¿Cómo se han adaptado los préstamos del náhuatl al español?

La mayoría de las palabras de origen náhuatl empleadas en español y en otras lenguas europeas, como aguacate, guajolote, chocolate o tomate, llegaron a Europa en el siglo XVI, junto a los productos que designan. En algunos casos, como en el de aguacate, entraron en competencia con otras designaciones, como pera de Indias o el quechuismo palta. En otros, como el de guajolote, acabaron especializándose en el uso del español de México, compitiendo con otras designaciones como gallina de Indias o pavo, término este último que se usa en algunas regiones para designar al animal cocinado, frente al indigenismo que se reserva para nombrar al mismo animal vivo. El uso de los préstamos del nahua por escritores españoles es muy temprano, como por ejemplo mecate ‘cordón’ (empleado por el santanderino Diego García de Palacio en 1587) o sinsonte, que escribe Ortega y Gasset en su Misión de la Universidad, libro aparecido en Madrid en 1930.

 

 

Mapa sinsonte

Distribución geográfica del sinsonte o cenzontle (Mimus polyglottos), publicada para el dominio público por Alois Staudacher.

Imagen de cabecera: bibliografía sobre lenguas en contacto en México.

¿Qué es el «jerique» y qué significa el verbo «jericar» o «enjericar»?

La voz jerique se define en el Tesoro de las hablas riojanas de Pastor Blanco como la «Piara de cerdos que se llevaban antiguamente de montería para que comiesen bellota» y la «Licencia que permite pastar libremente al ganado de cerda en el terreno de bellotas». El Vocabulario riojano de Cesáreo Goicoechea define el término gericar con el sentido de «Usar del derecho de pasto periódico del ganado tanto vacuno como lanar o cabrío». Asimismo, el «Vocabulario de la cuenca del río Oja», de J. J. Bautista Merino Urrutia, caracteriza la voz engericar como anticuada y la describe así: «Voz que se emplea para significar el derecho de pastos: […] Esta frase se ve en muchos documentos antiguos de los pueblos rurales. También se dice gericar». Etnográficamente, Luis Vicente Elías y Carlos Muntión han documentado en la actualidad la superviviencia de esta tradición de llevar a apacentar en los montes cercanos los cerdos de una localidad: “se conoce con el nombre de jerique la licencia que permite pastar a estos animales en la bellota».

Imagen del encabezamiento: Piara de cerdos ibéricos en una dehesa extremeña, publicada con licencia CC-logo para su utilización no comercial con modificaciones.