Archivo de la etiqueta: Navegación

El vocabulario náutico del Arte de Guevara

El Arte de marear de Antonio de Guevara destaca por ser el primer texto español que muestra un interés manifiesto por el lenguaje marinero, al que se le dedica un capítulo completo (el octavo). Desde el título, el sermón se sitúa en un contexto mediterráneo, caracterizado por la navegación en naves que combinaban el remo y la vela: las galeras y todas las de su familia (galeotas, galeazas, galeoncillos, fragatas, laúdes, jabeques). Las designaciones de naves protagonizan algunas estructuras bimembres y contrastes retóricos: «si se le antoja a fortuna llevará por alta mar a una barqueta, y anegará en el puerto a una carraca» (página 293, las citas y las páginas remiten a la edición de Asunción Rallo para Cátedra, Madrid, 1984). La vida marinera se presenta como experiencia de los que viajan por mar («El tema de nuestro sermón, que dice la vida de la galera, dela Dios a quien la quiera, a buen seguro podremos jurar que no le inventaron los filósofos de Athenas sino los mareantes de la mar», 303), y la escritura guevarina se basa en su experiencia personal como viajero por el Mediterráneo («Todo lo que en esta materia predicaremos y blasonaremos han de saber todos nuestros oyentes que no lo oímos de otros sino que lo experimentamos nos mismo, porque apenas hay puerto ni cala ni golfo en todo el mar Mediterráneo en el cual no nos hayamos hallado y aun en gran peligro visto», 304). El sermón repasa un buen número de tópicos relacionados con la navegación (antigüedad e inventores, peligro, condena, codicia: «las galeras más se inventaron por robar que no para navegar», 330), con algunas imprecisiones y anacronismos, sobre todo, en el reflejo de las naves de la antigüedad, designadas como naos, carracas o galeras (324), términos propios del mundo naval moderno.

El vocabulario náutico está presente en todo el texto, con un marcado carácter mediterráneo: así, por ejemplo, aparecen los anemónimos levante, poniente (334) y tramontana (341); o las designaciones de los cargos de la tripulación en una galera (cómitres, patrones, pilotos, marineros, conselleres, proeles, timoneros, espalderes, remeros y bogavantes, 347). El capítulo VIII se dedica íntegramente al «bárbaro lenguaje que hablan en las galeras», con contrastes entre los términos terrales y los mediterráneos: «Al viento cierzo llaman tramontana, al ábrigo medio jorno, al solano levante, y al gállego poniente» (356). Aunque la vida marinera que refleja es puramente literaria (erudita) y basada en su experiencia personal mediterránea (con continuas referencias a la vida de la galera y a la navegación con remo y vela), Antonio de Guevara era consciente de la oposición entre el mar y el océano, entre la navegación mediterránea y la atlántica, como pone de manifiesto al principio del último capítulo (X) del sermón: «todo hombre que quiere entrar en la mar, ora sea en nao, ora sea en galera» (360). El mundo de la navegación oceánica y la vida cotidiana de los pasajeros en las travesías atlánticas serán retratados, con un registro retórico y un estilo irónico muy similar al de Guevara, por Eugenio de Salazar en su ya famosa carta al licenciado Miranda de Ron. También Lope usará la terminología náutica atlántica con precisión para dotar de naturalismo a sus narraciones marineras. Miguel de Cervantes, como Guevara también, reflejará sus propias experiencias como pasajero en las galeras mediterráneas en su obra, donde la terminología mediterránea tiene un amplio protagonismo tanto cuando el marco geográfico de lo narrado lo exige (Quijote, Licenciado vidriera, Viaje del Parnaso), como cuando la acción se desarrolla en el océano y los mares septentrionales (La española inglesa, Los trabajos de Persiles y Sigismunda).

Acerca de Guevara, escribía Américo Castro: «Se ha escrito mucho sobre los influjos, seguros o probables, de Guevara sobre la literatura europea (el eufuismo inglés, el anecdotismo moral de Montaigne); mas no se ha dicho aún lo que le debe la novela picaresca, Cervantes, Quevedo y otros autores en cuanto a puntos de vista y ocasionales imitaciones de su estilo. La inquietud y la inestabilidad de Guevara le llevaron a incorporar a su arte ultraexpresivo numerosos aspectos de la vida material y moral de su tiempo, que lograron así entrada en el torrente de la literatura posterior, sobre todo en la interesada en la contemplación crítica o irónica de la sociedad» («Antonio de Guevara. Un hombre y un estilo del siglo XVI», en Hacia Cervantes, Obra reunida, volumen 1, Trotta, Madrid, 2002, página 414). Entre esos aspectos de la vida material de su tiempo literaturizados por Guevara, quien dejó modos y usos para los que vinieron después de él (Salazar o Cervantes, por ejemplo), se encuentra el lenguaje de los marineros, la terminología naval y náutica del mediterráneo, muy relacionada con la lengua franca y la navegación con remos y velas, que el obispo de Mondoñedo convirtió en un motivo literario y en un tópico de considerable fortuna posterior.

Imagen del encabezamiento: vista de Barcelona de Wyngaerde del 1563, amb unes galeres catalanes navegant, i amb quatre que acaben de ser avarades davant les drassanes (fet possible abans de construir la Duana), una d’elles encara no té l’arboradura. Se publica con una licencia creative commons.

Documentos para la biografía de Eugenio de Salazar (1530-1602)

Eugenio de Salazar (1530-1602) fue un típico funcionario de la Corona en España, las Canarias y América. Tras cursar estudios universitarios en Alcalá, Salamanca y Sigüenza, se dedicó a buscar un puesto en la administración, realizando diversos trabajos relacionados con la justicia, entre ellos un juicio de residencia tomado al justicia mayor de Mondéjar por encargo de don Luis Hurtado de Mendoza, marqués de Mondéjar, en 1564 (Archivo General de Simancas, CRC, 142,3), cf. Jaime J. Martínez Martín: “La Verdadera relación, una autobiografía inédita de Eugenio de Salazar”, en Para el amigo sincero. Studi dedicati a Luis Sainz de Medrano dagli amici iberisti italiani, Roma: Bulzoni, 1999, 147-162. En Alcalá se publicó uno de los pocos poemas que durante su vida llegó a la imprenta: un soneto laudatorio que forma parte de los textos preliminares del Diálogo entre Pedro Barrantes y un caballero extrangero en que cuenta el saco que los turcos hicieron en Gibraltar y el vencimiento y destrucción que la armada de España hizo en la de los turcos. Año 1540. Alcalá: S. Martínez, 1566 (V. Infantes: “Eugenio de Salazar y su Suma de arte de poesía. Una poética desconocida del siglo XVI”, Estado actual de los estudios sobre el Siglo de Oro. Salamanca: Universidad de Salamanca, 1993, 532, señala, además de este, otro soneto publicado de Salazar entre los preliminares de la edición de la obra de su padre Hispania Victrix… Medina del Campo: G. de Millis, 1570; apud Jaime J. Martínez Martín: “Biografía de Eugenio de Salazar”, Eugenio de Salazar y la poesía novohispana. Roma: Bulzoni Editore, 2002: 12). “Además, gracias a una carta de Salazar recientemente publicada por José Fradejas Lebrero (“Una carta inédita de Eugenio de Salazar”, Revista de Filología Española, LXXVIII, 1998, 157-169), sabemos que su hijo mayor, Fernando, nació en 1559 mientras que su hijo Pedro lo hizo en 1561, ambos en Madrid (H, Maldonado Macías: “Testamento y codicilo de Eugenio de Salazar”, Literatura mexicana, 2, 1992, 447-473)” (Martínez Martín, 2002: 13).

Sus servicios como gobernador de las islas de Tenerife y La Palma (nombrado el 31 de julio de 1567) se reflejan en una de sus cartas festivas, fechada en 1568 y dirigida al capitán Mondragón. En 1570 llegaba un nuevo gobernador a las islas y Salazar tuvo que esperar el juicio de residencia. El 13 de diciembre de 1573 recibió su nombramiento como oidor en la Audiencia de Santo Domingo y el día 30 del mismo mes se expide una real cédula ordenando el pago a su padre de 400 ducados de anticipo para atender a los gastos del viaje (AGI, Indiferente, 1968, L.19). “Una vez organizado el traslado y dispuesto todo, familia y casa incluidas, Salazar embarca el 19 de julio e inicia una de las más penosas y duras experiencias de toda aventura americana durante el siglo XVI: El viaje por mar” (Martínez Martín, 2002: 17). Narra la travesía en una carta dirigida al licenciado Miranda de Ron “en que se pinta un navío y la vida y ejercicio de los oficiales y marineros d’el, y cómo lo pasan los que hacen viajes por la mar” (Silva de poesía, cuarta parte, ms.; Cartas de Eugenio de Salazar, introducción de Pascual de Gayangos, Madrid: 1866; Eugenio de Ochoa, Epistolario español. Colección de cartas de españoles antiguos y modernos, Biblioteca de Autores Españoles, de Rivadeneira, vol. 62, Madrid: Librería y Casa Editorial Hernando, 1926, t. II, pp. 291-7 y 306-310; Obras festivas, edic. de Alejandro Cionarescu, Santa Cruz de Tenerife: Romerman ediciones, 1968; José Luis Martínez: Pasajeros de Indias. Madrid: Alianza Universidad, 1983, 279-303; Seafaring in the sixteenth century: the letter of Eugenio de Salazar, 1573. Translations and introduction by John Frye; prólogo by José-María Martínez-Hidalgo. San Francisco: Mellen Research University Press, 1991).

“La estancia de Eugenio de Salazar en Santo Domingo fue muy breve y estuvo marcada por la crisis que vivía la Audiencia en aquellos años” (Martínez Martín, 2002: 18). Se le propuso para fiscal de la Audiencia de Guatemala el 6 de junio de 1573 (AGI, Indiferente, 738, N. 200). El 16 de junio de 1576 se expide real cédula a Gregorio González de Cuenca, presidente de la Audiencia de Santo Domingo, para que se dé residencia en Guatemala a Eugenio de Salazar, que ha sido promocionado de oidor de la Audiencia de Santo Domingo a procurador fiscal de la de Guatemala (AGI, Santo Domingo, 868, L. 3,). En carta del 13 de marzo de 1577 comunica su llegada a esa Audiencia (AGI, Guatemala, 10, R. 4, N. 33). “Gracias a que los fiscales tenían la obligación de comunicar al Consejo de Indias los acontecimientos más importantes de su jurisdicción y las causas que estaban llevando, conocemos relativamente bien sus actividades profesionales durante esos años” (Martínez Martín, 2002: 21). De la época guatemalteca data (según Martínez Martín, 2002: 27-28) la relación de Salazar con Diego García de Palacio, quien fue oidor en esa Audiencia desde 1572 (se incorporó en 1574) y nombrado para la de México en 1578, donde se integró en 1580. “Escribió para él un largo poema laudatorio que sirvió como texto preliminar de la edición de sus Diálogos militares de la formación e información de personas, instrumentos y cosas necesarias para el buen uso de la guerra (México: Pedro Ocharte, 1583)“, si bien “no podemos estar seguros del momento en que Salazar escribió dicho poema, ya que el tratado parece que data de antes de 1579, es decir, del periodo en el que aún residia en Guatemala; pero también es verdad que Salazar pudo escribirlo después de haber sido transferido a México en 1581” (Martínez Martín, 2002: 27-28).

Su nombramiento como fiscal de la Audiencia de México fue recibido como un premio por su gestión de los asuntos públicos en Guatemala (AGI, Guatemala, 10, R. 8, N. 87). El viaje se retrasó hasta 1582, pues en carta firmada en Guatemala el 20 de enero de 1582, informa al Rey de que “con la ayuda de Dios, saldré para México dentro de diez días” (AGI, Guatemala, 10, R. 9, N. 95). “Poco después de su llegada, el 6 de noviembre de 1582, Salazar envía una larga relación a Madrid en la que informa de los numerosos e importantes asuntos de los que se había hecho cargo en la Audiencia. Dicha relación constituye un resumen de lo que será su actividad profesional durante los años sucesivos en la capital de la Nueva España” (Martínez Martín, 2002: 30-31). En la Audiencia mexicana, el fiscal Salazar se encarga de proseguir varias causas: sobre la exención del almojarifazgo de los mercaderes sevillanos, dos pleitos sobre la ocupación indebida de pueblos por el marqués del Valle, otro del mismo tipo contra la ciudad de México por usar el pueblo de Iztapalapa como bienes propios, sin serlo, y otros procesos menores (AGI, México, 70, R. 5, N. 79; México, 70, R. 9, N. 127; México, 70, R.5, N. 79; apud Martínez Martín, 2002: 33). Una de sus funciones como fiscal de la Audiencia era la defensa de los indios, en ejercicio de la cual produce abundante documentación, conservada también en el Archivo General de Indias (México, 217, N. 27; México, 70, R. 5, N. 79; México, 70, R. 6, N. 102; México, 70, R. 9, N. 132; México, 70, R. 9, N. 140) y en la Biblioteca Nacional de Madrid (ms. 3040, fols. 482487), apud Martínez Martín, 2002: 35-37. “Por último, no podían faltar referencias en su correspondencia a uno de los problemas que más quebraderos produjo a las autoridades novohispanas desde mediados del siglo XVI: la guerra contra los chichimecas” (Martínez Martín, 2002: 38): AGI, México, 70, R. 9, N. 140 y México, 71, R. 3, N. 40.

Durante los años ochenta se interesó también por las cuestiones relativas a las Filipinas, intercediendo ante la Corona para que trasladasen a su amigo Santiago de Vera a México desde el archipiélago, “donde ejercía el cargo de Presidente de la Audiencia, Gobernador y Capitán general al tiempo que aprovechaba para proponer para ese puesto a su viejo conocido de la Audiencia de Guatemala, el doctor Diego García de Palacio” (Martínez Martín, 2002: 45):

El doctor Santiago de Vera presidente y gobernador de las Philippinas entiendo que embía a supplicar a V. m. se sirva dél en otro lugar y le dé licencia para dexar aquella plaça. Hombre es el doctor Vera bastante para aquel cargo y q[ue] servirá a V. m. con el zelo y cuydado q[ue] conviene porq[ue] assí lo ha mostrado en todos los officios q[ue] ha servido. Empero si V. m. se sirve de darle licencia y hazerle la merced q[ue] pide; yo acuerdo a V. m. q[ue] tiene en esta audiencia de México al doctor Diego García de Palacio que tiene todas las partes que se requieren para servir aquella plaça de manera q[ue] V. m. se agrade de su servicio. (15 de febrero de 1586. AGI, México, 70, R. 9, N. 127)

“Por lo que respecta a García de Palacio, conviene recordar que fue suspendido del servicio temporalmente tras la visita del obispo Moya de Contreras [después de la muerte del conde de La Coruña y el gobierno audiencial interino] en 1584 y sentenciado por el Consejo de Indias en 1589, de manera definitiva, a la pérdida del puesto de oidor durante nueve años y a una multa por sus abusos con los indios y por haberse aprovechado del cargo en su propio beneficio (sobre la figura de este autor puede verse el “Estudio preliminar” de María del Carmen León Cazares en su edición de Diego García de Palacio: Carta relación […] sobre la provincia de Guatemala…, México: UNAM, 1963)” (Martínez Martín, 2002: 45).

En 1587, Salazar es propuesto oficialmente para oidor de la Audiencia (AGI, Indiferente, 741, N. 158) y se le solicitan informes sobre el gobierno audiencial interino, tras la muerte del virrey conde de La Coruña, y la anulación de algunas de las medidas adoptadas por él al incorporarse el nuevo virrey marqués de Villamanrique (AGI, México, 71, R. 1, N. 10). “A pesar de todo, la llegada del nuevo virrey, el marqués de Villamanrique, en 1585, debió de abrir una etapa de importantes expectativas en la medida en que terminaba con un periodo de interinidad que duraba ya dos años” (Martínez Martín, 2002: 41). El nombramiento como oidor de la Audiencia mexicana, con cédula del 9 de agosto de 1589, supone “una notable disminución de la información que disponemos de la actividad de Salazar durante aquellos años” (Martínez Martín, 2002: 42), puesto que el oidor, a diferencia del fiscal, no tenía la obligación de informar cada año a la Corona de todas las causas seguidas. En una real cédula dada el 31 de agosto de 1589, declarando la antigüedad que han de tener en la Audiencia de México el doctor Santiago de Vera, hasta ahora presidente de la Audiencia de Filipinas, y los licenciados Antonio Maldonado y Eugenio de Salazar, alcalde del crimen y fiscal de la Audiencia de México respectivamente, se menciona su promoción a oidor (AGI, México, 1064, L.2).

Sobre sus dos hijos, Pedro y Fernando, hay algunos datos en el Archivo de Indias. En 1584 (AGI, México, 70, R. 7, N. 121), escribe Salazar una carta al secretario del rey, donde dice que ambos hijos se encuentran en Salamanca estudiando. Diez años más tarde, en 1594 (AGI, México, 71, R. 8, N. 101) hace una petición al rey para su hijo Fernando, sin mencionar a Pedro quien para entonces ya debía de haber muerto:

Señor:

De los estudios en que me he ocupado sirviendo a V. m. en las In dias he hecho un libro que a V. m. embío suplicando le mande ver, y si pareciere que puede ser de alguna utilidad para en estas partes se sirva mandarle aprobar con su real licencia para la impresión. Hame animado en este trabajo la necesidad que he visto que acá ay de resolución en los punctos que en este libro trato en casos que muy de ordinario se ofrecen, diversos de los que son ordinarios en las reales chancillerías de España. Por lo qual di a esta obra el título de incidencias de las Audiencias de Indias. Yo quisiera fuera tal qual convenía para el servicio de V. m., mas los deffetos della que no serán pocos supple la voluntad que siempre he tenido y tengo de llegar al puncto que al servicio de V. m. se me reciba para que por ello yo merezca premio en el acatamiento de V. m. y ese se me dé en la persona de mi hijo el licenciado Fernando de Salazar Carrillo que por la bondad de Dios tiene virtud y letras de que [2] V. m. se podrá servir, y espero en Dios será bien servido, y que V. m. le hará lo que acostumbra hazer a los hijos de sus criados, y guarde Dios la Cathólica Persona de V. m. de México y de Mayo, 20, de 1594.

El D. Eugenio De Salazar

Estos años de oidor fueron significativos en la biografía de Salazar por su actividad universitaria: se doctoró en Cánones en 1591 y fue elegido rector de la Universidad de México. “En realidad su relación con esta institución académica venía de antes: en 1589, en una carta enviada al rey [AGI, México, 71, R. 3, N. 34], trataba de los problemas económicos que atravesaba y que impedían proveer nuevas cátedras que eran necesarias” (Martínez Martín, 2002: 44).

Fue nombrado consejero de Indias el 27 de septiembre de 1600 y el 11 de diciembre se envía una real cédula a los oficiales reales de Nueva España para que paguen al Dr. Eugenio de Salazar 4 000 ducados por una vez, para ayudarle a los gastos de viaje que ha de hacer al ser promovido de oidor de México al Consejo de Indias (AGI, Indiferente, 527, L.1). Un par de años antes, fray Miguel de Benavides, obispo de Nueva Segovia, informando en una carta de su llegada a Filipinas junto con otros treinta frailes de su Orden de santo Domingo, que precisamente son los religiosos más deseados en esas islas, recomendaba para gobernador de Filipinas al aún oidor de la Audiencia de México Eugenio de Salazar, si se optaba por nombrar  a un letrado:

Si el governador hubiere de ser letrado el lic[encia]do Eugenio de Salazar oidor de México y legalíssimo honbre y ansí está pobre. Esto me dixo el lic[encia]do Zambrano oidor de esta audiencia y a mí, que le conozco, muy bien me pareze y la dificultad de tener la mujer muy vieja y un hijo pretendiente bien la pudiera V. mag. vencer.

De Vinondoc 26 de junio 1598 años – fr. Miguel Obispo de la nueba Segobia. (AGI, Filipinas, 76, N. 39).

Apenas llegado a Madrid, en 1601, hizo testamento y murió el 16 de octubre de 1602 “dejando a su viuda en una posición económica difícil” (Martínez Martín, 2002: 46).

La Navegación del Alma: incógnitas filológicas de la poesía lexicográfica

Eugenio de Salazar (c. 1530-1602) constituye un prototipo de funcionario al servicio de la Corona en la Península, Canarias, el Caribe y América.  Trasladado a ejercer el oficio de fiscal a la audiencia de México, adonde llegó en 1582, se integró en la rica vida cultural de la ciudad. Otorgó testamento en mayo y diciembre de 1601 y murió al otoño siguiente, el 16 de octubre de 1602.

El próximo viernes, dos de junio, impartiré una conferencia en la Université de Neuchâtel sobre la lengua y el estilo de este autor, con especial atención a los asuntos filológicos atingentes a uno de sus textos poéticos, la Navegación del Alma por el discurso de todas las edades de el hombre, un poema alegórico moral que sigue el modelo dantesco y destaca por el empleo de tecnicismos náuticos en la construcción de la alegoría que lo vertebra: el héroe, el alma del hombre, debe atravesar distintos infortunios y afrontar peligros varios en su singladura por las siete edades de la vida humana. Lo que más ha llamado la atención de la crítica sobre el poema ha sido que Salazar alegorice utilizando no solo la metáfora náutica, que es tópica (Locke, 2011: 28-31), sino un vocabulario marítimo perfectamente específico. Tanto sorprende este rasgo, que hace preguntarse a Maldonado Macías (1995: 141) cómo es posible que Salazar hubiera asimilado tanto vocabulario náutico en los pocos trayectos en barco que hizo, subrayando la “enorme cantidad de vocablos marineros que había logrado aprender en el breve lapso de 40 días” (Maldonado Macías, 2009: 221). Por desgracia, esta cualidad es la que ha movido al propio Maldonado Macías a repudiar el estilo de la Navegación, que califica peyorativamente de “poesía léxica” o “lexicreografía versificada” (2009: 70).

Como ha afirmado Antonio Sánchez Jiménez, dejado de lado el juicio de valor, la etiqueta resulta interesante, pues pone de relieve un rasgo estilístico clave del texto de Salazar. Además, sirve para relacionar al autor madrileño con otro personaje del vierreinato, Diego García de Palacio, del que era amigo desde al menos 1583. Maldonado Macías (2009: 197) ha especulado con que Salazar ayudara a García de Palacio con sus Diálogos militares e incluso aventura que el madrileño “metió baza, en igual forma, a la redacción y al proceso editorial de la Instrución náuthica” (Maldonado Macías, 2009: 205). Puesto que los dos autores eran amigos y las obras comparten intereses muy concretos, algunos críticos han propuesto que García de Palacio debió de inspirar a Salzar. Es el caso de Othón Arróniz (1980: 40) o del propio Maldonado Macías (2009: 197). Sin embargo, los cotejos del Vocabulario de los nombres que usa la gente de mar (Instrución, pág. 129r y siguientes) con las glosas del poema y del léxico de ambas obras no permiten concluir que existiese un plagio o que una sea fuente de la otra. Sobre esta y otras incógnitas filológicas del texto de la Navegación, como paradigma de la poesía lexicográfica virreinal, trataré de arrojar alguna luz el próximo viernes en Neuchâtel. Estáis todos invitados.

BIBLIOGRAFÍA

Othón Arróniz (1980): El despertar científico en América: la vida de García de Palacio (documentos inéditos del Archivo de Sevilla). México: Universidad Autónoma de México.

Jessica C. Locke (2011): Qui navigant mare enarrant pericula eius: La Navegación del alma de Eugenio de Salazar. México: El Colegio de México.

Humberto Maldonado Macías (1995): Hombres y letras del Virreinato. ed. de José Quiñones Melgoza y María Elena Victoria Jardón. México: Universidad Autónoma de México.

Humberto Maldonado Macías (2009): Estudios sobre la Navegación del alma de Eugenio de Salazar. ed. de José Quiñones Melgoza. México: Universidad Autónoma de México.

El cuarenta de mayo, quítate el sayo y, por San Miguel, te lo vuelves a poner

Hace casi un mes que terminaron las vacaciones,  ocho días que acabó el verano y falta un día para que acabe oficialmente el curso 2015/2016, por lo que toca finalizar también la temporada de publicaciones en esta bitácora. El verano, como siempre, ha estado lleno de aventuras, viajes y trabajos, de los que destacaré aquí y ahora el Congreso Internacional “El Siglo de Oro en el Viejo y Nuevo Mundo. Arte, Literatura, Historia. Perspectivas desde el siglibro glo XXI”, celebrado en Arequipa (Perú) entre el 11 y el 13 de agosto.  En un ambiente amigable y con unas sesiones de gran interés, en el evento se fundó la Sociedad Iberoamericana Siglo de Oro (SIBSO), de la que formo parte desde entonces. Tenéis un excelente resumen del congreso en la web de Griso, pinchando aquí.

Y como todo final es un principio, y este es un blog académico, abandono el tono personal y os dejo las diapositivas presentadas en el congreso. Espero que os gusten.

Imagen del encabezamiento: manuscrito autógrafo de La navegación del alma de Eugenio de Salazar, conservado en la Biblioteca Nacional de España y reproducido en la Biblioteca Digital Hispánica.

El vocabulario del “Libro de Armadas de la expedición a la Especiería” (1506 / 1508)

 

  1. Introducción. El «Libro de cargo y data de los nabios e mercaderías e mantenimientos que se compraron para el viaje de la espeçería»

El Libro de Armadas de la expedición a la Especiería o «Libro de cargo y data de los nabios e mercaderías e mantenimientos que se compraron para el viaje de la espeçería», compuesto entre 1506 y 1508, se conserva en la sección 3 de los fondos documentales del Archivo General de Indias, la que reúne los documentos procedentes de la Casa de Contratación, y se identifica con la signatura CONTRATACIÓN 3251, L 1 (en adelante: AGI, Contratación, 3251). Se trata de un libro en papel, tamaño folio, con 82 hojas manuscritas y recoge las cuentas para la preparación de un viaje, en el que participaba como capitán de una nao Américo Vespucio, que no llegó a efectuarse. Tanto las imágenes del libro completo como los datos catalográficos pueden consultarse en la página web del portal de archivos españoles del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

El presente estudio de su vocabulario se enmarca dentro de las tareas del proyecto para la elaboración de un corpus léxico de la navegación y la gente de mar, constituido por textos de tema marinero conservados en el Archivo General de Indias, y su explotación lexicográfica para el Nuevo diccionario histórico del español (Congosto, 2016: 431). Siguiendo el modelo de otros corpus documentales integrados en el NDHE, como el CORLEXIN, se ha planteado la siguiente secuencia de tareas: transcripción de los documentos de acuerdo con el estándar CHARTA, repertorización de su vocabulario en estudios lexicográficos y publicación de los resultados en diversos portales de internet. En este caso, tras haber realizado una atenta lectura del Libro de Armadas de la expedición a la Especiería y una primera transcripción, he procedido a la selección de 194 voces representativas de las distintas áreas temáticas contenidas en el texto y a su repertorización en una base de datos lexicográficos, para tratar de evaluar el tipo de vocabulario reflejado en el documento como muestra del interés que este tipo de testimonios puede tener para el conocimineto histórico del vocabulario del español y, por tanto, para la elaboración del NDHE. Este mismo texto ha sido empleado por Juan Gil (2016: 139-143) en unas «Notas léxicas», donde alude a la etimología de esquipazón (2016: 140) y enumera las denominaciones de diversos tipos de clavos: «clavos estoperoles» (fol. 15r), «clavos de media talla» (fol. 14r), «clavos de medio torno» (fol. 14v), «clavos palamares, que se llaman de costado» (fol. 16r), «clavos de tillado» (fol. 15r) y «clavos semençales, que son de torno» (fol. 14r), entre otros (2016: 142), mostrando el enorme interés que para la etimología y la historia del léxico español posee la documentación conservada en el AGI, y en concreto los asientos contables de las armadas como el que ahora estudiaré exhaustivamente desde el punto de vista léxico.

  1. El vocabulario del Libro de Armada de la expedición a la Especiería

En el diseño de la base de datos lexicográfica se ha dado prioridad a los datos históricos (documentaciones, ejemplos), gramaticales (clases de palabras, morfología), etimológicos (neología, préstamos, morfología) y semánticos (campos semánticos, información lexicográfica). Previamente a la recopilación del vocabulario se ha realizado una transcripción completa del documento, con grandes dificultades debido a la dificultad de lectura por la letra cursiva y, en algunos pasajes, la conservación del papel y la tinta, priorizando la identificación de las variantes gráficas de las palabras estudiadas y descuidando los aspectos editoriales, como el uso de mayusculas o la puntuación, así como la anotación de los valores numéricos, por tratarse de una primera aproximación al texto para el estudio de su vocabulario; por ello, antes de su publicación en el portal de documentos del AGI para el NDHE, se hace necesaria una nueva transcripción completa de acuerdo con los estándares estabecidos dentro del proyecto antes mencionado. Una vez leído el documento completo se han identificado 194 unidades léxicas (palabras y locuciones) como representativas del léxico reflejado en el texto y se ha procedido a su clasificación histórica, etimológica, morfológica y semántica, para poder ofrecer aquí una visión panorámica del vocabulario en su conjunto con la que poner en valor y ponderar la riqueza de este texto, y de otros similares, por su posible aportación al NDHE.

Se han seleccionado vocablos y locuciones pertenecientes al léxico de la navegación en sentido amplio (4: afletar, de respeto, flete y mareaje), designaciones de oficios (10: alhamel, bizcochero, calafate, capitán, maestre, marinero, piloto de río, tonelero, tornero y visitador), tipos de embarcaciones (5: barco, batel, carabela, nao y navío), partes de la nave (20: alcázar, antena, árbol, boneta, cabrestante, castillo de proa, cebadera, chimenea, gabia, jarcia, lata, mastereo, mástil, mastelecillo, obras muertas, puente, racamento, tolda, trinquete y vela), pertrechos (84: agujas de marear, almádana, alquitrán, ampolleta, ancla, anzuelo, anzuelos de cadena, arcos de cuartos de tonel, arcos de fierro, arcos de pipa, arpón, azadón, azuela, bandera, barbas, barrena, barril, bomba, bota, botija, cabilla, cable, cadena, caldera, calderas de fierro, candado, cáñamo, chinchorro, clavazón, clavija, clavo, clavos de costado, clavos de media talla, clavos de medio torno, clavos de tillado, clavos de torno, clavos palmares, costal, cuarto, cuchara, cuchillo, duela, escudilla, esposas, esquipazón, estopa, estoperol, fisga, flocadura, galleta, grillo, horno, linterna, llave, lona, mano, martillo, mortero, moxarreros [anzuelos ], pala, pargueros [anzuelos], pernería, perno, pez, picadera, picamartillos, pie de cabra, pipa, pipas de villalva, planeta, polea, remo, rezón, roldana, sartén, sierra, sierra de mano, sierra francesa, sortija, tajador, taladro, tonel, toneles de villalva y vaso), provisiones (20: aceite, almendra, azafrán, azogue, azúcar, bermellón, betumen, bizcocho, garbanzo, haba, lenteja, manzanilla, miel, pasa, queso, sebo, tocino, trigo, vinagre y vino), armas (19: armatoste, babera, ballesta, buydores, capacete, casquete, cerbillera, coraza, espada, gafas, jineta, lanza, lombarda, pavés, pelota, plomo, pólvora, tablachina y verso) y mercancías diversas (32: albarda, asno, bacineta, becerro, cabezada, caja, caparazón, capirote, cascabel, cenefa, cincha, colodro, cordellate, cubierta, espejo, espuela, estribera, faja, freno, grana, jáquima, ladrillo, látigo, nómina, paño, papel, peine, pretal, silla, soga, toneles abatidos y yegua). Esta clasificación, intuituva y provisional, presenta algunos defectos evidentes, sobre todo en las categorías de pertrechos (donde se han incluido instrumentos de navegación, como aguja de marear y ampolleta, herramientas y sus partes, repuestos, elementos navales, como la bomba o los remos, recipientes y materiales), provisiones (algunas designacione spodrían pertenecer a la categoría de pertrechos por su empleo para la conservación y reparo del navío, como por ejemplo, aceite, azogue, betumen o vinagre; mientras otras podrían ser consideradas mercancías: azafrán, azúcar, bermellón…) y mercancías diversas, que funciona como cajón de sastre, donde se recogen las caballerías y sus aperos o aderezos (que podrían entrar en la categoría de armamento), becerros y alimentos (también clasificables como provisiones). De todos modos, estas tres categorías (pertrechos, provisiones y mercancías) son las de menor relevancia para el estudio del vocabulario de la navegación y la gente de mar, objetivo principal de nuestro proyecto, esencialmenterepresentado en este estudio por las designaciones relacionadas con la navegación, los oficios ¾navales, náuticos y marineros¾ y las partes de las embarcaciones.

En cuanto a la cronología y a la etimología, el vocabulario del documento presenta algunos neologismos o voces sin documentar previamente y la siguiente distribución genética: 65 voces pertenecen al léxico patrimonial de origen latino, dieciséis catalanismos (antena, bermellón, boneta, caja, capacete, cordellate, estoperol, gabia, gafas, maestre, nao, papel, perno, pólvora, roldana y vinagre), catorce/dieciséis galicismos (arpón, batel, cable, chimenea, coraza, duela, flete, lona, mastereo, mástil ¾del que deriva el diminutivo mastelecillo¾, pelota, racamento, tonel y trinquete; a estos se pueden añadir capirote, del gascón, y cascabel, del occitano), catorce son arabismos (aceite, albarda, alcázar, alhamel, almádana, almendra, alquitrán, azafrán, azogue, azúcar, barrena, cenefa, jáquima y mojarra, del que deriva el adjetivo moxarrero), tres italianismos (pavés, piloto y tablachina), dos lusismos (cabilla y carabela), un helenismo bizantino (jarcia), un término del gótico (espuela), uno onomatopéyico (bomba) y seis de origen desconocido o incierto (cabrestante, caparazón, galleta, garbanzo, látigo y rezón) [TOTAL léxico patrimonial + préstamos: 65+16+16+14+3+2+1+1+1+7= 126]. Los vocablos restantes corresponden a derivados: 32 por sufijación (ampolleta, azadón, babera, bacineta, bandera, bizcochero, botija, cabezada, caldera, casquete, cebadera, cerbillera, chinchorro, clavazón, costal, esquipazón, estribera, flocadura, ladrillo, manzanilla, mareaje, marinero, mastelecillo, moxarreros [anzuelos ], pargueros [anzuelos], pernería, picadera, tajador, tonelero, tornero, vacineta y visitador), tres por acortamiento y/o metábasis (fisga, jineta, obra [muerta] y calafate), uno por parasíntesis (afletar) y siete con cambio de género (barco, cincha, colodro, grana, lombarda, tolda y vela); compuestos léxicos (3: el posible italianismo tablachina, picamartillos y armatoste) y locuciones, colocaciones o compuestos sintagmáticos (21: agujas de marear, anzuelos de cadena, arcos de cuartos de tonel, arcos de fierro, arcos de pipa, calderas de fierro, castillo de proa, clavos de costado, clavos de media talla, clavos de medio torno, clavos de tillado, clavos de torno, clavos palmares, de respeto, obras muertas, pie de cabra, pipas de villalva, sierra de mano, sierra francesa, toneles abatidos y toneles de villalva) [TOTAL derivados + compuestos léxicos + compuestos sintagmáticos: 30+4+1+7+2+21=65]. A estos número hay que añadir los no incluidos en DECH, de historia desconocida, neologismos semánticos o calcos: betumen, buydores, cubierta, esposas, planetas y verso [6]. [TOTAL DE TOTALES: 127+65+6=198, por la repetición de tablachina, obra muerta y alguna otra. La intersección entre derivación y composición (morfología), préstamo léxico y calco semántico, neología formal y semántica obliga a hacer estudios específicos en cada caso para establecer que recursos léxicogenéticos operan en cada caso; por ejemplo, cebadera es un derivado morfológico que a su vez da lugar a la designación de una vela por metáfora (neología semántica).

  1. Los neologismos o primeras documentaciones en el vocabulario del Libro de Armada de la expedición a la Especiería

Tras esta visión general de la cuestión cronológica y genética, me centraré en lo que resta de trabajo en los posibles neologismos o voces documentadas por ver primera en castellano en este texto. Para ello tomo como referencia las fechas de primer testimonio escrito recogidas en el DECH y las completo con la información disponible en la red, principalmente DICTER, CDH y CORLEXIN.

Se podrían considerar primeras documentaciones, a la vista de las fechas aportadas por el e-DECH, los testimonios del Libro de Armadas de la expedición a la Especiería (1506-1508) para estas 32 palabras: mareaje (incluido en DECH sin fecha de datación) y de respeto (no en DECH) ¾en el apartado de navegación¾; alhamel (1.ª doc.: 1.ª ac., 1585, López Tamarid; 2.a y 3.a ac., Aut., Acad. 1780 Supl.) y bizcochero (no en DECH) ¾para los nombres de oficios¾; cabrestante (1.ª doc.: 1518, Woodbr.; 1535, Fz. de Oviedo), cebadera (‘vela que se envergaba en una percha cruzada bajo el bauprés’ [h. 1600, Rosas de Oquendo, RFE IX, 344]), latas (Aut. […] agrega que en la Náutica son «vigas de las cubiertas superiores» y cita el Vocab. Marít. de Sevilla (1696)), mastelero (masteleo, h. 1573, E. de Salazar, Cartas, p. 55; 1587, G. de Palacio, 90; 1611, Th. Cano; y otros ejs. en Jal, p. 983; mastelero, 1528 (?) Woodbr.; 1696, Vocab. Marít. de Sevilla; Aut.), mástil (1.ª doc.: maste, h. 1260, Partidas; mástil, 1587, G. de Palacio), obras muertas (no en DECH) y racamento (1.ª doc.: h. 1573, Salazar) ¾partes de la embarcación¾; chinchorro (‘especie de red a modo de barredera que usan los pescadores para pescar’ [1588, en el dominicano C. de Llerena: RFE VIII, 1252; Aut. lo da como usado en España], ‘barquichuelo de pesca empleado en América’ [1519, Woodbr.; ambas acs., 1616, Oudin; 1680, Recopil. de Indias], ‘especie de esquife, el menor de los botes anejos a un navío’ (Acad. 1884, no 1843)), duela (1.ª doc.: 1527, Ordenanzas de Sevilla; 1607, Oudin; 1681, Recopil. de Indias), esquipazón (‘tripulación’ [Argensola, 1609]), estoperol (‘trozo de filástica vieja’ [1604, G. de Alfarache, Cl. C. V, 173.5]), fisga (‘tridente para pescar’, 1519 (Woodbr.), 1590, J. de Acosta; Oudin; ‘burla’, 1605, Quijote; J. Hidalgo; Covarr.), mojarrero derivado del ictiónimo mojarra (como nombre del pez, h. 1581, almojarra, 1676, D. Fernández Navarrete (DHist.)), parguero derivado a su vez del ictiónimo pargo (1.ª doc.: 1520, Fdz. de Oviedo (Nougué, BHisp. LXVI); 1613, Torquemada. Monarquía Indiana (según Terr.)), pernería (no en DECH), picadera (Picadero [S. XVII, Aut.]), picamartillos(no en DECH), pie de cabra (no en DECH), rezón (1.ª doc.: resón, 1587, D. García de Palacio (fº 152v°); rezón, E. de Terreros) y roldana (h. 1573, E. de Salazar; Oudin; Recopil. de Indias en Aut.) ¾pertrechos¾; betumen (no en DECH), en cuanto a provisiones; babera (sin datar en el DECH), cerbillera (no en el DECH), tablachina (h. 1570, Mármol, Aut.; Pz. de Hita, ed. Blanchard I, 194) y verso (no recogido en el DECH) ¾armas¾; cordellate ([1511], del cat. cordellat [1507; un cordellant de 1485 sería esto mismo (Fs. Wartburg 1958, 584), pero falta verificarlo mejor], cubierta (sin fecha en el DECH) y petral ([«la correa que se pone ante el pecho del cavallo, que es petral», A. de Palencia 22b, 136d; ya en el vocabulario de med. S. XV, RFE XXXV, 339; Covarr.] y después pretal [h. 1600, Aut.]) ¾en la categoría de mercancías diversas¾.

En el caso de mástil (en el Libro de Armada se lee mástel) y petral nos enfrentamos a cuestiones meramente formales, pues los términos ya se documentan en la Edad Media y a finales del XV, respectivamente: máste y pretal. En los casos de babera (sin datar en el DECH), betumen (no en DECH), bizcochero (no en DECH), cerbillera (no en el DECH), cubierta (sin fecha en el DECH), de respeto (no en DECH), mareaje (incluido en DECH sin fecha de datación), obras muertas (no en DECH), pernería (no en DECH), picamartillos (no en DECH), pie de cabra (no en DECH) y verso (no recogido en el DECH), Corominas y Pascual no se pronuncian respecto a la fecha de documentación o directamente omiten la palabra (derivados o compuestos léxicos en la mayoría de los casos), el significado (verso), la variante (betumen) o el compuesto sintagmático (de respeto, obras muertas, pie de cabra) en cuestión. Dejaremos estos casos para un trabjo posterior y trataré de revisar la historia de los vocablos datados en el DECH con fecha posterior a la redacción del Libro de Armada…, es decir el resto de las palabras antes enumeradas.

  1. Conclusiones

En conclusión, el aporte del Libro de Armada de la expedición de la Especiería para la historia del léxico español, y al NDHE, es especialmente destacable en el área del vocabulario náutico y naval, al que pertenecen cabrestante, cebadera, esquipazón, estoperol, lata, mastelero, racamento, rezón y roldana. Estos términos no se incluyen en CORLEXIN, aunque sí en DICTER y en el CDH. En otros casos, esta documentación puede aportar datos sobre vocabulario raro, sin datos en CORLEXIN ni en DICTER, marcado geográficamente, como alhamel, o diatécnicamente, como chinchorro, fisga, mojerrero, parguero y tablachina; en dos de estos casos (fisga y tablachina), resulta significativo que la documentación anterior aparezca en el diario del primer viaje de Colón, documento integrable en la línea de los conservados en el AGI.

En otros casos, este aporte no es tan significativo, como en los casos de cordellate, duela y picadera, todos ellos con ejemplos en otro tipo de documentación notarial, como confirma su aparición en CORLEXIN.

Bibliografía

Congosto Martín, Yolanda (2016): «El Archivo General de Indias de Sevilla en el Nuevo diccionario histórico del español: corpus léxico de la navegación y la gente de mar (siglos XVI-XVIII)», en: Mariano Quirós García, José Ramón Carriazo Ruiz, Enma Falque Rey y Marta Sánchez Orense: Etimología e historia en el léxico del español. Madrid/Frankfurt: Iberoamericana/Vervuert, 431-450.

Gil, Juan (2016): «Notas lexicográficas», en: Mariano Quirós García, José Ramón Carriazo Ruiz, Enma Falque Rey y Marta Sánchez Orense: Etimología e historia en el léxico del español. Madrid/Frankfurt: Iberoamericana/Vervuert, 139-143.

Imagen del encabezamiento: Fotografía del Libro de armada de la expedición a la Especiería, tomada del Portal de archivos españoles (PARES).
Texto y diapositivas: presentación en el I Seminario Internacional de Lexicología y Lexicografía Históricas. “Lengua, Historia y Sociedad. Del Archivo General de Indias al Nuevo Diccionario Histórico del Español” celebrado del lunes, 9, al miércoles, 11 de Mayo, de 2016 en el Archivo General de Indias y la Facultad de Filología de la Universidad de Sevilla.