Audio

¿Cuál es el origen de la expresión coloquial «tirar de la manta»?

Desde su decimoquinta edición de 1925, cuando se introdujo como frase figurada y familiar, el Diccionario de la lengua de la Real Academia Española define la locución coloquial tirar de la manta como «Descubrir lo que había interés en mantener secreto». La expresión es muy utilizada en nuestros días con el sentido de revelar algo oculto, pero su origen está en la España de la Edad Moderna. Muchos judíos se convertieron al cristianismo durante el siglo XV para poder permanecer en España. En defensa de la limpieza de sangre, se colgó en algunas iglesias un lienzo con los nombres de los conversos. Tirar de la manta era, entonces, dejar claro quién no era cristiano viejo. Hoy aún se conserva, en la capilla de San Dionís del claustro de la Catedral de Tudela, un ejemplar de la manta roja donde aparecen grabados, con letras doradas, los nombres de los conversos de la capital de la Ribera navarra.

Imagen del encabezamiento: Detalle de una escultura policromada en el lateral de un sepulcro gótico de la catedral de Tudela (Navarra). Fotografía de José Ramón Carriazo bajo licencia CC-logo.

Manta de la catedral de Tudela
Imagen de la página del catálogo donde se registra la manta conservada en la capilla de San Dionís de la Catedral de Tudela.
Caballero cruzado navarro
Escultura de un caballero cruzado navarro conservada en el museo de la Catedral de Tudela.

Fotografías de José Ramón Carriazo publicadas bajo licencia CC-logo.

El aforismo como género textual

En este programa, el profesor de Lengua española José Ramón Carriazo entrevista a Eliana Dukelsky, estudiante de segundo curso del Grado en Estudios Ingleses (UNED) y ganadora del II Premio Internacional José Bergamín de Aforismos de la Editorial Cuadernos del Vigía. Se repasa la historia del género, su relación con otros géneros textuales breves (paremias, máximas, sentencias, axiomas, etc.) y se da paso a una lectura de sus aforismos por parte de la estudiante y escritora.

Eliana Dukelsky nació en Buenos Aires el 24 de junio de 1982. Tras residir dos años en Francia, llegaría aún muy joven (7 años) a España, donde ha pasado la mayor parte de su vida. La autora es licenciada en Comunicación Audiovisual y Teoría de la literatura y Literatura Comparada, y posee un Máster de Español como Segunda Lengua. Actualmente, completa su formación con una tercera licenciatura en Estudios Ingleses por la UNED mientras trabaja como tutora en un máster para profesores de español.

Foto del encabezamiento: «Casino Militar (Madrid) 02» por Luis García. Bajo licencia CC BY-SA 3.0 a través de Wikimedia Commons.

Préstamos del taíno, caribe, arauaco y cumanagoto

¿Qué préstamos lingüísticos tomó el español clásico de las lenguas del Caribe y las Antillas?

Las lenguas del Caribe y las Antillas (taíno, caribe, arauaco y cumanagoto, entre otras) constituyen el segundo grupo lingüístico en importancia en cuanto a los indigenismos recogidos en el Diccionario etimológico de Joan Coromines y José Antonio Pascual. Los préstamos de las diferentes variedades del taíno registrados en este repertorio etimológico son cuarenta y uno, entre ellos ají, batata, cacique, caoba, carey, enagua, hamaca, huracán, jíbaro, maíz, maní, sabana y yuca. De origen caribe aparecen en ese diccionario diecisiete, como por ejemplo barbacoa, caimán, loro, manatí, mico, papaya y piragua; a las que se pueden sumar las dos tomadas del cumanagoto, dialecto caribe de Venezuela: butaca y morrocoyo. El arahuaco aporta al español dieciséis voces, según Coromines y Pascual; entre ellas bohío, canoa, cayo, iguana y maraca. De origen antillano son aje, guateque y miraguano (probablemente taína). En total, tendríamos 76 préstamos caribeños.

Imagen del encabezamiento: fragmento de «Isla Saona» por Tamas Iklodi – Taken and uploaded by Tamas Iklodi to the English-Wikipedia. Licenciado sob CC BY-SA 3.0 via Wikimedia Commons.

¿Cómo se han adaptado los préstamos del náhuatl al español?

La mayoría de las palabras de origen náhuatl empleadas en español y en otras lenguas europeas, como aguacate, guajolote, chocolate o tomate, llegaron a Europa en el siglo XVI, junto a los productos que designan. En algunos casos, como en el de aguacate, entraron en competencia con otras designaciones, como pera de Indias o el quechuismo palta. En otros, como el de guajolote, acabaron especializándose en el uso del español de México, compitiendo con otras designaciones como gallina de Indias o pavo, término este último que se usa en algunas regiones para designar al animal cocinado, frente al indigenismo que se reserva para nombrar al mismo animal vivo. El uso de los préstamos del nahua por escritores españoles es muy temprano, como por ejemplo mecate ‘cordón’ (empleado por el santanderino Diego García de Palacio en 1587) o sinsonte, que escribe Ortega y Gasset en su Misión de la Universidad, libro aparecido en Madrid en 1930.

 

 

Mapa sinsonte

Distribución geográfica del sinsonte o cenzontle (Mimus polyglottos), publicada para el dominio público por Alois Staudacher.

Imagen de cabecera: bibliografía sobre lenguas en contacto en México.

¿Qué es el «jerique» y qué significa el verbo «jericar» o «enjericar»?

La voz jerique se define en el Tesoro de las hablas riojanas de Pastor Blanco como la «Piara de cerdos que se llevaban antiguamente de montería para que comiesen bellota» y la «Licencia que permite pastar libremente al ganado de cerda en el terreno de bellotas». El Vocabulario riojano de Cesáreo Goicoechea define el término gericar con el sentido de «Usar del derecho de pasto periódico del ganado tanto vacuno como lanar o cabrío». Asimismo, el «Vocabulario de la cuenca del río Oja», de J. J. Bautista Merino Urrutia, caracteriza la voz engericar como anticuada y la describe así: «Voz que se emplea para significar el derecho de pastos: […] Esta frase se ve en muchos documentos antiguos de los pueblos rurales. También se dice gericar». Etnográficamente, Luis Vicente Elías y Carlos Muntión han documentado en la actualidad la superviviencia de esta tradición de llevar a apacentar en los montes cercanos los cerdos de una localidad: “se conoce con el nombre de jerique la licencia que permite pastar a estos animales en la bellota».

Imagen del encabezamiento: Piara de cerdos ibéricos en una dehesa extremeña, publicada con licencia CC-logo para su utilización no comercial con modificaciones.