¿En qué momento de la historia del español se registra el mayor número de italianismos?

El italianismo, o préstamo tomado del italiano y sus dialectos, vive su época de mayor esplendor en los Siglos de Oro, cuando algunos territorios de la península itálica y del valle del Po formaban parte de la Monarquía hispánica. En muchos casos, no obstante, los italianismos llegaron a través del francés, como banquete, que Fernández de Oviedo consideraba, en 1548, un neologismo galicista. De indudable origen itálico son algunos términos de la milicia como bizarro, al que Baltasar de Echave, en sus Discursos de la antigüedad de la lengua cántabra bascongada de 1607, atribuía procedencia vasca; u otros vocablos de uso marinero, como por ejemplo drizar, documentado por el Diccionario de Corominas y Pascual en el Guzmán de Alfarache. En la segunda parte del Quijote, de 1615, aparece por vez primera bagatela, palabra que aún Lope, en la Gatomaquia, suponía voz puramente italiana.

Créditos de la imagen: prospecto del periódico La Bagatela, fundado por el prócer colombiano Antonio Nariño, aparecido el catorce de julio de 1811. Se publica bajo una licencia  logo_creativecommons.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *