Archivo de la etiqueta: vocabulario

La Navegación del Alma: incógnitas filológicas de la poesía lexicográfica

Eugenio de Salazar (c. 1530-1602) constituye un prototipo de funcionario al servicio de la Corona en la Península, Canarias, el Caribe y América.  Trasladado a ejercer el oficio de fiscal a la audiencia de México, adonde llegó en 1582, se integró en la rica vida cultural de la ciudad. Otorgó testamento en mayo y diciembre de 1601 y murió al otoño siguiente, el 16 de octubre de 1602.

El próximo viernes, dos de junio, impartiré una conferencia en la Université de Neuchâtel sobre la lengua y el estilo de este autor, con especial atención a los asuntos filológicos atingentes a uno de sus textos poéticos, la Navegación del Alma por el discurso de todas las edades de el hombre, un poema alegórico moral que sigue el modelo dantesco y destaca por el empleo de tecnicismos náuticos en la construcción de la alegoría que lo vertebra: el héroe, el alma del hombre, debe atravesar distintos infortunios y afrontar peligros varios en su singladura por las siete edades de la vida humana. Lo que más ha llamado la atención de la crítica sobre el poema ha sido que Salazar alegorice utilizando no solo la metáfora náutica, que es tópica (Locke, 2011: 28-31), sino un vocabulario marítimo perfectamente específico. Tanto sorprende este rasgo, que hace preguntarse a Maldonado Macías (1995: 141) cómo es posible que Salazar hubiera asimilado tanto vocabulario náutico en los pocos trayectos en barco que hizo, subrayando la “enorme cantidad de vocablos marineros que había logrado aprender en el breve lapso de 40 días” (Maldonado Macías, 2009: 221). Por desgracia, esta cualidad es la que ha movido al propio Maldonado Macías a repudiar el estilo de la Navegación, que califica peyorativamente de “poesía léxica” o “lexicreografía versificada” (2009: 70).

Como ha afirmado Antonio Sánchez Jiménez, dejado de lado el juicio de valor, la etiqueta resulta interesante, pues pone de relieve un rasgo estilístico clave del texto de Salazar. Además, sirve para relacionar al autor madrileño con otro personaje del vierreinato, Diego García de Palacio, del que era amigo desde al menos 1583. Maldonado Macías (2009: 197) ha especulado con que Salazar ayudara a García de Palacio con sus Diálogos militares e incluso aventura que el madrileño “metió baza, en igual forma, a la redacción y al proceso editorial de la Instrución náuthica” (Maldonado Macías, 2009: 205). Puesto que los dos autores eran amigos y las obras comparten intereses muy concretos, algunos críticos han propuesto que García de Palacio debió de inspirar a Salzar. Es el caso de Othón Arróniz (1980: 40) o del propio Maldonado Macías (2009: 197). Sin embargo, los cotejos del Vocabulario de los nombres que usa la gente de mar (Instrución, pág. 129r y siguientes) con las glosas del poema y del léxico de ambas obras no permiten concluir que existiese un plagio o que una sea fuente de la otra. Sobre esta y otras incógnitas filológicas del texto de la Navegación, como paradigma de la poesía lexicográfica virreinal, trataré de arrojar alguna luz el próximo viernes en Neuchâtel. Estáis todos invitados.

BIBLIOGRAFÍA

Othón Arróniz (1980): El despertar científico en América: la vida de García de Palacio (documentos inéditos del Archivo de Sevilla). México: Universidad Autónoma de México.

Jessica C. Locke (2011): Qui navigant mare enarrant pericula eius: La Navegación del alma de Eugenio de Salazar. México: El Colegio de México.

Humberto Maldonado Macías (1995): Hombres y letras del Virreinato. ed. de José Quiñones Melgoza y María Elena Victoria Jardón. México: Universidad Autónoma de México.

Humberto Maldonado Macías (2009): Estudios sobre la Navegación del alma de Eugenio de Salazar. ed. de José Quiñones Melgoza. México: Universidad Autónoma de México.

Presentación bibliográfica

José Ramón Carriazo Ruiz (2015): El vocabulario de la navegación en el Siglo de Oro. La Coruña: Universidade da Coruña (anexos de la Revista de Lexicografía 34). 311 pp.

Desde el punto de vista lingüístico, el registro marinero, tanto en su vertiente náutica como en la naval, se configura como objeto de estudio en cuanto tecnolecto. Como tal, comparte la mayoría de los modos de decir con el estándar; es decir, no se diferencia de él en el plano fónético o morfosintáctico. En cuanto a su estructura interna, el tecnolecto mantiene estrechas relaciones con el estándar, que Baldinger intentó reflejar al enunciar la teoría de los círculos concéntricos, especialmente idónea para el análisis del nivel léxico. Según esta, habría un núcleo “duro” de tecnicismos exclusivos del habla de profesionales, mientras que otras áreas léxicas, alejadas de este núcleo central, compartirían muchos de sus ítems con el estándar. En nuestro estudio hemos tratado de distinguir ambas esferas, para lo cual hemos recurrido al análisis lexicográfico, piedra de toque para el examen lexicológico de un determinado vocabulario.

Sin duda, es en el nivel léxico donde se concentra la mayor especificidad correspondiente al tecnolecto náutico y naval. El estudio de su génesis y desarrollo en el Siglo de Oro ha de pasar por el análisis diacrónico y documental del vocabulario, tanto en su faceta formal como semántica. La selección y posterior clasificación de las voces que conforman el corpus léxico constituye el núcleo del estudio lingüístico e histórico. Los criterios que han servido para completar ambos procesos corresponden a la lexicología, tal como esta se ha desarrollado en los últimos cincuenta años.

Para la delimitación de los tecnicismos nos hemos ayudado de la obra de B. E. Vidos, pionero en el marco de la lingüística románica de los estudios sobre el vocabulario técnico náutico y naval. Su metodología, fundamentalmente onomasiológica, se basa en el concepto de realidad designada. Además de este criterio, hemos recurrido en nuestro análisis al concepto de uso especializado o específico, marcado frente al estándar, cuyo conocimiento emana del estudio textual de los escritos especializados, clave del trabajo. Por ello, en definitiva, cada tecnicismo estudiado comparte con el resto, bien un específico valor designativo vinculado al mundo del mar y la navegación, bien un uso particular por parte de los profesionales, reflejado en sus escritos, o ambos, en la mayoría de los casos.

El estudio que presentamos halla su verdadero valor, dentro del ámbito lexicológico, en la historia del léxico, sin pretensiones de penetrar en la esfera de lo lexicográfico. Establecemos, eso sí, una clara distinción entre formas simples y derivadas, voces patrimoniales, cultismos, préstamos y neologismos semánticos. Asimismo, nos ocupamos de distinguir las voces según la realidad designada en grupos onomasiológicos coherentes. Sin embargo, es, sobre todo, la clasificación cronológica y el establecimiento de fechas lo más precisas posibles de primera documentación de los vocablos, uno de los propósitos más firmes de nuestro empeño. Así pues, solo mediante la combinación de la clasificación onomasiológica, lingüística y cronológica de las voces se puede describir la génesis y desarrollo del moderno registro marinero, tanto en su vertiente náutica como en la naval.