Archivo de la categoría: RNE 5

¿Quién fue Pedro Felipe Monlau y cuál fue su principal aportación a la etimología española?

Pedro Felipe Monlau y Roca nació en Barcelona en 1808. Desempeñó diferentes cargos docentes en distintos centros de Barcelona y Madrid, e ingresó en la Real Academia Española en 1859. Murió en Madrid en 1871. Su discurso de ingreso en la Academia (el 29 de junio de 1859) había versado sobre el origen y formación del romance castellano.

Su Diccionario etimológico, precedido de unos extensos “Rudimentos de etimología”, un tratado de formación de palabras y otro de lexicología para interpretar adecuadamente el diccionario (Torres 2012: 509), está elaborado con criterios científicos modernos para la época, como puede comprobarse a través de la bibliografía citada (Torres 2012: 511). En él pretende dar cuenta de todas las raíces de las voces de nuestra lengua, señalando su origen, con indicación de los derivados y compuestos. El diccionario tuvo varias ediciones una vez desaparecido su autor: una en México (José María Sandoval, 1877), otra en Madrid (1881) y una más, llamada segunda edición, en Buenos Aires (1944).

José Ramón Carriazo Ruiz – Profesor de lengua española de la UNED

Imagen del encabezamiento: Pere Felip Monlau i Roca (1808 – 1871), doctor en medicina, higienista y humanista. Autor del projecte “Abajo las murallas”, en que defensava l’enderrocament de les muralles de Barcelona com a mesura higienista, degut a les pèsimes condicions de vida. Fuente: Cuadernos de Arquitectura y Urbanismo.

Imagen de dominio público Public domain

¿Quién fue José Vargas Ponce?

José Vargas Ponce (Cádiz, 1760-Madrid, 1821) «tuvo en vida la idea obsesiva de escribir la historia de la Marina» y sus trabajos en este campo «se cruzaron permanentemente con los de sus amigos Juan Bautista Muñoz, Martín Fernández de Navarrete o Juan Ignacio Gamón (Abascal y Cebrián, 2010: 35)[1]. Por iniciativa de Campomanes, fue elegido académico correspondiente de la Academia de la Historia y el 24 de febrero de 1786 leyó su discurso Origen, progreso y expediciones de la Marina en general y especialmente de la de España (Abascal y Cebrián, 2010: 59); en esta institución se concentró en ocho tareas literarias y profesionales, según su propio relato autobiográfico de 1816, entre las que conviene destacar aquí dos: «Elaboración “de un tomito de reglas directivas para llenar los artículos del […] Diccionario geográfico de España”» y «Preparación de un Diccionario de todas las voces geográficas»[2].

José Ramón Carriazo Ruiz – Profesor de lengua española de la UNED

[1] El legado de Vargas Ponce se custodia en la Real Academia de la Historia, en el Archivo del Museo Naval (colección de Fernández de Navarrete, Sanz de Barutell y Vargas Ponce, cfr. San Pío y Zamarrón, 1979, 1996) y en el conjunto documental conservado en el archivo del marquesado de Legarda en Ábalos (La Rioja), que fue de Martín Fernández de Navarrete (Guillén, 1944, 1946).

[2] «Respecto al Diccionario, sabemos por las Actas académicas que Vargas Ponce entregó el 27 de junio de 1788 un total de 215 cédulas ya redactadas y que en aquella sesión leyó y se aprobaron las que comenzaban por la letra A: «1788 a 20 de junio. Leí la lista de 214 cédulas de vientos y nombres geográficos marinos para el Diccionario de la Academia y de que la mayor parte no se hallan en el de la Española. 1788 a 27 de junio. Entrego 215 cédulas según lo acordado en la junta anterior y las leí en esta y las dos academias sucesivas» (Abascal y Cebrián, 2010: 66).

Imagen del encabezamiento: fragmento del retrato de Vargas Ponce por Goya conservado en la RAH.

¿Quién fue Martín Fernández de Navarrete?

Martín Fernández de Navarrete estudió en el Seminario de Vergara y después ingresó en la Armada. En 1789 se le encargó revisar los archivos del reino y clasificar los documentos pertenecientes a la marina. En 1791 accedió a la Real Academia Española con un Discurso sobre la formación y progreso del idioma castellano, y sobre la necesidad que tiene la oratoria y la poesía del conocimiento de las voces técnicas o facultativas. Al comenzar la guerra con Francia se incorporó de nuevo al servicio activo y ascendió a capitán de fragata. En 1800 ingresó en la Academia de la Historia con un Discurso histórico sobre los progresos que ha tenido España en el arte de navegar (Fernández de Navarrete, 2003: 17-18). En palabras de José María Merino: «Martín Fernández de Navarrete fue escritor, académico y hombre de Estado. Formado en la Ilustración, tuvo mucha relación con los temas marineros y de Indias y escribió una biografía de Cervantes» (Merino, 2003: 15).

¿Quién fue Eugenio de Salazar?

Nacido en Madrid hacia 1530, el autor de La Navegación del alma, Eugenio de Salazar, fue un típico burócrata virreinal. Pasó a América en 1573, como Oidor de Santo Domingo, y en 1577 fue nombrado Fiscal en la Audiencia de Guatemala, donde se le encargó combatir a los piratas. En el decenio de los ochenta se traslada a México, obtiene el grado de doctor y sustituye al destituido Diego García de Palacio como Rector de la Universidad (1586).

Salazar desarrolló el grueso de su actividad literaria a finales del XVI. Entre toda su producción lírica nos interesa ahora destacar La Navegación del alma, “extenso poema alegórico sobre las edades del hombre”, compuesto en tercetos de endecasílabos encadenados hacia 1600. El manuscrito, conservado en la Biblioteca Nacional de Madrid, con signatura 3669, contiene ochenta hojas en folio. Escribió además una Silva de poesía, con composiciones petrarquistas, que ha sido estudiada por el profesor Jaime José Martínez Martín.

José Ramón Carriazo Ruiz – Profesor de lengua española de la UNED

 

 

¿Cuándo aparece el glosónimo “taíno” en los diccionarios del español?

El término taíno se recoge por vez primera en un repertorio lexicográfico del español en 1917, cuando José Alemany y Bolufer lo incluyó en su Diccionario de la lengua española como un americanismo, definiéndolo así “En Cuba, entre los indígenas de Guadalupe de la época precolombia, bueno”. Como glosónimo aparece en la segunda edición del Diccionario manual e ilustrado de la lengua española, de la Real Academia Española, donde se define como “grupo de lenguas que se hablaban en la isla de Santo Domingo antes de la colonización española”. De ahí pasó a la décimoctava edición del Diccionario de la lengua española, publicada en 1956. La influencia de esta lengua en el español actual puede medirse por la importancia y el uso de algunos de los préstamos tomados en nuestro idioma del caribeño, como son: ají, batata, cacique, caoba, enagua, hamaca, huracán, jíbaro, maíz, maní, sabana o yuca.

José Ramón Carriazo Ruiz – Profesor de lengua española de la UNED

Imagen del encabezamiento: Distribución de los arahuacos taínos, caribes y guanahatabeyes en las Antillas, en el tiempo de la llegada de los españoles. El mapa fue reelaborado a partir de información aparecida en Saber Ver N.º 21 (dedicado al arte taíno). Publicado en el dominio público.