Archivo de la etiqueta: Neología

¿Cuáles han sido los préstamos léxicos del náhuatl llegados más recientemente a la lengua española?

En el siglo XVIII aparecen en textos españoles nopal y chicle. Posteriores a la emancipación serían los mexicanismos sicote, pazote y paste. Una mayor extensión geográfica tiene el empleo de voces como guacamole, documentada en 1895, y ocelote, incluida como forma española de uso general en el DRAE desde 1914; no obstante, como recuerdan Corominas y Pascual en su diccionario etimológico, «la forma no adaptada ocelotl se documenta con frecuencia desde Fr. B. de Sahagún (1575) y como voz náhuatl figura ya en Molina (1571)». Aún hoy siguen llegando préstamos de este origen al español, como el caso de axolotl, denominación del anfibio Ambystoma mexicanum, inmortalizada por el escritor argentino Julio Cortázar en el cuento titulado, precisamente, Axolotl, que aparece en la recopilación Final del juego, publicada en 1956. La popularización de la cría, como mascota, del anfibio y, más recientemente, la adopción del término como parte de su nombre por el conjunto pop Axolotes mexicanos, han familiarizado a las más jóvenes generaciones peninsulares con este nahuatlismo.

Ahora que habéis leído la historia, aquí os dejo el audio de Preguntas a la historia, por si os apetece escucharla.

Fotografía de la cabecera: “Axolotes Mexicanos” Elefant party Madrid OchoyMedio Club.
Fuente: Elefant Records.

Quechuismos y nahuatlismos tempranos en español

Préstamos del náhuatl y del quechua documentados en el español clásico

Dentro de la serie de audios de Canal UNED sobre el contacto de la lengua española con lenguas amerindias, os propongo aquí la escucha de dos dedicados a los términos tomados por el español de las lenguas generales: el quechua y el náhuatl. Ambos se emitieron en el programa Preguntas a la historia, de radio 5 RNE.

 ¿Cuáles fueron los primeros préstamos que tomó el español de la lengua náuhatl?

La lengua nahua o, más propiamente, náhuatl era el idioma de administración y gobierno del imperio azteca, sobre cuyas ruinas se instaló el virreinato de la Nueva España, antecedente de los actuales Estados Unidos Mexicanos y perteneciente a la corona española hasta su emancipación en el siglo XIX. La lengua española entró en contacto con el náhuatl durante la conquista de Tenochtitlán por las tropas de Hernán Cortés. El préstamo más antiguo tomado por el español de esa lengua es chile, documentado en 1521, seguido de pulque, registrado en 1524 en una carta de Hernán Cortés, petaca en 1530 y petate en 1531. En 1532 se documentan por vez primera: tomate, hule y coyote. En 1535 aparecen, en textos de Gonzalo Fernández de Oviedo, cacao y xícalo (antecedente del actual jícara). Hacia 1560 aparecen, en escritos del padre Bartolomé de Las Casas, camote, aguacate y atole.

¿Qué préstamos léxicos tomó el español clásico de la lengua quechua?

La lengua española entró en contacto con el quechua cuando la expedición de Pizarro conquistó el imperio inca. En esos años comienzan a registrarse los primeros términos tomados en préstamo por los españoles para designar realidades hasta entonces desconocidas por los europeos. En 1535 se documenta llama, primer préstamo registrado de la lengua andina. En 1540 aparece papa ‘patata’, con referencia al Valle del Cauca (Sur de Colombia). Desde mediados del siglo XVI las dataciones de préstamos del quechua se suceden: coca  en 1550, paco ‘alpaca’, hacia 1554; cóndor, palta ‘aguacate’, vicuña y guanaco hacia 1554, mate en 1570, puna en 1585, poroto en 1586 y guano en 1590. Ya en el siglo XVII se documentan como neologismos jarana (1610), soroche (1637, Barba: Arte de los metales), pampa, cancha (1653, B. Cobo) y chirimoya (íd., ibid.). En ocasiones, el préstamo quechua vino a sustituir a una denominación metafórica, como en el caso de guarango, designación del árbol que el padre B. Cobo llamaba también algarrobo de las Indias.

Al editar este segundo audio para encajarlo en la duración máxima prevista, se recortó el término palta, que significa ‘aguacate’ en quechua y está en uso en las variedades del español en Sudamérica. Este corte ha hecho que quede aguacate en el listado de los quechuismos, cuando se trata, en realidad, de un préstamo del náhuatl.

Imagen de la cabecera: “Pajonal con la Laguna Verde al fondo (Potosí – Bolivia)” by Cristian Ordenes – Pajonal. Licensed under CC BY 2.0 via Wikimedia Commons.

¿Cuáles fueron las principales lenguas indígenas con las que entró en contacto el español en América?

Si atendemos a los indigenismos de la lengua española, es decir los préstamos que esta tomó de las lenguas con las que entró en contacto durante la conquista y colonización del Nuevo Mundo, las principales lenguas indígenas en aportar neologismos al español clásico fueron las llamadas «generales». Las lenguas generales son aquellas utilizadas por los imperios prehispánicos para la administración de sus estados: el quechua en el imperio incaico y el náhuatl en el azteca; idiomas que después, en los tiempos de la colonización hispánica, serían empleados por los misioneros para la predicación y catequesis de los pueblos autóctonos. Además de estas dos lenguas generales, también contribuyeron al enriquecimiento del español y otras lenguas europeas idiomas caribeños como el arahuaco, el caribe, el cumanagoto y el taíno; en el cono sur el aimara, el araucano y el complejo lingüístico tupí-guaraní; y en Norteamérica lenguas como el zuñi, el idioma indígena hablado al norte de la frontera septentrional del imperio azteca, en el territorio conocido como de las siete ciudades de Cibola.

Aquí os dejo el audio:

La imagen de cabecera pertenece al Codex boturini Aztlan

Neologismos documentados en el Reparo a errores de la navegación española, de Pedro Porter y Casanate (Zaragoza, 1634)

 El objetivo de esta presentación es mostrar la dinámica neológica en el español del Siglo de Oro a través del estudio del léxico  especializado innovador recogido en el Reparo a errores de la navegación española, de Pedro Porter y Casanate (Zaragoza, 1634), y de su tratamiento lexicográfico en los diccionarios del español.

Empezaré encuadrando el estudio de los neologismos empleados por Porter y Casanate en el marco del modelo recientemente propuesto por J. Kabatek para el estudio de la neología en la historia de la lengua española y en la lingüística de corpus, a partir de la teoría del cambio lingüístico propuesta por Labov (1994), según la cual es necesario distinguir el cambio desde arriba o Ausbau (‘ampliación, expansión, desarrollo’) del cambio aparente, change from below en términos labovianos, que es más una alteración en el estatus de una forma (en nuestro caso una palabra) como consecuencia de la ampliación de los límites de la escrituralidad en el terreno de la oralidad que resultado de una creación ex nihilo. Para ello, repasaré algunos conceptos fundamentales de la teoría de la medialidad y concepcionalidad de Koch y Oesterreicher. En mi opinión, los neologismos derivados documentados en el Reparo a los errores de Porter y Casanate serían ejemplos de Ausbau o cambio desde arriba o innovación pura (aunque no es ex nihilo, pues se trata fundamentalmente de casos de derivación).

Analizaré las fechas de primera documentación de los términos, presentaré su historia lexicográfica y trataré de concluir cuáles son los morfemas derivativos más fecundos para la creación neológica en el texto propuesto. El punto de partida será en todos los casos el Diccionario crítico etimológico castellano e hispánico (edición en CD-rom, Madrid, Gredos, 2012), una de cuyas características es la no inclusión de fechas de primera documentación para muchos derivados, lo que obligará en cada caso a rastrear los términos en distintos corpus históricos del española: corpus del Nuevo diccionario histórico del español (CDH) de la Fundación Rafael Lapesa-Real Academia Española, el Corpus diacrónico del español (CORDE) de la Real Academia Española, el Corpus de documentos españoles anteriores a 1700 ( CODEA) del grupo CHARTA y el Corpus del español de Mark Davies. Una vez establecida la documentación aproximada más antigua, de modo que podamos distinguir los neologismos del siglo XVII de los términos que cuenten con una historia más larga en español, pasaré al rastreo de la tradición lexicográfica con la que cuente cada una de las voces, mediante la consulta sistemática del Mapa de diccionarios de la Fundación Rafael Lapesa-RAE y del Nuevo tesoro lexicográfico de la lengua española (NTLLE) de la Real Academia Española.

Como ejemplo metodológico, he escogido para la presente propuesta de comunicación el derivado morfológico ortivo, empleado por Pedro Porter y Casanate en tres ocasiones en su Reparo a los errores de la navegación española:

…la amplitud ortiva o occidua del sol, que es lo mismo que su apartamiento del verdadero oriente o occidente, […] poniendo el índex de la alidada sobre los grados que el sol tiene de amplitud ortiva, […]. La amplitud ortiva y occidua del sol se alcança por el conocimiento de los triángulos (páginas 41-43).

El término, con muy escasa documentación anterior en los corpus del español, no cuenta con ninguna ocurrencia en CODEA, ni en el corpus del español de Mark Davies; tan solo un ejemplo en el CDH y seis en el CORDE, de los cuales solo es anterior al siglo XVIII el siguiente:

Fue notable y prodigioso por ella entre los dos reyes competidores, tratada con odio envejecido y ánimo de vengança. Sinificáronlo en la tierra y cielo, ostentos, portentos, prodigios que atemorizaron a Europa; y los judiciarios astrólogos levantando y juzgando la figura y ortivo de un gran cometa parecido en Italia, Alemania y África a los tres de março, en el medio pálido y turbio, los rayos de color de oro esplendentes.

Cabrera de Córdoba, Luis: Historia de Felipe II, rey de España; c 1619

No obstante esta escasez de documentaciones, el derivado de orto tiene una amplia tradición lexicográfica (véase NTLLE).

En conclusión, trataré de poner de relieve la importancia de Pedro Porter y Casanate y de su obra para el conocimiento de la lengua científica del siglo XVII, cada vez más separada del latín y con una indudable carga de renovación. Pues, como apunta Kabatek, localizar a los autores innovadores en la historia de una lengua, describir su contribución y clasificar su comportamiento «es una de las tareas fundamentales de la lingüística histórica» y resulta, en mi opinión, uno de los retos que debe afrontar la lexicografía histórica del español en el nuevo paradigma variacionista, superados ya los puntos débiles advertidos en ella a fines de la centuria pasada por Wulf Oesterreicher.

Enlace a las fotocopias entregadas en la presentación de la comunicación en el VI Congreso de la AELex.