Archivo de la etiqueta: Navegación

El cuarenta de mayo, quítate el sayo y, por San Miguel, te lo vuelves a poner

Hace casi un mes que terminaron las vacaciones,  ocho días que acabó el verano y falta un día para que acabe oficialmente el curso 2015/2016, por lo que toca finalizar también la temporada de publicaciones en esta bitácora. El verano, como siempre, ha estado lleno de aventuras, viajes y trabajos, de los que destacaré aquí y ahora el Congreso Internacional “El Siglo de Oro en el Viejo y Nuevo Mundo. Arte, Literatura, Historia. Perspectivas desde el siglibro glo XXI”, celebrado en Arequipa (Perú) entre el 11 y el 13 de agosto.  En un ambiente amigable y con unas sesiones de gran interés, en el evento se fundó la Sociedad Iberoamericana Siglo de Oro (SIBSO), de la que formo parte desde entonces. Tenéis un excelente resumen del congreso en la web de Griso, pinchando aquí.

Y como todo final es un principio, y este es un blog académico, abandono el tono personal y os dejo las diapositivas presentadas en el congreso. Espero que os gusten.

Imagen del encabezamiento: manuscrito autógrafo de La navegación del alma de Eugenio de Salazar, conservado en la Biblioteca Nacional de España y reproducido en la Biblioteca Digital Hispánica.

El vocabulario del “Libro de Armadas de la expedición a la Especiería” (1506 / 1508)

 

  1. Introducción. El «Libro de cargo y data de los nabios e mercaderías e mantenimientos que se compraron para el viaje de la espeçería»

El Libro de Armadas de la expedición a la Especiería o «Libro de cargo y data de los nabios e mercaderías e mantenimientos que se compraron para el viaje de la espeçería», compuesto entre 1506 y 1508, se conserva en la sección 3 de los fondos documentales del Archivo General de Indias, la que reúne los documentos procedentes de la Casa de Contratación, y se identifica con la signatura CONTRATACIÓN 3251, L 1 (en adelante: AGI, Contratación, 3251). Se trata de un libro en papel, tamaño folio, con 82 hojas manuscritas y recoge las cuentas para la preparación de un viaje, en el que participaba como capitán de una nao Américo Vespucio, que no llegó a efectuarse. Tanto las imágenes del libro completo como los datos catalográficos pueden consultarse en la página web del portal de archivos españoles del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

El presente estudio de su vocabulario se enmarca dentro de las tareas del proyecto para la elaboración de un corpus léxico de la navegación y la gente de mar, constituido por textos de tema marinero conservados en el Archivo General de Indias, y su explotación lexicográfica para el Nuevo diccionario histórico del español (Congosto, 2016: 431). Siguiendo el modelo de otros corpus documentales integrados en el NDHE, como el CORLEXIN, se ha planteado la siguiente secuencia de tareas: transcripción de los documentos de acuerdo con el estándar CHARTA, repertorización de su vocabulario en estudios lexicográficos y publicación de los resultados en diversos portales de internet. En este caso, tras haber realizado una atenta lectura del Libro de Armadas de la expedición a la Especiería y una primera transcripción, he procedido a la selección de 194 voces representativas de las distintas áreas temáticas contenidas en el texto y a su repertorización en una base de datos lexicográficos, para tratar de evaluar el tipo de vocabulario reflejado en el documento como muestra del interés que este tipo de testimonios puede tener para el conocimineto histórico del vocabulario del español y, por tanto, para la elaboración del NDHE. Este mismo texto ha sido empleado por Juan Gil (2016: 139-143) en unas «Notas léxicas», donde alude a la etimología de esquipazón (2016: 140) y enumera las denominaciones de diversos tipos de clavos: «clavos estoperoles» (fol. 15r), «clavos de media talla» (fol. 14r), «clavos de medio torno» (fol. 14v), «clavos palamares, que se llaman de costado» (fol. 16r), «clavos de tillado» (fol. 15r) y «clavos semençales, que son de torno» (fol. 14r), entre otros (2016: 142), mostrando el enorme interés que para la etimología y la historia del léxico español posee la documentación conservada en el AGI, y en concreto los asientos contables de las armadas como el que ahora estudiaré exhaustivamente desde el punto de vista léxico.

  1. El vocabulario del Libro de Armada de la expedición a la Especiería

En el diseño de la base de datos lexicográfica se ha dado prioridad a los datos históricos (documentaciones, ejemplos), gramaticales (clases de palabras, morfología), etimológicos (neología, préstamos, morfología) y semánticos (campos semánticos, información lexicográfica). Previamente a la recopilación del vocabulario se ha realizado una transcripción completa del documento, con grandes dificultades debido a la dificultad de lectura por la letra cursiva y, en algunos pasajes, la conservación del papel y la tinta, priorizando la identificación de las variantes gráficas de las palabras estudiadas y descuidando los aspectos editoriales, como el uso de mayusculas o la puntuación, así como la anotación de los valores numéricos, por tratarse de una primera aproximación al texto para el estudio de su vocabulario; por ello, antes de su publicación en el portal de documentos del AGI para el NDHE, se hace necesaria una nueva transcripción completa de acuerdo con los estándares estabecidos dentro del proyecto antes mencionado. Una vez leído el documento completo se han identificado 194 unidades léxicas (palabras y locuciones) como representativas del léxico reflejado en el texto y se ha procedido a su clasificación histórica, etimológica, morfológica y semántica, para poder ofrecer aquí una visión panorámica del vocabulario en su conjunto con la que poner en valor y ponderar la riqueza de este texto, y de otros similares, por su posible aportación al NDHE.

Se han seleccionado vocablos y locuciones pertenecientes al léxico de la navegación en sentido amplio (4: afletar, de respeto, flete y mareaje), designaciones de oficios (10: alhamel, bizcochero, calafate, capitán, maestre, marinero, piloto de río, tonelero, tornero y visitador), tipos de embarcaciones (5: barco, batel, carabela, nao y navío), partes de la nave (20: alcázar, antena, árbol, boneta, cabrestante, castillo de proa, cebadera, chimenea, gabia, jarcia, lata, mastereo, mástil, mastelecillo, obras muertas, puente, racamento, tolda, trinquete y vela), pertrechos (84: agujas de marear, almádana, alquitrán, ampolleta, ancla, anzuelo, anzuelos de cadena, arcos de cuartos de tonel, arcos de fierro, arcos de pipa, arpón, azadón, azuela, bandera, barbas, barrena, barril, bomba, bota, botija, cabilla, cable, cadena, caldera, calderas de fierro, candado, cáñamo, chinchorro, clavazón, clavija, clavo, clavos de costado, clavos de media talla, clavos de medio torno, clavos de tillado, clavos de torno, clavos palmares, costal, cuarto, cuchara, cuchillo, duela, escudilla, esposas, esquipazón, estopa, estoperol, fisga, flocadura, galleta, grillo, horno, linterna, llave, lona, mano, martillo, mortero, moxarreros [anzuelos ], pala, pargueros [anzuelos], pernería, perno, pez, picadera, picamartillos, pie de cabra, pipa, pipas de villalva, planeta, polea, remo, rezón, roldana, sartén, sierra, sierra de mano, sierra francesa, sortija, tajador, taladro, tonel, toneles de villalva y vaso), provisiones (20: aceite, almendra, azafrán, azogue, azúcar, bermellón, betumen, bizcocho, garbanzo, haba, lenteja, manzanilla, miel, pasa, queso, sebo, tocino, trigo, vinagre y vino), armas (19: armatoste, babera, ballesta, buydores, capacete, casquete, cerbillera, coraza, espada, gafas, jineta, lanza, lombarda, pavés, pelota, plomo, pólvora, tablachina y verso) y mercancías diversas (32: albarda, asno, bacineta, becerro, cabezada, caja, caparazón, capirote, cascabel, cenefa, cincha, colodro, cordellate, cubierta, espejo, espuela, estribera, faja, freno, grana, jáquima, ladrillo, látigo, nómina, paño, papel, peine, pretal, silla, soga, toneles abatidos y yegua). Esta clasificación, intuituva y provisional, presenta algunos defectos evidentes, sobre todo en las categorías de pertrechos (donde se han incluido instrumentos de navegación, como aguja de marear y ampolleta, herramientas y sus partes, repuestos, elementos navales, como la bomba o los remos, recipientes y materiales), provisiones (algunas designacione spodrían pertenecer a la categoría de pertrechos por su empleo para la conservación y reparo del navío, como por ejemplo, aceite, azogue, betumen o vinagre; mientras otras podrían ser consideradas mercancías: azafrán, azúcar, bermellón…) y mercancías diversas, que funciona como cajón de sastre, donde se recogen las caballerías y sus aperos o aderezos (que podrían entrar en la categoría de armamento), becerros y alimentos (también clasificables como provisiones). De todos modos, estas tres categorías (pertrechos, provisiones y mercancías) son las de menor relevancia para el estudio del vocabulario de la navegación y la gente de mar, objetivo principal de nuestro proyecto, esencialmenterepresentado en este estudio por las designaciones relacionadas con la navegación, los oficios ¾navales, náuticos y marineros¾ y las partes de las embarcaciones.

En cuanto a la cronología y a la etimología, el vocabulario del documento presenta algunos neologismos o voces sin documentar previamente y la siguiente distribución genética: 65 voces pertenecen al léxico patrimonial de origen latino, dieciséis catalanismos (antena, bermellón, boneta, caja, capacete, cordellate, estoperol, gabia, gafas, maestre, nao, papel, perno, pólvora, roldana y vinagre), catorce/dieciséis galicismos (arpón, batel, cable, chimenea, coraza, duela, flete, lona, mastereo, mástil ¾del que deriva el diminutivo mastelecillo¾, pelota, racamento, tonel y trinquete; a estos se pueden añadir capirote, del gascón, y cascabel, del occitano), catorce son arabismos (aceite, albarda, alcázar, alhamel, almádana, almendra, alquitrán, azafrán, azogue, azúcar, barrena, cenefa, jáquima y mojarra, del que deriva el adjetivo moxarrero), tres italianismos (pavés, piloto y tablachina), dos lusismos (cabilla y carabela), un helenismo bizantino (jarcia), un término del gótico (espuela), uno onomatopéyico (bomba) y seis de origen desconocido o incierto (cabrestante, caparazón, galleta, garbanzo, látigo y rezón) [TOTAL léxico patrimonial + préstamos: 65+16+16+14+3+2+1+1+1+7= 126]. Los vocablos restantes corresponden a derivados: 32 por sufijación (ampolleta, azadón, babera, bacineta, bandera, bizcochero, botija, cabezada, caldera, casquete, cebadera, cerbillera, chinchorro, clavazón, costal, esquipazón, estribera, flocadura, ladrillo, manzanilla, mareaje, marinero, mastelecillo, moxarreros [anzuelos ], pargueros [anzuelos], pernería, picadera, tajador, tonelero, tornero, vacineta y visitador), tres por acortamiento y/o metábasis (fisga, jineta, obra [muerta] y calafate), uno por parasíntesis (afletar) y siete con cambio de género (barco, cincha, colodro, grana, lombarda, tolda y vela); compuestos léxicos (3: el posible italianismo tablachina, picamartillos y armatoste) y locuciones, colocaciones o compuestos sintagmáticos (21: agujas de marear, anzuelos de cadena, arcos de cuartos de tonel, arcos de fierro, arcos de pipa, calderas de fierro, castillo de proa, clavos de costado, clavos de media talla, clavos de medio torno, clavos de tillado, clavos de torno, clavos palmares, de respeto, obras muertas, pie de cabra, pipas de villalva, sierra de mano, sierra francesa, toneles abatidos y toneles de villalva) [TOTAL derivados + compuestos léxicos + compuestos sintagmáticos: 30+4+1+7+2+21=65]. A estos número hay que añadir los no incluidos en DECH, de historia desconocida, neologismos semánticos o calcos: betumen, buydores, cubierta, esposas, planetas y verso [6]. [TOTAL DE TOTALES: 127+65+6=198, por la repetición de tablachina, obra muerta y alguna otra. La intersección entre derivación y composición (morfología), préstamo léxico y calco semántico, neología formal y semántica obliga a hacer estudios específicos en cada caso para establecer que recursos léxicogenéticos operan en cada caso; por ejemplo, cebadera es un derivado morfológico que a su vez da lugar a la designación de una vela por metáfora (neología semántica).

  1. Los neologismos o primeras documentaciones en el vocabulario del Libro de Armada de la expedición a la Especiería

Tras esta visión general de la cuestión cronológica y genética, me centraré en lo que resta de trabajo en los posibles neologismos o voces documentadas por ver primera en castellano en este texto. Para ello tomo como referencia las fechas de primer testimonio escrito recogidas en el DECH y las completo con la información disponible en la red, principalmente DICTER, CDH y CORLEXIN.

Se podrían considerar primeras documentaciones, a la vista de las fechas aportadas por el e-DECH, los testimonios del Libro de Armadas de la expedición a la Especiería (1506-1508) para estas 32 palabras: mareaje (incluido en DECH sin fecha de datación) y de respeto (no en DECH) ¾en el apartado de navegación¾; alhamel (1.ª doc.: 1.ª ac., 1585, López Tamarid; 2.a y 3.a ac., Aut., Acad. 1780 Supl.) y bizcochero (no en DECH) ¾para los nombres de oficios¾; cabrestante (1.ª doc.: 1518, Woodbr.; 1535, Fz. de Oviedo), cebadera (‘vela que se envergaba en una percha cruzada bajo el bauprés’ [h. 1600, Rosas de Oquendo, RFE IX, 344]), latas (Aut. […] agrega que en la Náutica son «vigas de las cubiertas superiores» y cita el Vocab. Marít. de Sevilla (1696)), mastelero (masteleo, h. 1573, E. de Salazar, Cartas, p. 55; 1587, G. de Palacio, 90; 1611, Th. Cano; y otros ejs. en Jal, p. 983; mastelero, 1528 (?) Woodbr.; 1696, Vocab. Marít. de Sevilla; Aut.), mástil (1.ª doc.: maste, h. 1260, Partidas; mástil, 1587, G. de Palacio), obras muertas (no en DECH) y racamento (1.ª doc.: h. 1573, Salazar) ¾partes de la embarcación¾; chinchorro (‘especie de red a modo de barredera que usan los pescadores para pescar’ [1588, en el dominicano C. de Llerena: RFE VIII, 1252; Aut. lo da como usado en España], ‘barquichuelo de pesca empleado en América’ [1519, Woodbr.; ambas acs., 1616, Oudin; 1680, Recopil. de Indias], ‘especie de esquife, el menor de los botes anejos a un navío’ (Acad. 1884, no 1843)), duela (1.ª doc.: 1527, Ordenanzas de Sevilla; 1607, Oudin; 1681, Recopil. de Indias), esquipazón (‘tripulación’ [Argensola, 1609]), estoperol (‘trozo de filástica vieja’ [1604, G. de Alfarache, Cl. C. V, 173.5]), fisga (‘tridente para pescar’, 1519 (Woodbr.), 1590, J. de Acosta; Oudin; ‘burla’, 1605, Quijote; J. Hidalgo; Covarr.), mojarrero derivado del ictiónimo mojarra (como nombre del pez, h. 1581, almojarra, 1676, D. Fernández Navarrete (DHist.)), parguero derivado a su vez del ictiónimo pargo (1.ª doc.: 1520, Fdz. de Oviedo (Nougué, BHisp. LXVI); 1613, Torquemada. Monarquía Indiana (según Terr.)), pernería (no en DECH), picadera (Picadero [S. XVII, Aut.]), picamartillos(no en DECH), pie de cabra (no en DECH), rezón (1.ª doc.: resón, 1587, D. García de Palacio (fº 152v°); rezón, E. de Terreros) y roldana (h. 1573, E. de Salazar; Oudin; Recopil. de Indias en Aut.) ¾pertrechos¾; betumen (no en DECH), en cuanto a provisiones; babera (sin datar en el DECH), cerbillera (no en el DECH), tablachina (h. 1570, Mármol, Aut.; Pz. de Hita, ed. Blanchard I, 194) y verso (no recogido en el DECH) ¾armas¾; cordellate ([1511], del cat. cordellat [1507; un cordellant de 1485 sería esto mismo (Fs. Wartburg 1958, 584), pero falta verificarlo mejor], cubierta (sin fecha en el DECH) y petral ([«la correa que se pone ante el pecho del cavallo, que es petral», A. de Palencia 22b, 136d; ya en el vocabulario de med. S. XV, RFE XXXV, 339; Covarr.] y después pretal [h. 1600, Aut.]) ¾en la categoría de mercancías diversas¾.

En el caso de mástil (en el Libro de Armada se lee mástel) y petral nos enfrentamos a cuestiones meramente formales, pues los términos ya se documentan en la Edad Media y a finales del XV, respectivamente: máste y pretal. En los casos de babera (sin datar en el DECH), betumen (no en DECH), bizcochero (no en DECH), cerbillera (no en el DECH), cubierta (sin fecha en el DECH), de respeto (no en DECH), mareaje (incluido en DECH sin fecha de datación), obras muertas (no en DECH), pernería (no en DECH), picamartillos (no en DECH), pie de cabra (no en DECH) y verso (no recogido en el DECH), Corominas y Pascual no se pronuncian respecto a la fecha de documentación o directamente omiten la palabra (derivados o compuestos léxicos en la mayoría de los casos), el significado (verso), la variante (betumen) o el compuesto sintagmático (de respeto, obras muertas, pie de cabra) en cuestión. Dejaremos estos casos para un trabjo posterior y trataré de revisar la historia de los vocablos datados en el DECH con fecha posterior a la redacción del Libro de Armada…, es decir el resto de las palabras antes enumeradas.

  1. Conclusiones

En conclusión, el aporte del Libro de Armada de la expedición de la Especiería para la historia del léxico español, y al NDHE, es especialmente destacable en el área del vocabulario náutico y naval, al que pertenecen cabrestante, cebadera, esquipazón, estoperol, lata, mastelero, racamento, rezón y roldana. Estos términos no se incluyen en CORLEXIN, aunque sí en DICTER y en el CDH. En otros casos, esta documentación puede aportar datos sobre vocabulario raro, sin datos en CORLEXIN ni en DICTER, marcado geográficamente, como alhamel, o diatécnicamente, como chinchorro, fisga, mojerrero, parguero y tablachina; en dos de estos casos (fisga y tablachina), resulta significativo que la documentación anterior aparezca en el diario del primer viaje de Colón, documento integrable en la línea de los conservados en el AGI.

En otros casos, este aporte no es tan significativo, como en los casos de cordellate, duela y picadera, todos ellos con ejemplos en otro tipo de documentación notarial, como confirma su aparición en CORLEXIN.

Bibliografía

Congosto Martín, Yolanda (2016): «El Archivo General de Indias de Sevilla en el Nuevo diccionario histórico del español: corpus léxico de la navegación y la gente de mar (siglos XVI-XVIII)», en: Mariano Quirós García, José Ramón Carriazo Ruiz, Enma Falque Rey y Marta Sánchez Orense: Etimología e historia en el léxico del español. Madrid/Frankfurt: Iberoamericana/Vervuert, 431-450.

Gil, Juan (2016): «Notas lexicográficas», en: Mariano Quirós García, José Ramón Carriazo Ruiz, Enma Falque Rey y Marta Sánchez Orense: Etimología e historia en el léxico del español. Madrid/Frankfurt: Iberoamericana/Vervuert, 139-143.

Imagen del encabezamiento: Fotografía del Libro de armada de la expedición a la Especiería, tomada del Portal de archivos españoles (PARES).
Texto y diapositivas: presentación en el I Seminario Internacional de Lexicología y Lexicografía Históricas. “Lengua, Historia y Sociedad. Del Archivo General de Indias al Nuevo Diccionario Histórico del Español” celebrado del lunes, 9, al miércoles, 11 de Mayo, de 2016 en el Archivo General de Indias y la Facultad de Filología de la Universidad de Sevilla.

De repente, un manuscrito

El año pasado, 2015, finalizaba con una noticia de hondo significado cultural, histórico y filológico: el hallazgo del manuscrito del Arte para fabricar, fortificar, y apareiar naos de guerra y merchante de Tomé Cano, por Manuel Alvar Ezquerra, historiador de la lengua, filólogo y experto en literatura naval. El propio investigador, catedrático de la Universidad Complutense de Madrid, da cuenta del descubrimiento en el Boletín de la Real Academia Española, tomo XCV, cuaderno CCCXII, páginas 327-353. Aunque “el manuscrito original, o, al menos, el que fue a la imprenta” (página 342) se conserva en la Biblioteca Nacional, ninguno de los autores que lo han estudiado hasta ahora hacen mención de él. Supone Manuel Alvar Ezquerra “que ello se debe a una deficiente catalogación […], sin autor, y con el título de Diálogos sobre la navegación antigua y la fabricación de navíos, con un vocabulario marítimo, que es, más bien,  una descripción de su contenido, ya que no lleva ninguno de los preliminares, iniciándose, sin más, con el diálogo primero” (ibid.).

Un encuentro de esta naturaleza permite al investigador ajustar el conocimiento del texto o del autor y, mediante el cotejo entre la versión manuscrita preparada para la imprenta y el libro impreso, sacar conclusiones respecto a la lengua del escribano o copista (identificado por Alvar Ezquerra con Tomé Cano, quien escribía sistemáticamente cobdo, en lugar del codo que se compuso en la imprenta, página 345) y al proceso de composición e impresión del Arte:

En alguna ocasión, en el texto impreso aparecen cosas que no figuran en el manuscrito. Así, por ejemplo, al final del artículo Árbol mayor se lee «y lleva su Verga y Vela» cuando en el manuscrito solo es «y lleva su vela» (fol. 76v) ¿Añadiría esa Verga el autor en una de sus probables visitas al taller de impresión?

¿Cuándo comienza a aumentar el número de anglicismos adoptados por la lengua española?

Se dice con frecuencia, y con razón, que el español convive, a ambos lados del océano, con una gran influencia del inglés, tanto británico como norteamericano. Este influjo se nota, sobre todo, en la incorporación de anglicismos o préstamos léxicos con origen en las distintas variedades de esa lengua mencionadas. La afluencia de voces anglosajonas en el vocabulario espàñol es un fenómeno históricamente reciente. Anglicismos antiguos del español son los nombres náuticos de los puntos cardinales: norte, sur, leste y oeste; y algunos otros términos marineros como bolina, restinga o sonda. Según el Diccionario etimológico de Corominas y Pascual, el primer repunte de préstamos ingleses data de la segunda mitad del siglo XVIII, cuando se pasa de los diez de media en los siglos precedentes, a más de 20 entre 1750 y 1799; como por ejemplo budín, club o pingüino.

Imagen de la cabecera: Vaixell normand del tipus drakkar víking. Tapís de Bayeux. Invasió normanda d’Anglaterra. Con licencia

Creative Commons logo

Presentación bibliográfica

José Ramón Carriazo Ruiz (2015): El vocabulario de la navegación en el Siglo de Oro. La Coruña: Universidade da Coruña (anexos de la Revista de Lexicografía 34). 311 pp.

Desde el punto de vista lingüístico, el registro marinero, tanto en su vertiente náutica como en la naval, se configura como objeto de estudio en cuanto tecnolecto. Como tal, comparte la mayoría de los modos de decir con el estándar; es decir, no se diferencia de él en el plano fónético o morfosintáctico. En cuanto a su estructura interna, el tecnolecto mantiene estrechas relaciones con el estándar, que Baldinger intentó reflejar al enunciar la teoría de los círculos concéntricos, especialmente idónea para el análisis del nivel léxico. Según esta, habría un núcleo “duro” de tecnicismos exclusivos del habla de profesionales, mientras que otras áreas léxicas, alejadas de este núcleo central, compartirían muchos de sus ítems con el estándar. En nuestro estudio hemos tratado de distinguir ambas esferas, para lo cual hemos recurrido al análisis lexicográfico, piedra de toque para el examen lexicológico de un determinado vocabulario.

Sin duda, es en el nivel léxico donde se concentra la mayor especificidad correspondiente al tecnolecto náutico y naval. El estudio de su génesis y desarrollo en el Siglo de Oro ha de pasar por el análisis diacrónico y documental del vocabulario, tanto en su faceta formal como semántica. La selección y posterior clasificación de las voces que conforman el corpus léxico constituye el núcleo del estudio lingüístico e histórico. Los criterios que han servido para completar ambos procesos corresponden a la lexicología, tal como esta se ha desarrollado en los últimos cincuenta años.

Para la delimitación de los tecnicismos nos hemos ayudado de la obra de B. E. Vidos, pionero en el marco de la lingüística románica de los estudios sobre el vocabulario técnico náutico y naval. Su metodología, fundamentalmente onomasiológica, se basa en el concepto de realidad designada. Además de este criterio, hemos recurrido en nuestro análisis al concepto de uso especializado o específico, marcado frente al estándar, cuyo conocimiento emana del estudio textual de los escritos especializados, clave del trabajo. Por ello, en definitiva, cada tecnicismo estudiado comparte con el resto, bien un específico valor designativo vinculado al mundo del mar y la navegación, bien un uso particular por parte de los profesionales, reflejado en sus escritos, o ambos, en la mayoría de los casos.

El estudio que presentamos halla su verdadero valor, dentro del ámbito lexicológico, en la historia del léxico, sin pretensiones de penetrar en la esfera de lo lexicográfico. Establecemos, eso sí, una clara distinción entre formas simples y derivadas, voces patrimoniales, cultismos, préstamos y neologismos semánticos. Asimismo, nos ocupamos de distinguir las voces según la realidad designada en grupos onomasiológicos coherentes. Sin embargo, es, sobre todo, la clasificación cronológica y el establecimiento de fechas lo más precisas posibles de primera documentación de los vocablos, uno de los propósitos más firmes de nuestro empeño. Así pues, solo mediante la combinación de la clasificación onomasiológica, lingüística y cronológica de las voces se puede describir la génesis y desarrollo del moderno registro marinero, tanto en su vertiente náutica como en la naval.