Escribir bien en español

Hoy comienza el curso de extensión universitaria Escribir bien en español: corrección, discurso, estilo, género, norma y redacción académica en lengua española, organizado por UNED Cantabria en Santander (nota de prensa). Aquí presento el guion y una breve bibliografía que utilizaré en mis lecciones, para que los estudiantes matriculados puedan realizar la evaluación propuesta. Espero que sea útil.

Norma, variación, discurso e identidad: la lengua española en el siglo XXI (recursos digitales para la escritura académica)

Introducción general a la lengua española

      • Comunicación, lenguaje y lenguas. La norma lingüística: corrección y adecuación
      • Breve historia de la prescripción (Dante: De Vulgari Eloquentia). Modelos lingüísticos del español y norma en el primer nivel de análisis lingüístico: ortoepía, ortología, ortografía y pronunciación culta

¿Qué se considera escribir bien?

Norma, variación, discurso e identidad

      • La norma. Lengua histórica y normatividad
      • Norma y variación. Pluralidad y jerarquía
      • Norma e identidad lingüística. La unidad
      • Norma y discurso. Los usos de la lengua. Los agentes normativos. Léxico y vocabulario
      • Adecuación y estilo. Las lenguas funcionales y el léxico
      • Estilo y variación. La sinonimia
      • Norma, estilo y variación. La parasinonimia y la paronimia. La polisemia
      • Corrección, estilo y norma. El lapsus y la errata. La escuela, el aprendizaje, las faltas y los errores
      • Corrección y estilo. La semántica aplicada. El dominio del significado. Ambigüedad y vaguedad
      • Sistema, norma y discurso. La lengua histórica. Dialectos, niveles de lengua culturales, ámbitos profesionales, estilos de habla (estilos discursivos), etc. La adecuación. El cambio semántico. La metáfora. La ironía. El disfemismo. El préstamo semántico

La lengua española y el lenguaje inclusivo: breve guía para el uso del género gramatical (con otras cuestiones léxico culturales de rabiosa actualidad)

La lengua española y el lenguaje inclusivo: breve guía para el uso del género gramatical

Otras cuestiones léxico culturales de rabiosa actualidad

        • Gramática, ortografía y pronunciación

        • Escritura y comunicación digital

        • Diccionario, sociedad y cultura

          • Neologismos: brillibrilli, juernes, machirulo, reduflación
          • Extranjerismos: software, pizza o parking.
          • almóndiga, murciégalo, asín.
          • toballa, otubre, vagamundo.
          • palabro.
          • bluyín.

 

Bibliografía

  • Anna Bartra (2009): «La enseñanza del léxico». Elena de Miguel (ed.): Panorama de la lexicología. Barcelona: Ariel, pp. 435-463.
  • Paz Battaner Arias y Carmen López Ferrero (2019): Introducción al léxico, componente transversal de la lengua. Madrid: Cátedra.
  • Antonio Briz (coord.) (2008): Saber hablar. Madrid: Instituto Cervantes.
  • José María Brucart (2016): «Gramática y norma lingüística». En: María del Carmen Horno Chéliz, Iraide Ibarretxe Antuñano y José Luis Mendívil Giró (eds.): Panorama actual de la ciencia del lenguaje. Zaragoza: Prensas de la Universidad de Zaragoza, páginas 85-104.
  • Rocío Caravedo (2014): Percepción y variación lingüística. Enfoque sociocognitivo. Madrid/Frankfurt: Iberoamericana/Vervuert.
  • Manuel Casado Velarde (2021): Curso de semántica léxica. Pamplona: EUNSA.
  • José Manuel Igoa (2009): «El procesamiento del léxico». Elena de Miguel (ed.): Panorama de la lexicología. Barcelona: Ariel, pp. 405-444.
  • Luis Fernando Lara (2004): Lengua histórica y normatividad. México: El Colegio de México.
  • Luis Fernando Lara (1997): Teoría del diccionario monolingüe. México: El Colegio de México.
  • José Luis Mendívil Giró (2020): «El masculino inclusivo en español», Revista Española de Lingüística, 50, 1, 35-64.
  • José Luis Mendívil Giró y Juan Carlos Moreno Cabrera (2016): «¿Qué es una lengua? Biología, historia y cultura en el lenguaje humano». En: María del Carmen Horno Chéliz, Iraide Ibarretxe Antuñano y José Luis Mendívil Giró (eds.): Panorama actual de la ciencia del lenguaje. Zaragoza: Prensas de la Universidad de Zaragoza, páginas 33-59.
  • Francisco Moreno Fernández (2002): Producción, expresión e interacción oral. Madrid: Arco Libros.
  • Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2018): Libro de estilo de la lengua española según la norma panhispánica. Barcelona: Espasa.

44 comentarios sobre “Escribir bien en español”

  1. Buenos días,
    Me gustaría saber si los certificados del curso han sido enviados, puesto que aún no he recibido nada en el correo, y no sé si es necesaria información adicional.

    Muchas gracias. Buen verano.

  2. Este curso lo hice porque quiero responder a la pregunta ¿por qué no escribo?
    Hoy dije: “es ahora o nunca” ¡debo hacerlo!

    ¡Ay, qué susto!

    Si yo te contara…

    No sabía como hacerlo y sin embargo inspirada en la experiencia de aprendizaje, aquí estoy aprendiendo a escribir bien, escribiendo.

    Me apetecía mucho hacerlo; aunque, la inseguridad en varias oportunidades invadió mi iniciativa.

    Con toda seguridad, sí lo hubiera sabido antes, no habría cometido tantos errores.
    ¡Ojalá todo salga mejor esta vez!

    Ambos profesores con el interés de ayudar a mejorar el conocimiento de nuestro idioma, en particular, al estilo con el que escribimos. Consideraron pertinente orientar el aprendizaje sobre pautas gramaticales, ortográficas y léxicas.

    Desde un principio quedó claro la razón por que ellos lo podían hacer; porque no solo lo saben, sino que también lo explican muy bien. Es decir, desarrollaron la clase con profunda sensibilidad, interés y didáctica al interactuar con los alumnos tanto de manera presencial como en línea.

    Uno de los alumnos que asistió el primer día es mexicano y, su nombre es Pedro.

    -Hola- Saludó Pedro.
    -¿Qué tal?-dijo Ana-.¿Entiendes el uso de la mayúscula?
    -!Sí! Contestó Pedro-.¿ tú ?
    -Sí- sonrió Ana-; al menos, eso creo.
    -¿Qué horas son?- quiso saber Pedro.
    -Quieres saber -¿Qué hora es en la Península?- pregunta Ana a Pedro-
    -Si- ¿Qué horas son en la Península?- preguntó de nuevo Pedro.
    -Bien -Ana notó que Pedro se incomodaba y dijo-: Es la unidad y variedad del español peninsular y el americano.

    Vaya experiencia … ¡Escribir, corregir, escribir!

    Aprender haciendo.

  3. Apurando últimas horas. Corre , corre que no llegas

    El curso me ha sido más que útil. Me ha ayudado a refrescar la gramática que, por lo que he visto, la tengo pendiente de bastantes actualizaciones por la nota tan justa que he sacado en el test de Cristóbal.
    Las clases tanto de Cristóbal como de José Ramón me han encantado.
    Tengo una solicitud que hacer al respecto. ¿Es posible tener los audios- videos de las clases del curso?
    Hecho en falta eso, en los materiales que se facilitan y me gustaría tenerlos porque me animan. Me explico.
    Escuchar al profesor Carriazo siempre es un placer porque la forma de dar las clases me engancha y me hace reír. Aparte de todo lo que aprendo por el amplio conocimiento que generosamente nos brinda.
    En los tiempos que corren estás píldoras de conocimiento que está tan bien transmitido y explicado, me gusta prescribírmelas una vez al día cuando estoy “de bajón”.
    Del profesor Cristóbal, puedo decir que ha sido todo un descubrimiento para mí, y también quiero prescribirme su medicación gramatical, dada la amenidad con la que ha sido expuesta.
    Profesores así es lo que hace falta. Se necesitan docentes que transmitan su conocimiento de forma amena, divertida, y destaco de ambos su sentido del humor.
    Así que, me reitero en mi petición y por favor, a modo de súplica, ya me informarán como conseguir estos audio-videos, o solo con los audios porque también me conformo con ellos.
    Espero que se hagan más ediciones de cursos parecidos a este, porque son necesarios y no se encuentran fácilmente, o yo no he sabido encontrarlos.
    Felicitarles por este curso y por su extraordinaria capacidad de trasmisión de la materia . No se olviden de este paciente y de su tratamiento, por favor. Espero la receta. Muchas gracias
    Feliz Verano.

  4. Hoy, línea muerta.
    De ahora en adelante, procuraré no volver a emplear los anglicismos tan al uso en mi entorno profesional. Eso si, sustituyéndolos adecuadamente por las correspondientes expresiones españolas.
    Que la Palabra nos lleve a la Vida.
    Un saludo.

  5. Elige una tarde cualquiera, un rincón en casa y un libro. Las gotas de lluvia golpean levemente el cristal de la ventana. Elige también eso. Incluso una tormenta puede servir como banda sonora. Parece una escena sacada de una película o de un libro, pero todos hemos disfrutado alguna vez de un momento parecido.

    También nos sirve una mañana de fin de semana, entre las ocho y las diez; no antes, porque eso ya es madrugar y las once ya es tarde para un desayuno. Nuestra cafetería es la de siempre y está concurrida como de costumbre. La gente conversa, pero con el volumen justo y necesario, como si lo hubiéramos ajustado a nuestro gusto. Un tono más alto siempre molesta, pero el ruido es imprescindible en bares y cafeterías. Al fin y al cabo son lugares de encuentro con otras personas o con uno mismo. Las cafeteras echan humo. Hay tazas y cucharillas en movimiento. También se oyen otros ruidos imprecisos. Acompañados o a solas, no frecuentamos las cafeterías para no encontrarnos con nadie. El silencio allí siempre incomoda.

    Nos trasladamos ahora a una biblioteca buscando la concentración para una tarde de estudio. Seguramente todos recordamos o imaginamos una escena similar. Estamos sentados frente a un libro. De fondo hay un silencio que no es silencio, hasta que oímos una página pasar. Alguien cruza el pasillo buscando un libro. Un bolígrafo y un rotulador se alternan sobre la mesa de quien también nos hace compañía. Y este ruido que no es ruido nos mantiene despiertos para seguir con nuestra lectura.

    Hay ruido que molesta y hay otro que acompaña. El silencio absoluto no siempre ayuda a concentrarse. Hay quien encuentra la inspiración con una música de fondo. Otros necesitan el murmullo de la gente en un bar para inventar sus historias. Muchos buscan la compañía de la radio o la televisión. A nuestros oídos les gusta escuchar los mismos sonidos en ciertos lugares y nuestro cerebro ha aprendido a suprimirlos. Los ignora, pero los necesita. Todo un misterio.

    Necesito ruido para escribir cualquier texto. Y estos párrafos no han sido una excepción. He disfrutado muchísimo del curso. Muy ameno y muy didáctico.

  6. Durante muchos años me ha frustrado participar en discusiones que acaban de mala manera o que no se pueden desarrollar de forma cabal. He llegado a la conclusión de que el problema casi siempre reside en la ambigüedad del lenguaje empleado, dando lugar a frases como: ¡me has entendido mal! o ¡no quería decir eso! Y yo me pregunto, ¿cómo puede ser que, con el lenguaje tan vasto y tan variado que tenemos, nos resulte tan difícil hacernos entender? El proceso es simple: el concepto tiene lugar en nuestra mente, lo formulamos con palabras y llega al receptor. Por tanto, si nuestro objetivo en una discusión o debate es hacernos comprender, ¿por qué no hacemos uso de las numerosas posibilidades lingüísticas para sustentar y enriquecer nuestras opiniones?
    Ipso facto, al comenzar este curso, Cristóbal San Miguel mencionó el principio de cooperación de H. P. Grice y enseguida me vinieron a la mente las palabras de Marco Tulio Cicerón, que nos invitaba a ponernos de acuerdo en el significado de las palabras antes de hablar. ¿Es tan sencillo como eso? ¿O eso no es tan sencillo?
    Asimismo, me gustaría compartir una frase que, curiosamente, en cada país es atribuida a un personaje diferente, y que dice algo así como “yo soy responsable de lo que digo y no de lo que tú interpretes”, afirmación que se aleja de este principio de cooperación del que hablamos y que navega a sus anchas en la arrogancia y en el cómodo relativismo, ya que, al fin y al cabo, cuando nos comunicamos, deberíamos de hacerlo desde la tolerancia y desde el deseo de ser comprendidos por el mayor número de personas –femenino inclusivo– posible. Con este comentario he querido solamente compartir unas reflexiones que me han llamado la atención a lo largo de la escucha en diferido de los vídeos y añadir retazos que he leído aquí y allá, entrelazando así periodos históricos diferentes que afrontan, no obstante, los mismos problemas.

    He disfrutado mucho de este curso de la UNED, lo he encontrado muy coherente y muy bien elaborado, tanto por Cristóbal San Miguel como por José-Ramón Carriazo, con una gran variedad de argumentos interconectados y explicados con numerosos ejemplos de los que valerse, durante cuatro sesiones de dos días, a través de una dinámica ágil, curiosa y, en definitiva, muy completa. La experiencia en diferido ha sido realmente buena y espero que se oferten otros cursos similares.
    P.S.: admito que mi patriotismo se vino arriba al oír a otra italiana en el curso y al escuchar mencionado al gran Dante Alighieri, forza!

  7. Procrastinar. El tiempo va pasando hasta que llega el último día. Siempre hay motivos y excusas. Al final, en la última semana y los últimos días, me he conectado para escuchar las videoconferencias. Ha sido una manera amena de refrescar y actualizar conocimientos.
    En un mundo globalizado, en el que no paramos de aprender idiomas, el objetivo de “escribir bien” me parece cada vez más difícil y más necesario.
    Cuando nos acercamos a la jubilación, como es mi caso, lo más cómodo sería acomodarnos . Sin embargo, la jubilación también puede ser una oportunidad para pasar de la escritura académica a la escritura creativa. En el fondo, todo es escribir, contar y comunicar.
    Esta cercanía de la jubilación me pone de nuevo en alerta sobre el paso del tiempo que en este curso hemos visto reflejado en la evolución de la lengua y, particularmente, en los cambios normativos vividos desde la infancia.
    Observo los libros que se amontonan en mi biblioteca y reflexiono sobre la tarea de escribir que va emparejada, desde mi punto de vista, con la de leer. Leer para escribir y escribir para leer.

  8. Buenas tardes, el curso me ha parecido bastante interesante, aunque he echado en falta un poco de mayor desarrollo del apartado final, relativo a La lengua española y el lenguaje inclusivo. ¿Podría facilitar bibliografía al respecto? Como fuente oficial, solo conozco el informe de la RAE (https://www.rae.es/sites/default/files/Informe_lenguaje_inclusivo.pdf)

    En otro orden de cosas, ¿considera que el lenguaje terminará normalizando el empleo de desdobles y expresiones artificiosas que buscan expresar el género neutro sin recurrir al masculino genérico? ¿O es una moda pasajera? ¿Ha ocurrido algo así otras veces en la Historia? ¿Con qué desenlace?

    Un saludo.

    1. Es verdad que el asunto del lenguaje inclusivo no mereció tanta atención finalmente como se proponía al inicio. Creo que es porque no nos pareció interesante. Bibliografía sobre este asunto hay un montón, pero es difícil encontrar argumentos nuevos y la mayoría de los autores repiten los mismos razonamientos fuertemente teñidos de ideología. No resulta fácil saber lo que ocurrirá en el futuro. Sí ha habido casos de pronombres y formas de tratamiento que han cambiado de la noche a la mañana en países enteros (el voseo desapareció en Nicaragua después de la revolución sandinista y se extendió el tuteo, gracias a la acción, sobre todo, de la radio). Los hablantes van cambiando en sus usos y hábitos lingüísticos a lo largo de su vida. Hay estudios muy interesantes en sociolingüística histórica que describen esos cambios o evoluciones. A mí me parece especialmente recomendable el artículo del profesor José Luis Blas Arroyo: “Identidades lingüísticas invariables? Trayectorias idiolectales ante la variación y el cambio lingüístico en el español clásico“, publicado en la Revista Internacional de Lingüística Iberoamericana. Vol. 15, No. 2 (30) (2017), pp. 117-144. Espero que le guste.

  9. Procrastinar. El tiempo va pasando hasta que llega el último día. Siempre hay motivos y excusas. Al final, en la última semana y los últimos días, me he conectado para escuchar las videoconferencias. Ha sido una manera amena de refrescar y actualizar conocimientos.
    En un mundo globalizado, en el que no paramos de aprender idiomas, el objetivo de “escribir bien” me parece cada vez más difícil y más necesario.
    Cuando nos acercamos a la jubilación, como es mi caso, lo más cómodo sería acomodarnos . Sin embargo, la jubilación también puede ser una oportunidad para pasar de la escritura académica a la escritura creativa. En el fondo, todo es escribir, contar y comunicar.
    Esta cercanía de la jubilación me pone de nuevo en alerta sobre el paso del tiempo que en este curso hemos visto reflejado en la evolución de la lengua y, particularmente, en los cambios normativos vividos desde la infancia.
    Observo los libros que se amontonan en mi biblioteca y reflexiono sobre la tarea de escribir que va emparejada, desde mi punto de vista, con la de leer. Leer para escribir y escribir para leer.

  10. “La naturaleza […] hizo nacer en nuestras almas desde un principio un amor invencible por lo que es siempre grande y, en relación con nosotros, sobrenatural. […] si uno pudiera mirar en derredor la vida y ver cuán gran participación tiene en todo lo extraordinario, lo grande y lo bello, sabría, en seguida, para qué hemos nacido” (Longino, Sobre lo sublime).

    Sin duda, el curso al que hemos asistido ha sido tan provechoso como entretenido. Me atrevo a decir que ha superado las expectativas de todos nosotros. En las sesiones del profesor Carriazo (ahora sabemos que puede escribirse José Ramón o Joserramón) hemos aprendido riendo, y eso es lo más importante. Ha cumplido con la máxima horaciana de “prodesse et delectare”.

    Ha demostrado una maestría asombrosa en cuanto a ἐπιστήμη se refiere, acompañada de una arrolladora τέχνη que adornaba con una envidiable rapidez de pensamiento y de asociación de ideas. Y es que sus clases han sido sublimes en tanto en cuanto asombrase por lo sublime es sentir terror, terror por la grandeza del vasto conocimiento científico existente en nuestra lengua. Gracias por obsequiarnos con tu sabiduría lingüística, que aterra por su condición de sublime.

    Un abrazo.

    1. Impresionante comentario. Muchas gracias, Livia, por tus amables palabras. La vastedad del conocimiento es tan aterradora como la muerte y el silencio: “Y cuando el Cordero rompió el séptimo sello del rollo, hubo silencio en el cielo durante una media hora”. (Ap 8:1). Este fin de semana toca ver una vez más Det sjunde inseglet de Ingmar Bergman. Un fuerte abrazo.

  11. Buenas tardes:
    Aquí estoy, in extremis, terminando las tareas del curso de español. ¡Qué vida esta, en la que no saco tiempo ni para seguir un curso al que me he apuntado por placer!
    Bueno, por placer, y por aclarar dudas que me surgen a menudo en mi trabajo, que sin tener que con ver la enseñanza ni con las letras, sin embargo, hace tanto uso del lenguaje. Escribo correos, solicitudes, proyectos, memorias, informes, noticias de prensa, carteles, folletos, guías, apartados de la página web… y leo otro tanto de lo mismo, y leyes y reales decretos y estrategias y planes de diversas instituciones, y me sorprendo de lo mal que se escribe, y me enfado por el esfuerzo que hay que hacer para leer y entender algunos textos.
    Así que por afán de mejorar me inscribí en este curso, que me ha parecido bien en general, aunque me interesaba principalmente aclarar dudas sobre puntuación, y no he tenido oportunidad para ello.
    Un saludo.

  12. En «La Odisea» Homero nos describe el mar de color vino oscuro y el cielo de color bronce. En la Antigua Grecia y en todas las antiguas civilizaciones (excepto en la egipcia y en algunas sociedades precolombinas con sus lapislázulis) no reconocían el color azul. Al no tener o existir el concepto o idea en sus mentes los antiguos no “veían” el azul.

    Los días 13 y 14 de mayo, viernes y sábado respectivamente, asistí en la UNED Cantabria a un curso intensivo de lengua española en el siglo XXI (norma, variación, estilos, discurso, identidad…) y ese mismo fin de semana, domingo por la mañana, llené el lavabo de agua para limpiar una de mis plumas estilográficas. Mientras la limpiaba, y antes de rellenar el émbolo de tinta, me puse a escribir sobre el agua con el plumín; hilos de tinta azul flotaban, formaban círculos y se expandían hasta desvanecerse en el agua. Aquello me divertía y al tiempo transportó mi mente a una de mis películas favoritas de ciencia ficción, «La llegada», de Villeneuve y entonces pensé en la hipótesis lingüística de Sapir-Worf y en la teoría de Noam Chomsky, «biolingüística» («¿Por qué solo nosotros? Evolución y lenguaje». Robert C. Berwick- Noam Chomsky. Ed. Kairós).

    «Los límites de mi lenguaje significan los límites de mi mundo». Ludwing Wittgenstein.

    -Viernes, 13 de mayo/sábado 14 de mayo. «Errores ortográficos frecuentes. Guía de actualización (y de supervivencia) / Incorrecciones e impropiedades en la redacción de textos. Algunas soluciones». Cristóbal San Miguel, licenciado en filología.

    -Viernes, 13 de mayo/sábado 14 de mayo. «Norma, variación, discurso e identidad: la lengua española en el siglo XXI (recursos digitales para la escritura académica) / La lengua española y el lenguaje inclusivo: breve guía para el uso del género gramatical (con otras cuestiones léxico culturales de rabiosa actualidad)». José Ramón Carriazo Ruiz.

    Esperemos que planifiquéis, y podáis sacar adelante, un curso sobre lingüística y de la lengua española. Enhorabuena por este que nos habéis dado, ha sido magnífico.

  13. Siento que en el comentario anterior que he escrito no aparezcan los puntos y aparte con los párrafos separados.
    Aunque sí los puse, no aparecen.

  14. Estimado profesor:
    Lo que me ha llevado a realizar este curso es comprobar que lo que aprendí en EGB, y tenía muy afianciado, se ha quedado obsoleto.
    No solo la tecnología y el mundo de las Ciencias avanza, también la Lengua y el mundo de las Humanidades.
    Me cuesta escribir “solo” sin tilde, cuando dicha palabra puede sustituirse por “solamente”. Lo mismo me ocurre con algunos monosílabos que ya no llevan la tilde, cuando antes del 2010 sí la llevaban. Magnífico trabajo el del profesor Cristóbal para tener en cuenta las reglas gramaticales de la RAE del año 2010, y aunque ya no son tan nuevas, me cuesta afianzarlas.
    Gran logro el del lenguaje inclusivo, como adaptación a la realidad social.
    Por otro lado, en mi opinión, la globalización y “sentirnos tan cerca unos países con otros”, mezclando palabras (mesticización lingüística lo llamaría yo y como tal, enriquecedora) me hacen dudar de casi todo lo que escribo . Ya no sé si, por ejemplo, la palabra “realmente” significa “en realidad” o me confundo con “actualmente” que se parece a la palabra inglesa “actually” que significa “realmente”. Los denominados “falsos amigos”, tal y como ha ido mencionando en el curso (poniendo ejemplos en el curso con el italiano, francés u otros idiomas hispanoparlantes) …. El mestizaje lingüístico universal.
    Me complace saber que con la escritura creativa se puede llegar, incluso, a formalizar palabras en una lengua. De lo contrario,supongo, que no existiría la palabra como “espabilado” que tanto se ha nombrado en el curso.
    Con todo lo que he expuesto: “No siempre lo que escribo es lo que pienso, porque no siempre en lo que pienso encuentro cómo escribirlo.”
    Gracias por el curso. Un cordial saludo,
    Pilar

  15. Me inscribí en este curso para verlo posteriormente en diferido. Por dos motivos he tardado tanto en hacer las tareas (tanto el test de tu compañero como este comentario): por una parte, en el momento en que tuvo lugar estaba con otro curso de la UNED que debía terminar antes; por otra, he estado liado últimamente con mis exámenes finales. A pesar de ello, he cumplido con el plazo así que supongo que no se me tendrá en cuenta la demora, je, je.

    Siempre me ha interesado el correcto empleo del idioma, ya sea hablado o escrito, por lo que valoro mucho que se lleven a cabo actividades como esta. He aprendido y disfrutado mucho, así que espero que se lleven a cabo más ediciones del curso para que el buen uso de la lengua española, un gran desconocido para muchos (y me incluyo en varios aspectos), no sea una materia reservada para unos pocos.

    Un gran saludo.

  16. Buenas tardes,

    He asistido al curso en diferido y he de decir que me ha parecido muy interesante. Asimismo, la forma de impartir clase de ambos profesores ha hecho que las clases fuesen muy amenas y entretenidas. Los ejemplos y las aclaraciones usados (además de las preguntas y comentarios de los compañeros que estaban en el aula) han sido claros y útiles a la hora de entender el uso de determinadas palabras y expresiones.

    Muchas gracias y un saludo,
    Helena

    P.D.: Disculpe la tardanza en escribir el comentario.

  17. Hola. El curso me ha parecido muy interesante. Me ha abierto los ojos y la mente respecto al uso del español, a lo poco que representa España sobre el total de hispanohablantes y lo inaprensible que acaba por ser la lengua.. En cuanto a los profesores, tengo que decir que me ha encantado su forma de enseñar. La enseñanza de la lengua puede ser muy árida si no la imparte un profesor apasionado. Ese ha sido su caso. He escuchado las clases en diferido y todas han sido no solo muy ricas e interesantes (llenas de descubrimientos) sino también muy entretenidas.
    Enhorabuena por su trabajo.
    Un saludo

  18. Buenos días:
    Quería agradecer todas la explicaciones del curso. Asimismo el material me ha parecido muy interesante y me servirá para seguir profundizando en el tema . Por último, quiero subrayar lo útil que resulta tener un banco de recursos en el blog que nos sirva para mejorar nuestra competencia lingüística en español .
    Muchas gracias y un cordial saludo desde Bilbao

  19. Es un honor para mí hacer un comentario en este blog tan ilustre que estoy seguro que usaré a menudo en el futuro.
    Perdón por mi repelencia, pero, en lugar de visualizar el curso en diferido, he preferido verlo, no sé si estoy en lo cierto, pero visualizar me parece algo más etéreo, aunque por supuesto agradecería al profesor que me confirmara si estoy en lo cierto.
    El curso ha sido muy bueno y la pasión de los dos profesores por el lenguaje me ha enganchado durante las cuatro sesiones. Les felicito por el planteamiento y su desarrollo y los animo a que hagan nuevas ediciones en el futuro con temas que no se han podido tratar.
    Pero también me gustaría decir que es una pena que la tecnología de la UNED no nos permita disfrutar un poco más de cursos como este. Al no poder asistir al aula, el alumno que lo hace desde casa tiene que ver al profesor en una imagen muy pequeña que no permite seguir sus gestos, además la cámara siempre les graba de perfil, la diapositiva también es pequeña y lo peor de todo, no se entienden los comentarios de los alumnos que asisten a la clase, ni en el caso de José Ramón, los comentarios que hizo durante la exposición de Cristóbal. Es extraño que una universidad a distancia no tenga mejor resueltos esos temas utilizando plataformas que permitan intervenir desde casa como si se estuviera en el aula o que si se ve en diferido facilite avanzar o retroceder la grabación sin tener que hacerlo con el puntero del ratón.
    Pero lo importante es que en el curso se han tratado temas de “rabiosa actualidad”, que me han despabilado el interés por hablar y escribir bien. No obstante, seguiré jugando al baloncesto, no a baloncesto y cuando visite un museo de tapices y esculturas, nunca diré que son preciosas, sino preciosos.
    Por último me permito la licencia de anotar aquí una frase leída ayer en el diario Ultima Hora de Mallorca, en la sección de meteorología por si sirve para futuros cursos , decía así “Persistirán un día más las condiciones de sequedad ambiental y fuerte indigencia pluviométrica”

    Bueno, lo siento si he cometido errores, pero dicho todo esto y sin más “dilatación”, me despido desde Mallorca
    Saludos cordiales,
    Joséluis o José Luis o José Luís

  20. Buenas tardes,

    En primer lugar, me gustaría agradecer a los profesores por impartir este curso, ya que ha sido muy interesante y ameno. Se han tratado diversas cuestiones referentes a la
    lengua española en áreas como la gramática, el léxico, la ortografía, la sociolingüística, las variedades dialectales, las diferentes normativas y modelos lingüísticos, o el lenguaje inclusivo, entre otras. Además, se han visto multitud de ejemplos, e incluso anécdotas que han permitido conocer el origen de ciertas palabras y expresiones.

    Y en segundo lugar, ir viendo estos temas me ha permitido reflexionar acerca de la importancia de la lengua en el día a día, sea en su expresión escrita o hablada. En mi caso, es especialmente notorio los errores que se cometen en el entorno laboral, ya que está relacionado con las nuevas tecnologías. Veo cada día errores no solo a la hora de escribir textos que quieren cierta formalidad, sino también simplemente a la hora de comprender los propios documentos, al mantener conversaciones, etc.

    Un saludo,

    MGV

  21. Gracias profesor José Ramón
    por las sesiones del curso impartido.

    He sido alumno en diferido
    y lego aquí mi breve comentario.

    Sin ánimo de ser falsario,
    sin temor a no ser divertido.

    P.D.: Unos sencillos versos de regalo en su interesante blog.
    (agarcia2784 para conocer mi nombre siendo alumno UNED)

  22. El error y la corrección son dos conceptos con los cuales los hablantes no nativos tenemos una relación un poco extraña y esto es especialmente verdadero para los que hemos aprendido un idioma extranjero en el aula. Ahí nos enseñaron las reglas de lectura, la ortografía, la gramática, poco a poco hemos enriquecido nuestro vocabulario y mejorado las habilidades de expresión oral y escrita. Si bien el objetivo primario de este aprendizaje era mejorar nuestro nivel de competencia, creo que la evitación del error, y en consecuencia la corrección, eran –y son– una aspiración siempre presente a la hora de emplear la lengua extranjera. Esa corrección a menudo se identifica con el hablante nativo, con el que asociamos no solo el uso correcto del idioma, sino también el empleo de construcciones naturales y un uso fluido de la lengua.
    Para reflejar este proceso, en lingüística se habla de interlengua, o sea, un sistema lingüístico en continuo desarrollo que el aprendiz va alimentando mientras se dirige hacia el ideal de la L2. Dicho en otras palabras, la interlengua corresponde al proceso de adquisición de la lengua extranjera que, posiblemente, nunca podrá considerarse acabado, ya que es imposible alcanzar el conocimiento completo de una lengua. Tal vez sería más correcto hablar de inclinación o propensión hacia una L2 cada vez más correcta (con todo lo problemático que este término conlleva), natural y fluida.
    Estemos donde estemos en la interlengua, el error formará parte de nuestra relación con la L2 y, muchas veces, la causa de esos errores será la L1. Los errores causados por influencia de la lengua nativa se llaman interferencias o transferencias negativas y pueden ocurrir a cualquier nivel: fonético, gramatical, léxico, pragmático. Aparte las interferencias fonéticas, muy difíciles de controlar y corregir, las más comunes suelen producirse a nivel léxico y gramatical con falsos amigos y calcos morfosintácticos. Seguramente el número de interferencias disminuya conforme avanza el nivel de competencia del aprendiz, pero estos tipos de errores seguiremos cometiéndolos, aunque sea en forma de lapsus.
    Entonces, ¿es hablar como un nativo algo imposible de alcanzar? En mi opinión el nivel nativo es algo que se idealiza demasiado y puede producir en los aprendices un sentimiento de inadecuación. En cambio, sería más acertado concebir nuestro aprendizaje en función de la consciencia lingüística y de nuestra capacidad de plasmar el idioma para amoldarlo a las necesidades comunicativas y al entorno en el que hablamos o escribimos. En cualidad de hablantes, aunque no nativos, desarrollamos nuestro propio idiolecto, o sea, nuestra personal forma de expresarnos. De ahí que no todas las discrepancias con los nativos puedan considerarse errores o rasgos de cambiar o censurar.

    Estas líneas son sobre todo una exhortación para mí misma, para que aprenda a valorar más mi camino como aprendiz y a tener cada vez más motivación para seguir con este viaje sin fin que es el conocimiento de la lengua española.

  23. Me matriculé en el curso para verlo en diferido. Aprovechando que debemos dejar un comentario por aquí, quisiera plantear una duda que, durante la visualización de la primera grabación de todas —«Errores ortográficos frecuentes. Guía de actualización (y de supervivencia), por Cristóbal San Miguel Lobo»—, me surgió. En el test final, donde se repasa lo que se ha dado durante esas dos horas, hay diferentes preguntas sobre corrección y ortografía. La pregunta número seis reza:

    6. Marque el único enunciado que no se ajusta a la ortografía del español actual.
    (1 Punto)

    a) Recorreré las Islas Británicas con mi grupo de rock.
    b) A levantarse, gandules. Nos esperan cuarentaidós camiones repletos de cajas y hay que descargarlas hoy.
    c) Mi nombre es Ramírez, Joseluis Ramírez.

    Aunque «islas británicas» deba escribirse sin mayúsculas, yo me pregunto: ¿acaso «Joseluis» está bien escrito? Creo que debería ser «Joseluís» con tilde en la i, puesto que es una palabra aguda terminada en ese.

    ¿Qué opinan?

    Gracias por tomarse el tiempo de leerme. ¡Saludos!

    1. Hola, buenos días:

      Muchas gracias por el curso, que me ha parecido muy interesante, y al que he asistido también en diferido.

      Estoy de acuerdo en que se debería escribir Joseluís con tilde en la i por ser una palabra aguda terminada en -s.

      La verdad es que ignoraba que los nombres compuestos se podían escribir en una sola palabra hasta escucharlo en este curso. Resulta que soy profesor de secundaria y en los mensajes de correo electrónico enviados desde cuentas de correo del instituto pude ver que los nombres asociados a los correos electrónicos de los alumnos con nombres compuestos aparecían en una sola palabra, pero pensaba que se trataba de un error. Ahora ya sé que es correcto, aunque se me hace bastante extraño; ya sabemos que todas las novedades resultan extrañas al principio. Aun así, puede ser que en futuro escriba mi nombre como Josemanuel.

      Muchas gracias por los nuevos conocimientos que hemos podido adquirir.

      Un cordial saludo,

      José Manuel Piñeiro Gómez

  24. Asistí al curso casi de rebote, por una suma de coincidencias y fue una experiencia muy buena. Lo tratado en las clases fue enriquecedor y si duda mejorará nuestro modo de escribir.
    Espero repetir en un curso similar

  25. Hola, soy un comentario.

    Dentro de mi todavía ignorancia; soy estudiante de primero de Estudios Ingleses, me gustaría comentar lo que para mí ha significado y significa la lengua; ese medio tan afín a todos los hablantes y que forma parte de nuestra comunidad lingüística.

    Hablar bien ha sido uno de mis fervientes deseos desde que era joven, aunque nunca tuve la oportunidad ni el tiempo para adentrarme en la lengua española tal y como lo estoy haciendo ahora.
    Dentro de ese contexto, lo primero que destacaría es el mundo tan inmenso de posibilidades que engendra nuestra lengua, llámese castellano o español. En esa diversidad están englobados todas las variantes y todos los usos de nuestro léxico que conforman no solo las lenguas de nuestro país sino el español de América, Guinea Ecuatorial, Filipinas, etc. Según Manuel Seco: «Esa conciencia de hablar una determinada lengua implica un sentimiento de solidaridad entre todos los hablantes».

    Asimismo, el Diccionario de la Lengua Española, se encarga de recoger e incluir anualmente nuevas acepciones, enmiendas de acepciones, adicciones, etc. Entre las novedades expuestas en el DEL 23.5, se incluye la palabra fainá. [Adición de artículo]. (Tb. faina). m. o f. Arg. y Ur. Torta delgada de harina de garbanzos, que se cuece en el horno. Estos usos junto con todas las variantes del idioma, incluidos los usos coloquiales o populares, son fundamentales para la nivelación lingüística.

    Sin embargo, me gustaría mencionar el desprestigio que está sufriendo el español por parte de los hablantes bilingües de algunas comunidades autónomas. Es inadmisible la deslealtad hacia el español cuando, no olvidemos, es la lengua madre de todos los hispanohablantes y también la segunda lengua materna del mundo por número de hablantes (7,5%) y que además, posee un alto prestigio y reconocimiento internacional.

    Finalmente, considero que es responsabilidad de cada hablante de español el potenciar la lengua mediante su uso apropiado, ya que la lengua es nuestra conexión más perfecta y completa con la realidad objetiva y, asimismo, fomenta la cultura y hace posible la convivencia y el avance de la sociedad.

    Muchas gracias, José Ramón. Ha sido un placer.

  26. Buenas tardes:

    Lo primero que quiero hacer es agradecer a los docentes por el curso, ya que ha sido de gran interés, muy didáctico y también entretenido. Yo no he tenido la fortuna de asistir, ni de manera presencial ni virtual, pero aún así es un curso al que creo que voy a sacarle mucho provecho.

    Me surgen algunas dudas y tengo varios comentarios que hacer sobre algunos de los asuntos que se han planteado en las sesiones:
    – En primer lugar, en una lista como la que acabo de empezar a escribir ¿hay que usar siempre mayúscula al inicio de cada punto?
    – Siguiendo con las listas, y relacionado con la duda anterior: ¿es necesario finalizar una oración enunciativa con punto o se puede usar coma o punto y coma antes de pasar a la siguiente línea? (Porque asumo que finalizarlas con un signo ortográfico, cosa que no siempre sucede, es preceptivo).
    – En las perífrasis verbales formadas por dos verbos que admiten complemento directo como, por ejemplo, «Estoy leyendo este libro», ¿cuál sería la manera correcta de escribirlo con el pronombre «lo»: «Lo estoy leyendo»; «Estoy leyéndolo» o ambas?

    Hasta ahí mis dudas.

    En cuanto al lenguaje, que siempre ha sido mi pasión principal y la disciplina donde he enfocado mis estudios, me fascina cómo los niños comienzan a hablar. Soy padre de tres hijos y el punto en que empiezan a relacionar palabras con objetos y, mucho más, con conceptos abstractos es uno de los momentos más mágicos que se pueden vivir. Ayer mismo presencié, con mi hijo de tres años, uno de estos episodios: apareció un bote de Lacasitos en casa y, como mi hijo no sabía lo que eran ni cómo se llamaban, los llamó «chuches rodantes». Sabía que eran chuches y que eran redondas y, a falta de la palabra «circular», viendo que por la forma podían rodar las apellidó «rodantes». Si tienen un superpoder, es el de hacerse entender. Por acabar con los niños, y enlazando lo que dijo usted, profesor, en cuanto a los niños y la mentira: a nivel psicológico y de desarrollo cerebral, que los niños mientan es una buena señal en opinión de los expertos, puesto que (según su criterio) es indicativo de que saben diferenciar entre lo que es verdad y lo que no lo es y entender las consecuencias (dentro de un orden) de decir una u otra.

    Por último, y recogiendo el guante que usted lanzó, profesor, en cuanto a encontrar una errata en su blog, creo haber encontrado una en el apartado «Sobre mí»: en el segundo párrafo, decimocuarta línea, escribe usted entre paréntesis «(capitulo* 8)» y supongo que falta una tilde en la i porque me imagino que usted no ha capitulado 8.

    Sin más, y agradeciendo de nuevo el tiempo y el curso, me despido.

    Un saludo,
    VLF

  27. Cantabria.
    Buenos días, lamento la tardanza en escribir el comentario pero he tenido complicaciones con el horario, cursos…

    El curso me pareció de lo más interesante, gracias a él he aprendido bastante.
    En la actualidad se le está dando menos importancia al lenguaje y a la escritura llegando a tal punto en el que la comunicación entre nosotros induce a error o malentendidos de manera continua. Se nota en los jóvenes de ahora (grupo en el que me incluyo) donde se ve dejadez tanto en el lenguaje verbal como en el escrito, qué puede que se haya llegado a tal punto por las nuevas tecnologías, por abusar del corrector ortográfico, por que en las redes sociales da pereza escribir frases enteras o por que con un emoticono ya expresamos todo.
    Después del curso me he empezado a fijar más en el lenguaje de mis compañeros y en el mío, y es entonces cuando te das verdaderamente cuenta del uso repetitivo de ciertas muletillas o de palabras que se utilizan solo porque suenan bien aunque no se sepa su verdadero significado.
    Un Saludo
    Ana Miguel

  28. Tal vez no hable correctamente y, en ocasiones, caiga en la inadecuación, pero si pongo esmero, claridad y sigo la norma puedo subir de nivel en mi variedad diastrática. Siento escalofríos cuando cometo algún lapsus, lo siento de verdad. Entonces, me propongo no volver a utilizar esos clichés que me sirven de muletilla y las imprecisiones de las que tanto me aprovecho.
    No soy purista ni casticista, me gustan las mezcolanzas de lenguas, aunque con mesura y razón. Préstamos sí, los justos y cada lengua en su lugar, no vaya a ser que lleguen andanadas de extranjerismos y se convierta esto en una cuestión problemática por poder reconocer palabras sin conocer su significado.
    Soy admiradora y amante de la lengua española, me encanta leer, leer ensayo, leer novela, leer artículos, leer… Y me gusta comparar, comparar obras, comparar autores, comparar opiniones… Pero, también me gusta saber, saber lo que leo, saber lo que comparo y tener los conocimientos que me ayuden a saber por qué lo hago de la forma en que lo hago.
    Nunca me he atrevido con la escritura, excepto con mi diario, que me escucha fielmente, pero que no merezco tener como amigo, porque le olvido en cualquier rincón cuando ya no le necesito.
    Soy crítica con los que cometen impropiedades léxicas, no juzgo, no corrijo, no quiero ser pedante, pero tampoco puedo evitar que rechinen mis dientes.
    Cada uno tenemos nuestras manías, nuestras rarezas, yo tengo muchas, lo reconozco, y estas son solo algunas de ellas.

    Muchas gracias por el curso, ha sido un placer aprender un poco más sobre la lengua.
    Saludos

  29. Buenas tardes.

    Después de haberme quedado a un solo punto de fracasar estrepitosamente en el test propuesto por Cristóbal, no sé cómo mostrarme creíble a la hora de explicar que el curso impartido junto a José Ramón, ha resultado tan didáctico como entretenido. Intentaré justificar mi cinco raspado diciendo que, dada mi habitual dejadez, me perdí una hora de clase el primer día. Evidentemente, el resultado no puede ser culpa de unos profesores de este calibre. Ha sido un auténtico placer poder asistir a vuestras clases y confío en que tarde o temprano me llegue un correo de la UNED informándome sobre un nuevo curso de escritura creativa impartido por vosotros.

    A modo de despedida y para aquel que tenga algún interés, dejo un micro relato con el que fui ganador del concurso de relatos “el hombre del cuadro” organizado por el restaurante “el Italiano” de Santander.

    El retrato

    –Procure moverse lo menos posible –rogó el anciano situado tras el caballete de madera.
    En la esquina opuesta del desordenado estudio, sentado en una banqueta, Marcus intentó mantener la pose mientras pensaba de qué forma se había dejado embaucar por aquel hombre para que lo pintase. Si algo tenía claro es que él no estaba allí para eso.
    – Y bien señor…
    – Romel, Marcus Romel –respondió en un marcado acento francés.
    –…señor Romel, ¿qué le trae por Santander? –añadió el veterano pintor al mismo tiempo que deslizaba su extraño pincel sobre el lienzo.
    –He venido a instancias del alcalde para colaborar en cierta investigación.
    –¿Enserio? ¿Es un agente de la ley? Al ver el traje y la preciosa corbata he pensado que era usted banquero.
    –En realidad trabajo por mi cuenta. Soy detective.
    –Entiendo… ¿y de que trata el asunto? No quisiera parecer indiscreto, sin embargo, me gusta conocer la historia de mis clientes. Resulta útil a la hora de trabajar.
    Las palabras del anciano hicieron que Marcus estudiase los cuadros esparcidos por el local. Todas las pinturas representaban hombres y mujeres con el semblante serio y la mirada perdida.
    Por un instante, tuvo la impresión de que aquellos rostros le estaban observando.
    –No se preocupe. Hasta donde yo sé, no es algo que deba guardar en secreto –dijo el detective mientras intentaba sacudirse la extraña sensación que recorría su cuerpo –De hecho, el principal motivo por el que he entrado en su negocio no era hacerme un retrato… al parecer durante los últimos treinta años, es decir, de 1917 en adelante, se han producido extrañas desapariciones en la ciudad. Hasta ahora los agentes que trabajan en los distintos casos no han logrado encontrar una sola pista. Por lo visto, las personas en cuestión se esfuman de la noche a la mañana sin dejar rastro. Lo único que me han facilitado es la fotografía de una joven y unas cuantas descripciones. He pensado que quizá usted pueda plasmar en un boceto el rostro de los otros desaparecidos para ayudarme. Viendo el realismo de sus obras, creo que estoy en el lugar adecuado…
    En ese momento, uno de los cuadros más alejado llamó su atención.
    Si no le engañaba la vista, el rostro que representaba era exactamente el mismo que el de la fotografía que llevaba en el bolsillo de su americana.
    Al intentar incorporarse para poder estudiar el cuadro más de cerca, comprobó sorprendido que apenas podía tenerse en pie.
    –¡Le he dicho que no se mueva! –gritó el anciano –Ya falta poco…
    –¿¡Qué me ha hecho!? –exclamó Marcus con los ojos desorbitados al ver como sus manos comenzaban a difuminarse.
    Asustado, corrió hacia la puerta.
    – ¡Demasiado tarde detective! Solo un trazo más…
    Apenas puso un pie en la calle, sus piernas se doblaron haciéndole caer al suelo.
    Un instante antes de volatilizarse para siempre, Marcus tuvo tiempo de leer el cartel colgado sobre la entrada: RETRATOS SAN EMETERIO, DESDE 1917…

    Manuel Coterón González

  30. Buenas tardes:
    Me hubiera gustado subir este comentario antes, pero del calor se me derritió el ordenador.
    Un saludo,
    Marta

  31. A propósito del artículo de Pilar Comín sobre la reduflación editorial, ahí va un guiño a su blog y a la etimología popular con aféresis y calambur incluidos: ¡*no hay tu tía para el capitalismo!

  32. Buenas tardes:
    Muchas gracias por las explicaciones. Escribo a continuación mi comentario tras el curso.
    Un saludo,
    mortega1091

    Hace unos años decidimos buscar Santa Cruz de la Mar Pequeña, el asentamiento de España más antiguo en África y donde todavía queda alguien con quien comunicarse en español.

    Habíamos conseguido localizar la zona aproximada, en la laguna Naila, pero todavía faltaba la parte más difícil: encontrar a la única persona capaz de ubicar el lugar exacto perdido entre las dunas.

    Empezamos el recorrido en Marrakech, pasamos por el Atlas y llegamos hasta la costa. El camino nos llevó a descubrir no solo la pervivencia de la lengua española, sino también construcciones y costumbres donde parecía haberse detenido el tiempo: el Hotel La Suerte Loca, el Café de Madrid (donde no puedes pedir té, solo café mientras ves en la televisión un documental de «La 2») o los azulejos andaluces del hospital de Sidi Ifni recuerdan lo que una vez fue España en África.

    Continuamos nuestro viaje hacia el sur y así fue como conocimos a Mohamed, quien sigue intentando mantener el recuerdo de esa torre olvidad durante tanto tiempo.

    Él nació en la ciudad española de Puerto Cansado, donde su padre formaba parte de la caballería indígena. A este beduino con pañuelo saharaui le gusta hablar español y compartir, tomando un té en su choza con quien quiera escuchar, todas sus vivencias e historias de cuando su tierra natal era aún española.

    Nos llevó en la barca que utiliza para pescar, atravesando la laguna, hasta lo poco que podía mantener desenterrado de la torre, rodeada de, como él dice, «arena, arena». Sin embargo, todavía se acuerda de cuando alrededor solo había agua.

    Es increíble que, a más de dos mil kilómetros de distancia y cincuenta años después de que nuestro idioma común dejase de ser oficial allí, hubiésemos podido compartir tanto. Aunque, más importante que la lengua, fueron las ganas de entendernos.

    1. EN EL PRINCIPIO ERA EL VERBO

      SER, ESTAR y PARECER habían estado toda la noche copulando en modo silencio con sus respectivos atributos para poder construir la predicación nominal del sujeto. Aunque compartían apartamento se las habían apañado para instalar mamparas de metacrilato traslúcido y así poder aislarse mejor. Un espacio ideal para los copulativos. De este modo se aseguraban de que cada sujeto tuviera su cualidad correspondiente, ya que eran ellas las que ponían la carne en el asador. Y, ya se sabe, que en cuestión de atributos el tamaño sí que importa. Estos eran los que daban significado a la ociosa existencia de aquellos tres amigos, que estarían condenados al eterno vacío semántico. Excepcionalmente podrían formar perífrasis verbales, funcionar como verbos auxiliares o formar la voz pasiva. Pocos privilegios para utilizar en situaciones, también escasas, pero de gran valor.
      Aquella noche también había sido movidita en otro apartamento cercano en el que se alojaban los pseudocopulativos: QUEDARSE, PONERSE, VOLVERSE, HACERSE y ENCONTRARSE, entre otros. Aunque no se liaran con atributos, lo hacían con complementos predicativos. Pero la diferencia más importante es que ellos siempre significaban algo.
      Sin lugar a duda, los ganadores por goleada habían sido los predicativos. Habían amanecido con la autoestima por las nubes. Eran los campeones y estaban, por ello, cargados de múltiples y variados significados: podían exponer acciones, procesos o cualquier estado. Les gustaba disfrutar de todo en plenitud. Y en todos los sentidos.
      Pero para todos ellos la regularidad no resultaba vital, ni en preliminares ni en la acción. La corrupción en el uso de la lengua mandaba: los más utilizados eran siempre los rebeldes, los irregulares que no se dejaban encorsetar. Si unos fueron lejos es porque fueron diferentes. Mientras que otros supieron saber que, si no cupieron dentro del sistema, quizás fuera porque anduvieron fuera.

      Aquella misma mañana, INDICATIVO se despertó casi ahogándose. Había tenido la peor de las pesadillas: soñó que despertaba cada día con un discurso carente de deseo, de duda, de hipótesis, de opinión, de emoción, de cortesía al pedir. Pasaban las horas y lo observaba todo, tomando nota de todos los hechos fehacientes que pasaban delante de sus narices. Esta actitud no le gustaba nada a SUBJUNTIVO. Le traía por la calle de la amargura que perdiera el tiempo de esa manera. Dudaba de que fuera una tarea productiva. Y no estaba seguro de que pudiera cambiar. IMPERATIVO, por su parte, presionaba fuerte a INDICATIVO. Lo amenazaba con severas represalias y no hacía más que ordenarle que se pusiera las pilas porque así nunca sería modo de provecho. INDICATIVO acababa cada día pensando que “cada cual en su corral”. Y no se movía un ápice de su posición de máxima neutralidad discursiva. ¡Con lo fácil que era limitarse a informar!
      Y de este modo transcurría la pesadilla de INDICATIVO.
      Cierto es que para los ciclos temporales de la vida aquel amanecer podía ser absoluto o relativo. Todo dependía del color del cristal con que se mirara. Porque PASADO, PRESENTE y FUTURO tenían muy clarito cuando habían sucedido los hechos. Pero todo se ponía patas arriba cuando había que relativizar. ¡Nunca les gustó el ESTILO INDIRECTO!
      Presumidos como lo eran todos, habían amanecido cambiando totalmente de aspecto: el PERFECTIVO estaba siempre listo mientras que el IMPERFECTIVO se quedaba siempre a medias. Por temprano que fuera, las apariencias no engañaban nunca.

      Pero lo que más les gustaba era que jugaran con ellos. Había que saberse las conjugaciones de memoria porque estas resultaban ser los algoritmos que hacían posible poder expresar algo coherente. Muchos decían que “para aprender es menester padecer”. Otros, en cambio, preferían hablar por los codos, cometer fallos y así aprender. Justificaban su postura aludiendo a que “practicar hace maestro; que no leer en el cuaderno”.
      Ambas posturas coincidían solo en una cosa: “a camino largo, paso corto”.
      Ningún manual de GRAMÁTICA DE LENGUA CASTELLANA hubiera podido dar abasto aquella gélida mañana ante tanta actividad. Ni el de Antonio de Nebrija ni la última actualización de la RAE.
      Un manual no especificaba nunca un plan B. Había normas, reglas y excepciones. Entonces había que pensar en un elemento extranjero y por eso extraño. ¿Venido del laboratorio de I+D+i de alguna lengua no indoeuropea? ¿o quizá de las cavernas del protoindoeuropeo? Investigar ese supuesto origen quedaba fuera de las competencias transferidas… Mejor pasar de puntillas sobre esa cuestión.
      Me desperté escuchando el canto alocado de los pájaros que parecían estar disfrutando mucho del amanecer. Necesité varios segundos para darme cuenta de que había tenido una pesadilla horrorosa. La fase dura del confinamiento por la pandemia del Covid-19 acababa de terminar. Y aunque me vino muy bien para estar centrada en mi tesis doctoral en Filosofía y Lingüística, pasarlo sola no había sido fácil. Echaba de menos el contacto físico.
      Mi imaginación, alimentada durante días a base de una dieta hiperproteica con muchas películas de ciencia ficción y regada también con innumerables novelas con temáticas futuristas, me regalaba cada noche un sueño profundo y reparador. Durante más de cuarenta noches había estado durmiendo lo que no había hecho en años. Mi humor y mi piel me lo estaban agradeciendo.
      Y seguía yo pensando todavía en la pesadilla que había tenido. No me la podía quitar de la cabeza.
      La noche anterior me había leído de cabo a rabo el cuadernillo de instrucciones del mi recién instalado aparato de aire acondicionado y calefacción. Toda la amalgama de componentes y la detallada descripción de cada uno de los materiales del aparato cobraron vida aquella noche, apoderándose de mis investigaciones sobre los verbos en español y disfrazando mis angustias vitales.
      Durante días estuve recordando aquella maldita pesadilla. Las palabras más variables del idioma español habían tenido un affaire con mi recién instalado aparato de aire acondicionado. Empecé a pensar en que quizás llevara demasiado tiempo enredada en la gramática sin sentir el aire del campo.

    2. Guadarrama, 17.05.022
      Estimado profesor: el curso me ha parecido muy interesante y atractivo (aunque su duración haya sido muy corta) por los ítems que desarrollaba, sobre todo los de «rabiosa actualidad» como el lenguaje inclusivo y los retos que plantea el español de Hispanoamérica al de la península (con sus variantes dialectales, también), como las distintas acepciones de «coger» (con la que hay que tener mucho cuidado, según donde estés) o «el roto», en México; las polisemias, p. ej. con el vocablo «banco» y las palabras y verbos «baúl»; que se utilizan constantemente en el español coloquial y que sirven para todo sin esforzarse el hablante en buscar otras más precisas y tantas otras…
      En cuanto a la bibliografía aportada me parece muy oportuna e incluso necesaria para resolver las dudas lingüísticas que surgen continuamente en el lenguaje tanto oral como escrito.
      Un saludo muy cordial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.