Archivo de la etiqueta: literatura gauchesca

¿Cuáles fueron las principales aportaciones de Atahualpa Yupanqui a la historia de la lengua española?

Sergio Rekarte recoge en su biografía Atahualpa Yupanqui. Indio, criollo y vasco unas declaraciones del ilustre folclorista y cantautor sudamericano en la que reconocía haber siempre “buceado en la arqueología, en la lingüística, en los secretos del quechua y en los misterios profundos de nuestro folclore”, en referencia al argentino. La antología de versos de don Ata publicada en Barcelona en 1974, realizada y prologada por Ulyses Petit de Murat, incluye, de hecho, un glosario con buena parte del vocabulario más característico de las canciones de Yupanqui. La principal aportación de este a la historia de la lengua española es, sin duda, la presencia de quechuismos en sus obras, así como la difusión del vocabulario propio de la literatura gauchesca, que incluye voces como acuyico, bagual, caruncho, chango, guacho, guapiar, kollas, payador, quena, riatas, vizcacha o yaraví ‘antigua melodía quechua de la región andina’.

Imagen del encabezamiento: Atahualpa Yupanqui en el Festival de Cosquín 1979. Municipalidad de Cosquín. Esta imagen es de dominio público porque el copyright de esta fotografía, registrada en la Argentina, ha expirado. Las siguientes páginas enlazan a este archivo:

¿Qué significa y de dónde viene el verbo guapear?

El Diccionario Crítico Etimológico, de Corominas y Pascual, clasifica la palabra guapear como un derivado del adjetivo guapo y la documenta por primera vez en el Diccionario de Autoridades. El primer repertorio académico define guapear como «Ostentar esfuerzo, ánimo, valor y osadía, para las cosas en que puede haber peligro: o presumir de bien vestido» (s. v.). Es vocablo propio de la literatura gauchesca, de donde toma el término Atahualpa Yupanqui, quien lo usa en varias de las letras de sus canciones, por ejemplo: «Vengo de los cerros / donde muere el sol. / Guapeando y guapeando / por la vida voy». Para este guapear gauchesco podría proponerse una etimología diferente a la académica, pues sin duda se trata de un préstamo tomado del quechua waypyay ‘alardear dando voces’, incorporado al castellano rural del Perú como guapiar, según demostró el investigador Rodolfo Cerrón Palomino, en 1995[1].

Aquí os dejo el enlace a la grabación en Canal UNED:

 Nota al pie:

[1] «Guamán Poma redivivo o el castellano rural andino», en: Klaus Zimmermann (ed.), Lenguas en contacto en Hispanoamérica, Verbuert Iberoamericana, Frankfurt Madrid, 1995, pp. 161-182, p. 180.

Imagen del encabezamiento: «Jinete jineteada doma», de tucul_photo,  publicada con una licencia  Creative Commons Attribution-Share Alike 2.0 Generic.