevar/ir), abraçar, achicar, afechate, agolar, amantillo, amarra, amaynar, ampolleta, arfar, atoar, badassa, barlovento, barrendera[1], boneta, borrasca, botaló, botar, brebaje, briol, burda, caçar, caçonete, çafar, çalomar, cámara, caxeta, chafaldeta (chafaldete), chiflo (chifle), condestable, conserva, contramaestre, contramesana, cuaderna, dala, empalomar, enbornal, enmarar(se), escaldrame, escotín, farol (hacer), galerno (viento), guimbalete, guindaste, guiñar, halar, huracán, joanete, leme, levar, liebre, ligaçón, mar alta, matalotaje, obenque, paje, pasteca, paxaril, payrar, penejar, peniçeo, perlongar, stela, tamborete, tiempo (haber/tener), tocar, tomar la estrella, tomar por avante, tormenta, troza, velero (navío) y zuncho. [72 términos en total]
  • Voces y expresiones utilizadas por Palacio en el cuerpo de las definiciones del «Vocabulario», pero no recogidas en la nomclatura, y presentes en el resto del texto de la Instrucción: a la corda (ponerse/estar), a vordo, alcáçar, amarrar, amurada, amurar, áncora, andar, aprestar, arbolar, arribar, arrumar, (arte de(l)) marear[2], atesar, bao, barberimédico[3], batel, bauprés, baybén, bigota, bitácora, bolina, bomba, bonança, bordo, borriquete, braça, calafate, calçés, capitán, carrera, castillo de proa, çevadera, codaste, combés, costado, cuerda, dar resguardo, despensero, embestir, entena, enxarçiado, escota, escotilla, escotillón, espolón, estanco, estante, estay, fletar, flota, fogón, fortuna, fustaga, gabia, gabia mayor, gobernar, grátil, grumete, guardián, guindar, hazerse a la vela, hueste quarta* al sueste, izar, jarcia, lemera, leste, leva, lumbre (de la agua), maestre, mar (en) bonança, marinero, mástel, masteleo, menearse[4], mesana, mesas de guarniçión, moço, molinete, motón, navegar, palanquín, papahígo, penol, pinzote, puño, racamento, regimiento, relinga, remolcar, roda, roldana, saltar, sonaja, sonda, tesar, tirar, tomar, triquete, trizia (triça), vanda, vela mayor, verga, vertello, veta, viento en popa, vitácora, vizcocho, xareta y [110 voces y expresiones en total]

Esta clasificación supone que 182 de las 311 expresiones seleccionadas para efectuar la cala en el vocabulario de la carta a Miranda de Ron están presentes en la obra de García de Palacio (72 en el «Vocabulario» y el resto mayoritariamente en el resto de la Instrucción náuthica, obra para la que quizás se tuvo en cuenta el texto de la carta salazarina).

El resto de las expresiones seleccionadas o bien son tecnicismos marineros muy comunes, voces científicas o técnicas de otras áreas afines o simplemente voquibles difíciles que requieren un estudio particular. En cualquier caso, estas 129 voces restantes deberían buscarse también en los textos de García de Palacio, y todas ellas en la Navegación, para afinar las conclusiones de esta primera aproximación. De resultas de lo hasta ahora visto, podría establecerse una relación efectiva, al menos en cuanto al vocabulario, entre la carta de Salazar a Miranda de Ron y los textos del de Palacio, quien seguro la conocía y posiblemente la uso para sus obras.

[1] Derivado jocoso creado probablemente por Salazar, el «Vocabulario» define: «Barredera: es otro pedaço de bela que añade la boneta para andar la nao». (García de Palacio, Instrución náuthica, 1587, fol. 132r).

[2] «Arte de(l) marear» es un arcaísmo en Salazar, DGP no lo usa. El texto podría tomar expresiones y términos de Guevara: Arte del marear y de los inventores della (1539)

[3] Compuesto jocoso creado probablemente por Salazar, García de Palacio trae: «El barbero y chirujano que ha de llevar la nao conviene que sea esperimentado». (García de Palacio, Instrución náuthica, 1587, fol. 117v).

[4] Lo que trae García de Palacio (Diálogos…) es menear: «Los piqueros se exercitan en menear bien la pica, espada, y, finalmente, cada infante o soldado no sólo es razón se contente con estar diestro de las armas que trae y exercitarlas, pero aun todas las demás dichas, y en jugar y arrojar lança, dardo y benablo». (García de Palacio, Diálogos militares, 1583, fol. 56v).

La Navegación del Alma: incógnitas filológicas de la poesía lexicográfica

Eugenio de Salazar (c. 1530-1602) constituye un prototipo de funcionario al servicio de la Corona en la Península, Canarias, el Caribe y América.  Trasladado a ejercer el oficio de fiscal a la audiencia de México, adonde llegó en 1582, se integró en la rica vida cultural de la ciudad. Otorgó testamento en mayo y diciembre de 1601 y murió al otoño siguiente, el 16 de octubre de 1602.

El próximo viernes, dos de junio, impartiré una conferencia en la Université de Neuchâtel sobre la lengua y el estilo de este autor, con especial atención a los asuntos filológicos atingentes a uno de sus textos poéticos, la Navegación del Alma por el discurso de todas las edades de el hombre, un poema alegórico moral que sigue el modelo dantesco y destaca por el empleo de tecnicismos náuticos en la construcción de la alegoría que lo vertebra: el héroe, el alma del hombre, debe atravesar distintos infortunios y afrontar peligros varios en su singladura por las siete edades de la vida humana. Lo que más ha llamado la atención de la crítica sobre el poema ha sido que Salazar alegorice utilizando no solo la metáfora náutica, que es tópica (Locke, 2011: 28-31), sino un vocabulario marítimo perfectamente específico. Tanto sorprende este rasgo, que hace preguntarse a Maldonado Macías (1995: 141) cómo es posible que Salazar hubiera asimilado tanto vocabulario náutico en los pocos trayectos en barco que hizo, subrayando la “enorme cantidad de vocablos marineros que había logrado aprender en el breve lapso de 40 días” (Maldonado Macías, 2009: 221). Por desgracia, esta cualidad es la que ha movido al propio Maldonado Macías a repudiar el estilo de la Navegación, que califica peyorativamente de “poesía léxica” o “lexicreografía versificada” (2009: 70).

Como ha afirmado Antonio Sánchez Jiménez, dejado de lado el juicio de valor, la etiqueta resulta interesante, pues pone de relieve un rasgo estilístico clave del texto de Salazar. Además, sirve para relacionar al autor madrileño con otro personaje del vierreinato, Diego García de Palacio, del que era amigo desde al menos 1583. Maldonado Macías (2009: 197) ha especulado con que Salazar ayudara a García de Palacio con sus Diálogos militares e incluso aventura que el madrileño “metió baza, en igual forma, a la redacción y al proceso editorial de la Instrución náuthica” (Maldonado Macías, 2009: 205). Puesto que los dos autores eran amigos y las obras comparten intereses muy concretos, algunos críticos han propuesto que García de Palacio debió de inspirar a Salzar. Es el caso de Othón Arróniz (1980: 40) o del propio Maldonado Macías (2009: 197). Sin embargo, los cotejos del Vocabulario de los nombres que usa la gente de mar (Instrución, pág. 129r y siguientes) con las glosas del poema y del léxico de ambas obras no permiten concluir que existiese un plagio o que una sea fuente de la otra. Sobre esta y otras incógnitas filológicas del texto de la Navegación, como paradigma de la poesía lexicográfica virreinal, trataré de arrojar alguna luz el próximo viernes en Neuchâtel. Estáis todos invitados.

BIBLIOGRAFÍA

Othón Arróniz (1980): El despertar científico en América: la vida de García de Palacio (documentos inéditos del Archivo de Sevilla). México: Universidad Autónoma de México.

Jessica C. Locke (2011): Qui navigant mare enarrant pericula eius: La Navegación del alma de Eugenio de Salazar. México: El Colegio de México.

Humberto Maldonado Macías (1995): Hombres y letras del Virreinato. ed. de José Quiñones Melgoza y María Elena Victoria Jardón. México: Universidad Autónoma de México.

Humberto Maldonado Macías (2009): Estudios sobre la Navegación del alma de Eugenio de Salazar. ed. de José Quiñones Melgoza. México: Universidad Autónoma de México.

Joan Corominas en la Argentina

El pasado miércoles diez de mayo se emitió en RNE-Radio3, dentro del programa UNED-Sin distancias, el coloquio que tuvimos hace un tiempo la profesora Daniela Soledad Gonzalez Galiano y yo con el conductor del espacio radiofónico, Miguel Minaya. En aquella ocasión departimos sobre la obra del romanista y etimólogo Joan Corominas (Barcelona, 21 de marzo de 1905-Pineda de Mar, Barcelona, 2 de enero de 1997) y sobre su exilio en la Argentina (1939-1946), cuando fue profesor de la Universidad Nacional de Cuyo (Mendoza), donde desarrolla su labor docente la profesora Gonzalez, que estuvo realizando una estancia de investigación en el Departamento de Lengua española y Lingüística general de la UNED. Aquí os dejo el enlace al audio del programa:

Imagen del encabezamiento: “Diccionario crítico etimológico de la lengua castellana” by Joan Coromines, in four volumes, property of the author, with a custom leather binding. Autor: Mcapdevila. 1 de enero de 2013. Publicada con una licencia: Multi-license CC-BY-SA-3.0 and GFDL)