Audio

El aforismo como género textual

En este programa, el profesor de Lengua española José Ramón Carriazo entrevista a Eliana Dukelsky, estudiante de segundo curso del Grado en Estudios Ingleses (UNED) y ganadora del II Premio Internacional José Bergamín de Aforismos de la Editorial Cuadernos del Vigía. Se repasa la historia del género, su relación con otros géneros textuales breves (paremias, máximas, sentencias, axiomas, etc.) y se da paso a una lectura de sus aforismos por parte de la estudiante y escritora.

Eliana Dukelsky nació en Buenos Aires el 24 de junio de 1982. Tras residir dos años en Francia, llegaría aún muy joven (7 años) a España, donde ha pasado la mayor parte de su vida. La autora es licenciada en Comunicación Audiovisual y Teoría de la literatura y Literatura Comparada, y posee un Máster de Español como Segunda Lengua. Actualmente, completa su formación con una tercera licenciatura en Estudios Ingleses por la UNED mientras trabaja como tutora en un máster para profesores de español.

Foto del encabezamiento: “Casino Militar (Madrid) 02” por Luis García. Bajo licencia CC BY-SA 3.0 a través de Wikimedia Commons.

Préstamos del taíno, caribe, arauaco y cumanagoto

¿Qué préstamos lingüísticos tomó el español clásico de las lenguas del Caribe y las Antillas?

Las lenguas del Caribe y las Antillas (taíno, caribe, arauaco y cumanagoto, entre otras) constituyen el segundo grupo lingüístico en importancia en cuanto a los indigenismos recogidos en el Diccionario etimológico de Joan Coromines y José Antonio Pascual. Los préstamos de las diferentes variedades del taíno registrados en este repertorio etimológico son cuarenta y uno, entre ellos ají, batata, cacique, caoba, carey, enagua, hamaca, huracán, jíbaro, maíz, maní, sabana y yuca. De origen caribe aparecen en ese diccionario diecisiete, como por ejemplo barbacoa, caimán, loro, manatí, mico, papaya y piragua; a las que se pueden sumar las dos tomadas del cumanagoto, dialecto caribe de Venezuela: butaca y morrocoyo. El arahuaco aporta al español dieciséis voces, según Coromines y Pascual; entre ellas bohío, canoa, cayo, iguana y maraca. De origen antillano son aje, guateque y miraguano (probablemente taína). En total, tendríamos 76 préstamos caribeños.

Imagen del encabezamiento: fragmento de “Isla Saona” por Tamas Iklodi – Taken and uploaded by Tamas Iklodi to the English-Wikipedia. Licenciado sob CC BY-SA 3.0 via Wikimedia Commons.

¿Cómo se han adaptado los préstamos del náhuatl al español?

La mayoría de las palabras de origen náhuatl empleadas en español y en otras lenguas europeas, como aguacate, guajolote, chocolate o tomate, llegaron a Europa en el siglo XVI, junto a los productos que designan. En algunos casos, como en el de aguacate, entraron en competencia con otras designaciones, como pera de Indias o el quechuismo palta. En otros, como el de guajolote, acabaron especializándose en el uso del español de México, compitiendo con otras designaciones como gallina de Indias o pavo, término este último que se usa en algunas regiones para designar al animal cocinado, frente al indigenismo que se reserva para nombrar al mismo animal vivo. El uso de los préstamos del nahua por escritores españoles es muy temprano, como por ejemplo mecate ‘cordón’ (empleado por el santanderino Diego García de Palacio en 1587) o sinsonte, que escribe Ortega y Gasset en su Misión de la Universidad, libro aparecido en Madrid en 1930.

 

 

Mapa sinsonte

Distribución geográfica del sinsonte o cenzontle (Mimus polyglottos), publicada para el dominio público por Alois Staudacher.

Imagen de cabecera: bibliografía sobre lenguas en contacto en México.

¿Qué es el «jerique» y qué significa el verbo «jericar» o «enjericar»?

La voz jerique se define en el Tesoro de las hablas riojanas de Pastor Blanco como la «Piara de cerdos que se llevaban antiguamente de montería para que comiesen bellota» y la «Licencia que permite pastar libremente al ganado de cerda en el terreno de bellotas». El Vocabulario riojano de Cesáreo Goicoechea define el término gericar con el sentido de «Usar del derecho de pasto periódico del ganado tanto vacuno como lanar o cabrío». Asimismo, el «Vocabulario de la cuenca del río Oja», de J. J. Bautista Merino Urrutia, caracteriza la voz engericar como anticuada y la describe así: «Voz que se emplea para significar el derecho de pastos: […] Esta frase se ve en muchos documentos antiguos de los pueblos rurales. También se dice gericar». Etnográficamente, Luis Vicente Elías y Carlos Muntión han documentado en la actualidad la superviviencia de esta tradición de llevar a apacentar en los montes cercanos los cerdos de una localidad: “se conoce con el nombre de jerique la licencia que permite pastar a estos animales en la bellota».

Imagen del encabezamiento: Piara de cerdos ibéricos en una dehesa extremeña, publicada con licencia CC-logo para su utilización no comercial con modificaciones.

«Quando el mortero llama, ¡O Dios, que buena mañana!»

¿Qué papel desempeña la oralidad en La Philosophía vulgar de Juan de Mal Lara?

La Philosophía vulgar de Juan de Mal Lara, cuya primera edición apareció en Sevilla en 1568, recoge 1001 refranes glosados y más de trescientos citados a lo largo de sus comentarios. Aparte de las fuentes escritas (refraneros como los del Marqués de Santillana, de Pedro Vallés o de Palmireno, entre otras), la Philosophía vulgar tiene un alto componente popular y oral. El humanista sevillano expone la diligencia que tomó en preguntar a cuantos pudiese el significado de las paremias. En ocasiones, Mal Lara atribuye los refranes a grupos sociales, indicio de dónde recogió la paremia o de una circulación más frecuente de ella: «Dios desavenga quien nos mantenga» es un dicho de abogados y escribanos; «Quando el mortero llama, ¡O Dios, que buena mañana!», de labradores; «Quien tiene pie de altar, come pan sin amasar», de clérigos; hay algunos difundidos, preferentemente, entre los niños, como «Quien escupe a su christiano, beve con la taça del diablo; con la taça de alatón, el que le quiebra el coraçón».