«Quando el mortero llama, ¡O Dios, que buena mañana!»

¿Qué papel desempeña la oralidad en La Philosophía vulgar de Juan de Mal Lara?

La Philosophía vulgar de Juan de Mal Lara, cuya primera edición apareció en Sevilla en 1568, recoge 1001 refranes glosados y más de trescientos citados a lo largo de sus comentarios. Aparte de las fuentes escritas (refraneros como los del Marqués de Santillana, de Pedro Vallés o de Palmireno, entre otras), la Philosophía vulgar tiene un alto componente popular y oral. El humanista sevillano expone la diligencia que tomó en preguntar a cuantos pudiese el significado de las paremias. En ocasiones, Mal Lara atribuye los refranes a grupos sociales, indicio de dónde recogió la paremia o de una circulación más frecuente de ella: «Dios desavenga quien nos mantenga» es un dicho de abogados y escribanos; «Quando el mortero llama, ¡O Dios, que buena mañana!», de labradores; «Quien tiene pie de altar, come pan sin amasar», de clérigos; hay algunos difundidos, preferentemente, entre los niños, como «Quien escupe a su christiano, beve con la taça del diablo; con la taça de alatón, el que le quiebra el coraçón».