Archivo de la etiqueta: etimología

Joan Corominas en la Argentina

El pasado miércoles diez de mayo se emitió en RNE-Radio3, dentro del programa UNED-Sin distancias, el coloquio que tuvimos hace un tiempo la profesora Daniela Soledad Gonzalez Galiano y yo con el conductor del espacio radiofónico, Miguel Minaya. En aquella ocasión departimos sobre la obra del romanista y etimólogo Joan Corominas (Barcelona, 21 de marzo de 1905-Pineda de Mar, Barcelona, 2 de enero de 1997) y sobre su exilio en la Argentina (1939-1946), cuando fue profesor de la Universidad Nacional de Cuyo (Mendoza), donde desarrolla su labor docente la profesora Gonzalez, que estuvo realizando una estancia de investigación en el Departamento de Lengua española y Lingüística general de la UNED. Aquí os dejo el enlace al audio del programa:

Imagen del encabezamiento: “Diccionario crítico etimológico de la lengua castellana” by Joan Coromines, in four volumes, property of the author, with a custom leather binding. Autor: Mcapdevila. 1 de enero de 2013. Publicada con una licencia: Multi-license CC-BY-SA-3.0 and GFDL)

¿Cuáles fueron las principales aportaciones de Atahualpa Yupanqui a la historia de la lengua española?

Sergio Rekarte recoge en su biografía Atahualpa Yupanqui. Indio, criollo y vasco unas declaraciones del ilustre folclorista y cantautor sudamericano en la que reconocía haber siempre “buceado en la arqueología, en la lingüística, en los secretos del quechua y en los misterios profundos de nuestro folclore”, en referencia al argentino. La antología de versos de don Ata publicada en Barcelona en 1974, realizada y prologada por Ulyses Petit de Murat, incluye, de hecho, un glosario con buena parte del vocabulario más característico de las canciones de Yupanqui. La principal aportación de este a la historia de la lengua española es, sin duda, la presencia de quechuismos en sus obras, así como la difusión del vocabulario propio de la literatura gauchesca, que incluye voces como acuyico, bagual, caruncho, chango, guacho, guapiar, kollas, payador, quena, riatas, vizcacha o yaraví ‘antigua melodía quechua de la región andina’.

Imagen del encabezamiento: Atahualpa Yupanqui en el Festival de Cosquín 1979. Municipalidad de Cosquín. Esta imagen es de dominio público porque el copyright de esta fotografía, registrada en la Argentina, ha expirado. Las siguientes páginas enlazan a este archivo:

¿Qué significa y de dónde viene el verbo guapear?

El Diccionario Crítico Etimológico, de Corominas y Pascual, clasifica la palabra guapear como un derivado del adjetivo guapo y la documenta por primera vez en el Diccionario de Autoridades. El primer repertorio académico define guapear como «Ostentar esfuerzo, ánimo, valor y osadía, para las cosas en que puede haber peligro: o presumir de bien vestido» (s. v.). Es vocablo propio de la literatura gauchesca, de donde toma el término Atahualpa Yupanqui, quien lo usa en varias de las letras de sus canciones, por ejemplo: «Vengo de los cerros / donde muere el sol. / Guapeando y guapeando / por la vida voy». Para este guapear gauchesco podría proponerse una etimología diferente a la académica, pues sin duda se trata de un préstamo tomado del quechua waypyay ‘alardear dando voces’, incorporado al castellano rural del Perú como guapiar, según demostró el investigador Rodolfo Cerrón Palomino, en 1995[1].

Aquí os dejo el enlace a la grabación en Canal UNED:

 Nota al pie:

[1] «Guamán Poma redivivo o el castellano rural andino», en: Klaus Zimmermann (ed.), Lenguas en contacto en Hispanoamérica, Verbuert Iberoamericana, Frankfurt Madrid, 1995, pp. 161-182, p. 180.

Imagen del encabezamiento: “Jinete jineteada doma”, de tucul_photo,  publicada con una licencia  Creative Commons Attribution-Share Alike 2.0 Generic.

¿Cuál es la lengua originaria de América más importante para la historia del vocabulario español?

Según La maravillosa historia del español, de Francisco Moreno Fernandez, “las lenguas que más huella han dejado en el español general, mediante la convivencia a lo largo de los siglos, han sido el francés, desde Europa, y el náhuatl, desde América” (p. 10). El nombre de este grupo étnico y lengua, náhuatl (que podemos traducir como “que suena bien”), aparece por primera vez en un diccionario académico español en 1984, cuando se define como “Lengua hablada por los pueblos nahuas, impropiamente llamada también azteca o mejicana”. También se incluyó en el Diccionario manual e ilustrado de la lengua española, junto a la variante nahuatle, remitiendo a la forma nahua, definida a su vez desde 1970 como “Aplícase a la lengua principalmente hablada por los indios mejicanos”. Según el Diccionario crítico etimológico de Corominas y Pascual, la lengua española ha tomado cuarenta y dos voces del náhuatl.

Imagen de la cabecera: fragmento del Diccionario de la Real Academia Española (cuarta edición, 1803).

El cuarenta de mayo, quítate el sayo y, por San Miguel, te lo vuelves a poner

Hace casi un mes que terminaron las vacaciones,  ocho días que acabó el verano y falta un día para que acabe oficialmente el curso 2015/2016, por lo que toca finalizar también la temporada de publicaciones en esta bitácora. El verano, como siempre, ha estado lleno de aventuras, viajes y trabajos, de los que destacaré aquí y ahora el Congreso Internacional “El Siglo de Oro en el Viejo y Nuevo Mundo. Arte, Literatura, Historia. Perspectivas desde el siglibro glo XXI”, celebrado en Arequipa (Perú) entre el 11 y el 13 de agosto.  En un ambiente amigable y con unas sesiones de gran interés, en el evento se fundó la Sociedad Iberoamericana Siglo de Oro (SIBSO), de la que formo parte desde entonces. Tenéis un excelente resumen del congreso en la web de Griso, pinchando aquí.

Y como todo final es un principio, y este es un blog académico, abandono el tono personal y os dejo las diapositivas presentadas en el congreso. Espero que os gusten.

Imagen del encabezamiento: manuscrito autógrafo de La navegación del alma de Eugenio de Salazar, conservado en la Biblioteca Nacional de España y reproducido en la Biblioteca Digital Hispánica.