Archivos de la categoría Etimologías

Joan Corominas en la Argentina

El pasado miércoles diez de mayo se emitió en RNE-Radio3, dentro del programa UNED-Sin distancias, el coloquio que tuvimos hace un tiempo la profesora Daniela Soledad Gonzalez Galiano y yo con el conductor del espacio radiofónico, Miguel Minaya. En aquella ocasión departimos sobre la obra del romanista y etimólogo Joan Corominas (Barcelona, 21 de marzo de 1905-Pineda de Mar, Barcelona, 2 de enero de 1997) y sobre su exilio en la Argentina (1939-1946), cuando fue profesor de la Universidad Nacional de Cuyo (Mendoza), donde desarrolla su labor docente la profesora Gonzalez, que estuvo realizando una estancia de investigación en el Departamento de Lengua española y Lingüística general de la UNED. Aquí os dejo el enlace al audio del programa:

Imagen del encabezamiento: “Diccionario crítico etimológico de la lengua castellana” by Joan Coromines, in four volumes, property of the author, with a custom leather binding. Autor: Mcapdevila. 1 de enero de 2013. Publicada con una licencia: Multi-license CC-BY-SA-3.0 and GFDL)

¿Qué significa y de dónde viene el verbo guapear?

El Diccionario Crítico Etimológico, de Corominas y Pascual, clasifica la palabra guapear como un derivado del adjetivo guapo y la documenta por primera vez en el Diccionario de Autoridades. El primer repertorio académico define guapear como «Ostentar esfuerzo, ánimo, valor y osadía, para las cosas en que puede haber peligro: o presumir de bien vestido» (s. v.). Es vocablo propio de la literatura gauchesca, de donde toma el término Atahualpa Yupanqui, quien lo usa en varias de las letras de sus canciones, por ejemplo: «Vengo de los cerros / donde muere el sol. / Guapeando y guapeando / por la vida voy». Para este guapear gauchesco podría proponerse una etimología diferente a la académica, pues sin duda se trata de un préstamo tomado del quechua waypyay ‘alardear dando voces’, incorporado al castellano rural del Perú como guapiar, según demostró el investigador Rodolfo Cerrón Palomino, en 1995[1].

Aquí os dejo el enlace a la grabación en Canal UNED:

 Nota al pie:

[1] «Guamán Poma redivivo o el castellano rural andino», en: Klaus Zimmermann (ed.), Lenguas en contacto en Hispanoamérica, Verbuert Iberoamericana, Frankfurt Madrid, 1995, pp. 161-182, p. 180.

Imagen del encabezamiento: “Jinete jineteada doma”, de tucul_photo,  publicada con una licencia  Creative Commons Attribution-Share Alike 2.0 Generic.

¿Cuál es la lengua originaria de América más importante para la historia del vocabulario español?

Según La maravillosa historia del español, de Francisco Moreno Fernandez, “las lenguas que más huella han dejado en el español general, mediante la convivencia a lo largo de los siglos, han sido el francés, desde Europa, y el náhuatl, desde América” (p. 10). El nombre de este grupo étnico y lengua, náhuatl (que podemos traducir como “que suena bien”), aparece por primera vez en un diccionario académico español en 1984, cuando se define como “Lengua hablada por los pueblos nahuas, impropiamente llamada también azteca o mejicana”. También se incluyó en el Diccionario manual e ilustrado de la lengua española, junto a la variante nahuatle, remitiendo a la forma nahua, definida a su vez desde 1970 como “Aplícase a la lengua principalmente hablada por los indios mejicanos”. Según el Diccionario crítico etimológico de Corominas y Pascual, la lengua española ha tomado cuarenta y dos voces del náhuatl.

Imagen de la cabecera: fragmento del Diccionario de la Real Academia Española (cuarta edición, 1803).

¿Cuáles fueron los primeros términos iberorrománicos llegados a la lengua inglesa?

Son pocos los préstamos léxicos de las lenguas iberorromances adoptados por el Middle English o inglés medio. Philip Durkin, en su History of Loanwords in English, publicada en 2014, aporta algunos ejemplos como corcho, transformado en cork, o alfóstigo, designación de origen árabe de la resina, empleada como tinte, que en castellano se llama almáciga y se obtenía del alfóncigo o árbol del pistacho, antiguamente llamado en castellano alfóstigo, de donde la lengua inglesa toma el nombre fustic prescindiendo del artículo árabe. Caso único de lusismo en inglés medio es marmalade, muy tardío, documentado por el Oxford English Dictionary en 1480. Ejemplo de catalanismo temprano en inglés es pinionade, de 1329, designación de un ‘tipo de confitura hecha con piñones’.

Imagen de la cabecera: Jars Frank Cooper’s jam, de SilkTork. Publicada originalmente con una licencia Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0.

¿Cuándo comienza a aumentar el número de anglicismos adoptados por la lengua española?

Se dice con frecuencia, y con razón, que el español convive, a ambos lados del océano, con una gran influencia del inglés, tanto británico como norteamericano. Este influjo se nota, sobre todo, en la incorporación de anglicismos o préstamos léxicos con origen en las distintas variedades de esa lengua mencionadas. La afluencia de voces anglosajonas en el vocabulario espàñol es un fenómeno históricamente reciente. Anglicismos antiguos del español son los nombres náuticos de los puntos cardinales: norte, sur, leste y oeste; y algunos otros términos marineros como bolina, restinga o sonda. Según el Diccionario etimológico de Corominas y Pascual, el primer repunte de préstamos ingleses data de la segunda mitad del siglo XVIII, cuando se pasa de los diez de media en los siglos precedentes, a más de 20 entre 1750 y 1799; como por ejemplo budín, club o pingüino.

Imagen de la cabecera: Vaixell normand del tipus drakkar víking. Tapís de Bayeux. Invasió normanda d’Anglaterra. Con licencia

Creative Commons logo